Como anunció el Primer Ministro en julio de 2018, el Estado desea dar un nuevo impulso a la política de reparación de la «expoliación artística» de los judíos entre 1933 y 1945, expoliación que se inscribe en el proceso general de las persecuciones antisemitas y de la Shoah.

Por ello, el Ministerio de Cultura ha decidido crear en su seno un servicio específico encargado de dirigir esta política y de arrojar luz sobre los bienes culturales de procedencia dudosa conservados por las instituciones públicas: obras dichas «Museos nacionales recuperación» (MNR), libros expoliados pero también obras ingresadas en las colecciones permanentes.

La Misión de investigación y restitución de los bienes culturales expoliados entre 1933 y 1945 toma el relevo, ampliándolo, de la acción llevada a cabo desde hace varios años por el Ministerio, que ha permitido un mejor conocimiento de los mecanismos de expoliación y ha hecho posible varias decenas de restituciones de obras expoliadas a sus legítimos propietarios.

El ministerio pretende así afirmar una verdadera política pública de reparación y de memoria, que debe asumirse como tal y hacerse visible.

La Misión, dirigida por David Zivie, autor de un informe sobre los bienes culturales expoliados entregado a la Ministra de Cultura en 2018, es a la vez un servicio de coordinación y de pilotaje, y un servicio de investigación e instrucción de los expedientes caso por caso, sean presentados por las familias de los propietarios expoliados o suscitados por la propia Misión.

La Misión se encarga de coordinar todas las acciones que permitan identificar las obras expoliadas y sus propietarios, comprender mejor su trayectoria, presentarlas al público y devolverlas. Debe convertirse en un lugar central en el paisaje cultural y científico, en relación con sus socios naturales - Ministerio de Europa y Asuntos Exteriores, museos, bibliotecas, centros de archivos, ya sean nacionales o territoriales, instituciones de investigación - en Francia y en el extranjero.

La Misión depende del Secretario General del Ministerio. Está compuesta por expertos en materia de búsqueda de procedencia. La Misión cuenta con un presupuesto para financiar investigaciones adicionales realizadas por investigadores externos.

La nueva organización permite también la unificación de los procedimientos de restitución: la Misión trabajará en estrecha relación con la Comisión para la indemnización de las víctimas de expoliaciones (CIVS), que depende del Primer Ministro. Los expedientes individuales serán instruidos en adelante al Ministerio de Cultura por la Misión, antes de transmitirse a la CIVS, que recomendará una decisión al Primer Ministro. En este marco, la CIVS se amplía a varias personalidades cualificadas, con el fin de completar su experiencia en materia de expoliación artística.

Un acuerdo de cooperación entre la misión de búsqueda y restitución de los bienes culturales expoliados entre 1933 y 1945, la CIVS y el Centro Alemán de Obras de Arte Desaparecidas (Deutsches Zentrum Kulturgutverluste) se firmó también en Berlín el 22 de mayo de 2019, con el fin de facilitar los intercambios entre los dos países y reforzar la red franco-alemana de búsqueda de procedencia.

Franck Riester, ministro de Cultura, recordó la obligación de investigación que incumbe al Estado, en empatía con las familias: Se lo debemos a las víctimas de los despojos. Es una cuestión de memoria. Es una cuestión de justicia. »

El decreto por el que se crea la Misión de investigación y restitución de los bienes culturales expoliados entre 1933 y 1945 se publicó en el Diario Oficial del 17 de abril de 2019.

El decreto de nombramiento de las cuatro nuevas personalidades calificadas de la Comisión para la indemnización de las víctimas de expoliaciones se publicó en el Diario Oficial del 7 de mayo de 2019.