El acceso de nuestros conciudadanos a una prensa pluralista en todo el territorio y en buenas condiciones constituye un reto democrático de primer orden. En un contexto de desgaste de los volúmenes de prensa distribuidos, parecía necesario un cambio de modelo del transporte de la prensa.

Bruno Le Maire, ministro de Economía, Finanzas y Reactivación y Roselyne Bachelot-Narquin ministro de Cultura, habían confiado así a Emmanuel Giannesini, consejero maestro del Tribunal de Cuentas, una misión sobre la distribución de la prensa.

Tras una amplia concertación con el conjunto de los actores del sector, el Sr. Giannesini propuso un escenario ambicioso, basado en dos objetivos: Por una parte, la reducción del recurso al correo para el envío de diarios y semanarios, incitando a recurrir al transporte a domicilio y, por otra, la estabilización de las tarifas postales para el conjunto de los títulos de prensa.

El Gobierno ha decidido aplicar la reforma propuesta por el Sr. Giannesini para el período 2022-2026. Entrará en vigor el 1 de enero de 2022, a reserva del acuerdo de la Comisión Europea a la que debe notificarse dicha reforma.

Los principales ejes de esta importante reforma del transporte postal de la prensa son los siguientes:

  • La instauración deuna única tabla arancelaria: a partir de ahora, las publicaciones se beneficiarán de la tarifa de servicio público de derecho comúno bien la tarifa denominada «CPPAP» actualizada del valor de la inflación incrementada en + 1% durante todo el período 2022-2026.
  • La supresión de la ayuda a la adaptación en su forma actual y la creación de una ayuda al ejemplar reservado a los títulos de información política y general (IPG)beneficiarios de una tarifa postal privilegiada. Esta ayuda se dividirá en dos partes:
    • una ayuda al ejemplar «publicado», financiada mediante redistribución a partir de la compensación que hoy se paga a la Oficina de Correos, que neutralizará los costes adicionales generados por el paso a la tarifa única en los años 2021-2023, siendo posteriormente decreciente,
    • y una ayuda al ejemplar «llevado», calculada de forma que se cree un verdadero incentivo para que los títulos recurran a la adaptación.

Se llevará a cabo una evaluación tres años después de la entrada en vigor de la reforma para poder medir el desarrollo efectivo de la adaptación y la diversificación de las redes, así como el impacto de la disminución de la ayuda al ejemplar enviado en zona densa a partir de 2024.

  • La regulación, en relación con el Arcep, de la actividad de transporte de prensa que pasará, en un primer momento, por la firma de un protocolo con las redes de transporte y un convenio que condicionará las ayudas recibidas.
  • La creación de un Observatorio de la calidad de la distribución de la prensa abonada, que abarque tanto el correo como el transporte, que reúna a los representantes de la prensa y de La Poste.

La firma de un protocolo de acuerdo entre el Estado, la prensa y el Servicio de Correos, redactado sobre estas bases, se organizará próximamente.