Franck Riester, ministro de Cultura, se felicita del éxito del hermanamiento con el Ministerio de Asuntos Culturales tunecino tras más de dos años de proyecto. Financiado íntegramente por la Unión Europea en el marco de su política de vecindad, este hermanamiento ha permitido al Ministerio de Cultura apoyar al Ministerio tunecino en su proceso de modernización y adaptación a las nuevas expectativas de la sociedad civil y del mundo cultural.

El seminario de clausura, celebrado el 3 de septiembre en Túnez, en presencia del Sr. Mohamed Zine El Abidine, Ministro tunecino de Asuntos Culturales, y del Sr. Olivier Poivre d'Arvor, Embajador de Francia en Túnez, ha permitido hacer balance de esta operación y abrir nuevas perspectivas de cooperación.

En el marco de este proyecto de gran envergadura, una cuarentena de expertos europeos han realizado misiones en Túnez y una decena de visitas de estudios en Francia en beneficio de los cuadros tunecinos del Ministerio de Asuntos Culturales.

Mediante una metodología participativa de diálogo entre pares e intercambio de experiencias:

- se han propuesto escenarios que permitan a la administración central y a los establecimientos culturales nacionales desconcentrar sus circuitos de decisión;

- se han definido estrategias territoriales de desarrollo cultural;

- se han desarrollado las capacidades de información y comunicación digital del Ministerio tunecino y de sus instituciones;

- se han reforzado las capacidades de seguimiento, evaluación y prospectiva de esta administración.

Los experimentos realizados en Túnez en tres provincias piloto han permitido poner en práctica las metodologías desarrolladas durante esos dos años.

Entre las prolongaciones del hermanamiento, un nuevo programa sobre la valorización turística del patrimonio cultural tunecino, llevado a cabo por el Ministerio de Cultura y financiado por la Unión Europea, comenzará en octubre de 2019. Este programa tiene por objeto rehabilitar una serie de sitios patrimoniales en las medinas, así como el museo y el sitio arqueológico de Cartago. Este proyecto se apoyará en un núcleo de expertos de los servicios del Ministerio de Cultura y de sus servicios de competencia nacional.

«Este dispositivo de cooperación europea, que fue la primera vez para el ministerio, ilustró el compromiso de nuestro país en favor de una Europa abierta al diálogo de las culturas, en particular con sus vecinos mediterráneos». Franck Riester, ministro de Cultura