Un año después del trágico incendio de la Catedral de Notre Dame de París, el Plenipotenciario de la República Federal de Alemania encargado de los asuntos culturales franco-alemanes y Ministro-Presidente Armin Laschet, la Ministra Delegada de Cultura Monika Grütters y la Presidenta de la Comisión alemana para la UNESCO Maria Böhmer proponen a Francia participar en la restauración de la catedral y envían una señal fuerte en favor de la amistad franco-alemana.

Hace un año, el 15 de abril de 2019, la Catedral de Notre Dame de París estaba en llamas. En el primer aniversario de esta catástrofe, Armin Laschet, Monika Grütters y Maria Böhmer proponen a Francia participar concretamente en la restauración de la catedral. Esta contribución significativa podría referirse, en particular, a una parte de las vidrieras de los vanos altos del edificio.

Al día siguiente de este devastador incendio, Laschet y Böhmer lanzaron la campaña de recogida «RNW para Notre-Dame» que ha permitido cosechar más de 450.000 euros.

Armin Laschet: « Las terribles imágenes del incendio de Notre Dame de París me conmovieron a mí y a muchas otras personas en Europa e incluso en todo el mundo. Poco después del incendio, durante una visita a la catedral duramente golpeada, pude en persona hacerme una idea de la magnitud de los daños, pero también de los trabajos profesionales de reparación. La reconstrucción de Nuestra Señora de París puede convertirse en un símbolo europeo de esperanza. Para mí esta reconstrucción es también un símbolo de la amistad franco-alemana. Una señal, visible desde lejos, que anuncia: Alemania y Francia están unidas cuando se trata de hacer avanzar este proyecto de reconstrucción europea mano a mano, Hand in Hand.Para ello, apostamos especialmente por la experiencia de Renania del Norte-Westfalia. La coordinación de estos trabajos podría confiarse al antiguo arquitecto de la catedral de Colonia, la profesora Barbara Schock-Werner. »

Monika Grütters: « Hace un año el incendio de Notre Dame nos conmovió profundamente. También en Alemania hubo un impulso de ayuda. Durante una visita a París, en compañía de mi colega Franck Riester, pude hacerme una idea de los daños causados a la catedral. Los especialistas que en Francia supervisan las medidas de seguridad y saneamiento siguen realizando un excelente trabajo. Seguir estando al lado de Francia en esta enorme tarea es algo muy importante para Alemania. La restauración por los talleres de vidrieros de los Dombauhütten (los talleres de artesanos encargados del mantenimiento de una catedral) podría aportar una ayuda real. Francia podría contar con nuestro apoyo y nuestra experiencia en este ámbito. »

Maria Böhmer: « Juntos podremos realizar este proyecto de solidaridad franco-alemana a través de la Dombauhütte de Colonia. Está literalmente predestinada a apoyar a los colegas franceses ».

El ministro francés de Cultura Franck Riester: « Mientras Alemania y Francia atraviesan una crisis sanitaria sin precedentes, la propuesta de nuestros socios alemanes de contribuir a la restauración de Notre-Dame de Paris es un poderoso símbolo de solidaridad que nos recuerda hasta qué punto están vinculados los destinos de nuestras dos naciones. Les doy las gracias de todo corazón »

La ministra delegada de Cultura Monika Grütters ha pedido a la antigua arquitecta de la Catedral de Colonia, Barbara Schock-Werner, que coordine las ofertas de ayuda procedentes de Alemania. Actuará de concierto en el marco de la organización establecida en Francia para la restauración de la catedral, que comprende un establecimiento público encargado de las obras, un arquitecto jefe de los monumentos históricos y expertos franceses del Ministerio de Cultura.

Los diagnósticos realizados actualmente sobre la catedral permitirán en los próximos meses precisar el alcance de esta cooperación. Si la contribución se refiere a la restauración de una parte de las vidrieras de los vanos altos, en Alemania existen tres talleres de restauración del vidrio afiliados a los Dombauhütten que tienen una gran experiencia en este ámbito y podrán hacerse cargo de estos trabajos. La ministra delegada de Cultura, Monika Grütters, ya había propuesto que los gastos en este ámbito corrieran a cargo de Alemania. El Ministro-Presidente Armin Laschet y la Comisión Alemana para la UNESCO añadirán toda la suma recaudada.