D. Bruno Le Maire, Ministro de Economía, Finanzas y Soberanía Industrial y Digital, D. Gabriel Attal, Ministro Delegado de Cuentas Públicas y D.ª Rima Abdul Malak, La ministra de Cultura anuncia una ayuda de 30 millones de euros a los editores de prensa más afectados por el aumento de algunos de sus costes de producción. Este aumento pone en tela de juicio la capacidad de la prensa para cumplir su misión esencial de informar al público, que contribuye al objetivo constitucional del pluralismo.

Debido a estos costos adicionales, algunos editores de periódicos se han visto obligados a reducir la paginación de sus publicaciones y a suprimir la publicación de números especiales y no periódicos.

Consciente de la amenaza que esta crisis coyuntural supone para algunos títulos, ya estructuralmente frágiles, y para la oferta de información al público, el Gobierno anuncia la instauración en breve de un apoyo excepcional a los editores de prensa más afectados.

Dotado de una dotación de 30 millones de euros, este apoyo en beneficio de los editores cuyas publicaciones son reconocidas por la Comisión paritaria de las agencias de prensa y de las publicaciones (CPPAP) se centrará en los actores cuya situación económica se ve particularmente afectada por las consecuencias de la guerra en Ucrania. Se traducirá en una asunción parcial, para los editores más vulnerables, del aumento de algunos costes de producción.

Esta dotación de 30 millones de euros se financiará, en particular, con créditos destinados al sector de la prensa que no se han utilizado en el marco del plan de recuperación y con 5 millones de euros abiertos en ley de finanzas rectificativa a raíz de una enmienda del diputado Denis Masséglia.

Se inscribirá en el marco temporal en materia de ayudas estatales que permite abonar ayudas de importe limitado a las empresas afectadas por la crisis actual.

En el caos informativo que amplifica la guerra en Ucrania, el Estado sigue comprometido con la prensa para contribuir al mantenimiento de una información pluralista, profesional y de calidad, esencial para la animación del debate democrático.