¡Esa es mi herencia! invita a niños y adolescentes, procedentes prioritariamente de territorios sensibles, urbanos y rurales, a un descubrimiento artístico y lúdico del patrimonio y de la historia, a través de programas de animación pluridisciplinares y pedagógicos.

Cada año, se espera que alrededor de 60.000 jóvenes de entre 6 y 18 años visiten monumentos, museos, sitios arqueológicos, terrenos baldíos industriales o descubran los archivos y el patrimonio inmaterial de su territorio. Organizado fuera del horario escolar, ¡Esa es mi herencia! ofrece a cada niño o adolescente la oportunidad de desarrollar su curiosidad, sus conocimientos y apropiarse de un lugar de patrimonio inédito.

Al dirigirse prioritariamente a públicos alejados de los lugares de cultura, este dispositivo dirigido por el Ministerio de Cultura y la Comisaría General para la Igualdad de los Territorios (CGET) favorece la igualdad de oportunidades y el acceso de todos a la educación artística y cultural.

Gracias a la gran participación de las direcciones regionales de asuntos culturales, ¡Esa es mi herencia! propone, para esta nueva edición, más de 250 proyectos en cerca de 300 sitios patrimoniales, más de la mitad de los cuales participan por primera vez. Algunas regiones como Auvernia-Ródano-Alpes han renovado casi íntegramente la lista de los proyectos subvencionados.

La voluntad de abrir la manifestación a patrimonios muy diversificados, implantados en todo el territorio francés, metropolitano y ultramarino, se ilustra de nuevo ampliamente este año con varios proyectos que implican a veces más de 10 actores y sitios patrimoniales. Los patrimonios minero, religioso e histórico entran en resonancia con las rutas de peregrinación en el parque natural regional de Morvan. El patrimonio industrial cobra vida bajo la mirada de los niños en Fécamp (pesquerías, aparejos viejos), en Elbeuf (antigua fábrica textil), en Guadalupe (Indigoterie de l'Anse à la Barque) o en Peyre-en-Aubrac (hornos de pan comunales). El paisaje se convierte en memoria en Indre-et-Loire (migraciones nómadas de los campos de internamiento de Morellerie) o en Córcega (colonias romanas de la Reserva natural del estanque de Bigugli).

Estos lugares de patrimonio inspirarán el imaginario de los niños para expresar su creatividad y su emoción bajo diversas formas: talleres de arte plásticos o digitales, danza contemporánea, realización documental, puesta en escena teatral. Impulsada por el compromiso de artistas profesionales, la creación artística está en el centro del dispositivo ¡Esa es mi herencia! y refleja los problemas actuales de los niños y adolescentes.

 

Más información en la siguiente dirección: www.cestmonpatrimoine.es