Con el verano cultural, la temporada estival se transforma en un período de encuentros entre artistas, públicos y territorios a través de una multitud de programas repartidos por toda la Francia metropolitana y de ultramar.


Creado en 2020 con el objetivo de apoyar la cultura y el empleo artístico en todo el territorio metropolitano y ultramarino, el Verano cultural reunió a más de dos millones de personas en las dos ediciones anteriores. Con este éxito, es ahora una cita anual perenne, hecha de encuentros entre artistas, públicos y territorios a través de una gran diversidad de espectáculos, conciertos, visitas y talleres de lectura, escritura y creación.