«Reencontrarse»: era el deseo de los artistas, de los actores culturales y de todos los franceses privados durante varios meses de encuentros e intercambios que marcan la vida cultural de nuestro país. Por eso, durante todo el verano, y hasta las vacaciones de Todos los Santos, el Ministerio de Cultura se movilizó fuertemente para permitir a todos los franceses establecer o reanudar el vínculo con la cultura y para apoyar a los artistas muy debilitados por la crisis sanitaria