Señor Ministro, estimado Jacques Toubon,

Señoras y señores diputados,

Señora Secretaria perpetua de la Academia francesa, Estimada Hélène Carrere d'Encausse,

Querida Asli Erdogan, que nos honra con su presencia y a quien quiero saludar con emoción:

Queridos amigos autores, editores, traductores, responsables de derecho y todos vosotros que formáis la gran familia del libro:

La última vez que Francia fue invitada de honor a la Feria de Frankfurt fue hace casi 30 años: en 1989. Año de la caída del muro; de las manifestaciones de la plaza de Tiananmen en China; de la muerte del ayatolá Jomeini; de un soplo de viento democrático sobre América Latina.

Era un año de gran cambio. Algunos incluso anunciaban el «fin de la Historia». Treinta años más tarde, 2017 también será, en cierto modo, un año decisivo. Porque una parte del mundo ha girado sobre sus bisagras: pienso en la entrada en funciones del nuevo presidente americano, y en el cambio de rumbo impulsado, en particular con la retirada del acuerdo de París.

Pienso en el lanzamiento del procedimiento oficial del Brexit. Por primera vez en su historia, Europa ha dado un paso atrás. Afrontemos esta realidad, para que no se altere.

Tenemos una responsabilidad: la de refundar Europa por medio de la cultura, volveré sobre ello. Y podemos apoyarnos, más que nunca, en la estrecha relación que nos une a nuestros amigos alemanes, para construir un nuevo proyecto, una nueva esperanza. 

Empiezo con todo esto porque la Feria de Frankfurt no es un acontecimiento «desarraigado». Está atravesada por los estados de ánimo, por las sacudidas del mundo.

Empiezo por ahí, porque conozco bien este sector como para saber que ser autor o editor es estar en contacto con este mundo. Es estar comprometido. Comprometido con lo que se escribe, con lo que se publica. Comprometido con una voz, en todo caso. Y por lo tanto comprometido con la ciudad.

Sartre escribía en el 48: De cualquier manera que hayas venido - decía, cualesquiera que sean las opiniones que hayas profesado, la literatura te lanza a la batalla. Escribir es una cierta manera de querer la libertad; si usted ha comenzado, de voluntad o de fuerza, usted está comprometido».

En este caso, se trata de un doble compromiso que se juega en Frankfurt: un compromiso por la lengua; y un compromiso por Europa. Este es el mensaje que me gustaría recibir hoy. Tenemos una responsabilidad colectiva para con ambas. Porque si el lugar reservado a Francia y a la lengua francesa nos honra - os honra -, creo también que nos obliga. Es una oportunidad extraordinaria para todos: para sus obras, para toda la edición francesa. Y detrás de cada honor, siempre hay una responsabilidad.

La primera, decía, se refiere a nuestra lengua: en una Francia en plena introspección - las últimas elecciones presidenciales lo han demostrado; una Francia que se interroga sobre su relación con el mundo; que reitera su identidad... El idioma tiene un papel importante que desempeñar. Es nuestra base común. Eso es lo que nos sostiene. Así que hagámoslo vivir: no sólo del 11 al 15 de octubre, sino cada día del año.

Con esta triple exigencia: La accesibilidad, en primer lugar. Para todos los ciudadanos, vengan de donde vengan, vivan donde vivan: deseo defender el acceso a la lengua francesa en su totalidad. Es decir, en toda su riqueza y complejidad.

Este es el corazón de nuestras vidas, y de sus oficios - lo sé. Fue mío durante mucho tiempo. Es una exigencia que nunca debe retroceder. Estoy aquí para llevarla hoy, para cuidarla con vosotros. La accesibilidad de la lengua se perfila en la escuela, mediante la enseñanza. Pero no solo eso. Se dibuja también en los espacios dedicados al libro, y en la política que queremos conducir en favor de la lectura.

Este es el objeto de nuestro proyecto para abrir «más» y «mejor» las bibliotecas. Erik Orsenna es su embajador. Es también el objeto de nuestro apoyo a la red de librerías, que ofrecen un acceso de «proximidad» a la riqueza de la lengua; que la llevan al corazón de las metrópolis como de los pequeños poblados, y de las zonas rurales.

La segunda exigencia que debe guiarnos es la de la apertura. Tenemos la intención de desarrollar una política fuerte en materia de traducción. Porque la vida de la lengua francesa es también ésta: la de la conversión y del diálogo. Es un vector de radiación evidente para los libros, para sus iluminaciones, para las ideas. El francés es el segundo idioma más traducido del mundo, después del inglés.

Y vamos a seguir acompañándolo, apoyando la formación de traductores, apoyando la cesión de derechos, asegurando enlaces, acompañándole ante el público extranjero. Por otra parte, desearía acelerar el desarrollo de las traducciones a la lengua francesa. Y en particular de los textos de la cuenca mediterránea. Gran parte de los desafíos a los que se enfrenta Francia se deben a ello. Muchas de las respuestas que podemos dar dependen de nuestra capacidad para comprender los resortes profundos. Y a dialogar para desenredarlas. Estas traducciones son también, para todos vosotros, oportunidades; campos nuevos de perspectivas. Estaremos allí para acompañarlos.

Por último, debemos hacer vivir la lengua francesa a través de una tercera exigencia, que es una exigencia de diversidad. Y es aquí donde quiero hablar de la francofonía. Recuerdo que no es sólo Francia, sino la francofonía la que honra la Feria de Frankfurt este año. Es uno de los ejes fuertes de la política internacional que deseamos llevar a cabo. Se trata de un tema en el que este Ministerio trabaja, por supuesto, en estrecha relación con el de los asuntos exteriores y europeos. Vamos a darle el impulso político necesario. Ustedes son los primeros embajadores de la lengua francesa. Estamos aquí, más que nunca, para apoyarlos.

Lo que está en juego en Frankfurt es Europa. Y esta es la segunda responsabilidad común que tenemos. Porque el futuro de la edición francesa, y más ampliamente de nuestro modelo cultural, pasa por una Europa fuerte. Y porque el futuro de Europa pasa por una cultura fuerte.

Europa es la solución para la cultura, porque a esta escala lograremos promover nuestras preferencias frente a los gigantes digitales. Francia no avanzará sola.

Es a nivel europeo, de manera colectiva, donde debemos hacer valer opciones; qué pasa con la lucha por la defensa de los derechos de autor, la distribución equitativa del valor, la lucha contra la piratería. Esta es la escala en la que se perfila el futuro de su sector. Así que a esta escala los defenderemos.

Al margen de la Feria de Frankfurt, con el apoyo de mi homóloga alemana Monika Grütters, he decidido organizar un encuentro de ministros europeos de cultura: para sentar las bases de una Europa refundada por la cultura; para abordar los temas que acabo de mencionar, y construir posiciones comunes.

En particular, pueden contar con mi movilización y con mi intransigencia - para defender los derechos de autor: frente a las excepciones que algunos intentan imponer; y frente a aquellos que quieren beneficiarse de ellos sin beca desvirtuar. Confíen también en mí para defender los principios de regulación económica que son determinantes para el sector del libro.

Al construir este modelo cultural común, por otra parte, haremos avanzar a Europa. Relanzaremos el proyecto.

Esta es una de las ambiciones emblemáticas del Presidente de la República. Y es una de mis responsabilidades.

La cultura es la solución para Europa. Todos lo sabemos ahora: la Europa política sólo tiene sentido - y con ella la Europa social y económica - si está alimentada por la conciencia europea de los pueblos.  

Depende de nosotros recuperar la confianza. De nosotros despertar el entusiasmo. De nosotros alimentar el sentido de un destino compartido. Ustedes tienen este poder excepcional. Eres capaz de despertar la idea europea en quien te lea en un pueblo italiano, en quien te lea en el campo rumano o en un café polaco. Porque entrenas a las mentes para apreciar la diferencia, para aprehender la alteridad.

Nancy Huston, que está presente esta noche entre nosotros lo explica perfectamente, en La especie fabulosa«De todas las artes, nos dice, la literatura nos permite explorar la interioridad de los demás. Esta es su prerrogativa soberana y su valor. Inestimable, insustituible. »

Me movilizaré, y movilizaré a nuestros socios, para que les ayudemos a construir esta Europa de la cultura, esta Europa a través de la cultura: apoyando las industrias culturales y apoyando la innovación, desarrollando programas de movilidad para los profesionales - artistas, instituciones -, lo que llamaremos «Erasmus de la cultura», reforzando nuestros programas de apoyo a la traducción en Europa, en particular, y favoreciendo, también en este caso, la movilidad de los traductores.

Me movilizaré para apoyar lo que Fernand Braudel llamaba «las unidades brillantes» que hacen Europa: las de las artes y del espíritu. Las que, para citarlo, «dan a la civilización europea [...] un aspecto fraterno, casi uniforme, como si estuviera invadida por una única luz».

Francia y Alemania pueden desempeñar conjuntamente un papel motor en este movimiento. Porque compartimos preferencias, prioridades; tenemos los mismos valores.

Un ejemplo de ello es el itinerario que tenéis estos días, querida Asli Erdogan. Si me lo permiten, teniendo en cuenta el sufrimiento que llevan dentro de ustedes y lo que han vivido, quiero decirles que nos hacen un gran placer y un gran honor con su presencia esta tarde. A partir de mañana, estarás en Alemania para recibir el Premio de la Paz Erich MARIA REMARQUE, por el conjunto de tu obra. Y la movilización de la comunidad de autores y editores le acompaña.

Francia reforzará los puentes con Alemania en todos los planos. Y especialmente en el plano cultural. Frankfurt es una oportunidad única para hacerlo. Me comprometeré a hacerlo.

Damas y caballeros, queridos amigos:

Las pocas palabras que quería tener hoy. Quiero saludar a quienes, con su compromiso, permiten que esta magnífica manifestación «Francfort en francés» exista. Y sobre todo, mi querida Elisabeth Beyer, que debería haber estado aquí.

Gracias a todas las instituciones que llevan juntos este proyecto: en primer lugar el Instituto francés y el comité artístico de «Francfort en francés», Paul De Sinety, comisario general; la embajada de Francia en Alemania; el Instituto francés de Alemania; el Bief; el Centro Nacional del Libro; el Sindicato Nacional de la Edición; la Bnf, querida Laurence Engel; la Organización Internacional de la Francofonía y todos sus equipos. Me felicito por el magnífico pabellón francés y doy las gracias a los alumnos de las escuelas de diseño de Saint-GermainEtienne, dirigida por los dos diseñadores franceses Denis Coueignoux y Eric Jourdan, que albergará las numerosas manifestaciones a lo largo de la feria sobre los temas hospitalidad de la lengua francesa, me he referido largamente a ellas.

Doy las gracias a todos los socios, que han acompañado este evento, bajo los auspicios de Jean Lemierre - Presidente del Grupo BNPParibas que anima el club de socios «Francfort en francés». Saludo entre las empresas asociadas del club al banco ODDO y a la sociedad ALLEO. Pero también la OFAJ, UFA, ARTE, TV5 Mundo, Francia medios de comunicación mundo y el grupo Radiofrance que hacen una movilización excepcional.

Doy las gracias a Valonia Bruselas, al Gran Ducado de Luxemburgo y a Suiza, que nos han acompañado por invitación de la Feria del Libro de Frankfurt. Saludo también al conjunto de los entes territoriales movilizados. Gracias, por último, al Ministerio de Asuntos Exteriores y Asuntos Europeos y a los equipos del Ministerio de Cultura comprometidos diariamente en este proyecto.

Muchas gracias a todos los presentes en esta sala que participan en esta gran aventura. Es un gran orgullo para Francia ser invitada de honor a esta Feria de Frankfurt.

Ustedes son, todos y todas - escritores, traductores, editores - un gran orgullo para nuestro país. Gracias. Gracias por su compromiso.

Nos vemos en Frankfurt.