Señor presidente del Consejo superior de la propiedad literaria y artística, querido Pierre-François Racine,

Señora Vicepresidenta, querida Anne-Elisabeth Crédeville:

Distinguidas y distinguidas personalidades,

Señoras y señores miembros del Consejo superior,

 

Me siento muy feliz y honrada de encontrarme con vosotros esta mañana en sesión plenaria del Consejo superior de la propiedad literaria y artística.

La semana pasada tuve el placer de presentar en el Consejo de Ministros la reforma de las normas del contrato de edición, que introduce este dispositivo esencial del código de la propiedad intelectual en el siglo XXI, estableciendo las normas aplicables a la edición digital y reforzando la transparencia de las relaciones contractuales. Es una reforma ejemplar en el fondo, tanto para los autores como para los editores, y en el método, ya que se ha logrado mediante el consenso y la concertación. Sé todo lo que esta reforma debe a su Consejo superior, señor Presidente, y a usted en particular, querido Pierre Sirinelli, que ha dirigido estos trabajos.

Pero el contrato de publicación es solo uno de los muchos temas en los que ha trabajado en los últimos años. Ustedes se han movilizado especialmente en los últimos meses para reflexionar sobre los temas más candentes desde una perspectiva europea.

Usted ha sabido hacerse cargo de los retos planteados por la jurisprudencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, con su comisión sobre el mercado de la oportunidad digital, dirigida por las señoras Josée-Anne Bénazéraf y Joëlle Farchy, sino también más ampliamente de todos los debates europeos sobre los derechos de autor.

En este sentido, acojo con especial satisfacción las dos misiones que hoy presentan sus conclusiones sobre la exploración de datos » (« text and data mining »), gracias al maestro Jean Martin, y sobre « las creaciones transformativas » con el trabajo realizado por Valérie-Laure Benabou. Estos dos temas, uno orientado más hacia los usos del mundo de la investigación y de la economía, y el otro hacia las prácticas de intercambio y de creación culturales, están en el centro de los debates sociales sobre el futuro del derecho de autor. Gracias a la reflexión que usted ha animado y a las conclusiones que presenta, Francia podrá seguir llevando una voz fuerte en los debates europeos esenciales.

Hacer oír esta voz de Francia en los debates europeos sobre el derecho de autor es precisamente el objeto del informe de la misión que usted presenta hoy, estimado Pierre Sirinelli.

Para alcanzar este objetivo en los tan vivos y complejos debates europeos sobre el derecho de autor, hay ahora una contribución francesa esencial, el «Informe Sirinelli». En ella demostráis la libertad de análisis y de tono que marca el mundo académico, pero también la experiencia profesional y la sensibilidad cultural y política que os son propias. Usted demuestra que la Escuela francesa de los derechos de autor, que tanto ha hecho por la definición y la protección de este derecho, en Europa y en el mundo, sigue estando a la vanguardia de la reflexión sobre su modernización en la era digital.

Sin volver punto por punto sobre la materia tan rica que usted acaba de presentar, y sobre la cual, estoy segura, todos ustedes van a entablar debates apasionantes, Deseo compartir con ustedes algunas grandes convicciones que me guiarán en el debate que se abre sobre el derecho de autor en Europa.

Mi primera convicción es que parte del futuro de los derechos de autor en Europa está en juego el año que viene. Jean-Claude Juncker ha manifestado claramente su voluntad de reforma.

Sé que muchos creadores y organizaciones profesionales en Europa y Francia están preocupados. Numerosas voces, entre los autores y editores de libros o incluso entre los cineastas (pienso en particular en Bertrand Tavernier) se han levantado para llamar a la vigilancia. He oído esas voces y las entiendo.

Francia siempre ha dejado claro que no está convencida de los argumentos a favor de la reapertura de la Directiva de 2001. Queda un hecho indudable: la Comisión Europea quiere esta reapertura y encontrará aliados en el Parlamento Europeo y entre los Estados miembrospara reabrir el tema.

A este respecto, quisiera señalar que el Parlamento Europeo ha confiado a la única diputada del Partido Pirata, la señora Julia Reda, la responsabilidad de un informe sobre este tema. No estoy segura de que sea la mejor manera de favorecer una reflexión serena ... ¡pero, en todo caso, el debate está abierto!

Mi segunda convicciónes que el debate europeo está sesgado, mal planteado. En efecto, con demasiada frecuencia se dan por sentadas algunas falsedades flagrantes.

Se dice que los derechos de autor limitan la innovación, son contrarios a las libertades o no pueden evolucionar. Por supuesto, se puede comprender lo que a veces ha alimentado tales percepciones, cuando ciertos sectores han sido trastornados por la transformación digital, o cuando algunos han querido oponer a los creadores y a los internautas.

Sin embargo, estos clichés son fundamentalmente erróneos y peligrosos. Destinado a dar vida a los autores y artistas, el derecho de autor es, por supuesto, el aliado de la innovación, su base misma, ya que permite la creación de las obras del espíritu.

El derecho de autor, basado ante todo en el contrato, es la herramienta más flexible para hacer frente a todas las evoluciones tecnológicas y económicas. El derecho de autor ha sabido, gracias a esta flexibilidad, acompañar el despliegue de los servicios de distribución digital que han revolucionado el acceso a la cultura.

Y precisamente porque el derecho de autor encarna esta extraordinaria modernidad, hoy es crucial que Francia permanezca a la vanguardia en su defensa y sus evoluciones.

Mi tercera convicciónes precisamente que, en este esfuerzo por poner fin a los juicios falsos e iniciar los verdaderos debates, tenemos un papel determinante que desempeñar.

Con este «nosotros», me refiero a todos los participantes que están en torno a esta mesa hoy y a sus organizaciones europeas; con este «nosotros», quiero decir también al Gobierno francés, porque Francia siempre se espera sobre estos temas; finalmente, por este «nosotros»También escucho a todos los Ministros de Cultura de la Unión Europea, porque los imperativos culturales deben estar en el primer plano de las prioridades de mis colegas.

Mi movilización será completa. Ya puedo anunciarles que, junto con mi colega Monika Grütters, Delegada del Gobierno Federal alemán para la Cultura y los Medios de Comunicación, he tomado la iniciativa de enviar una carta conjunta de los Ministros de Cultura al nuevo equipo de la Comisión Europea. El derecho de autor es, evidentemente, uno de los primeros retos. Esta carta está siendo examinada por mis homólogos europeos, muchos de los cuales ya nos han expresado su apoyo.

El informe de Pierre Sirinelli describe estos verdaderos debates que debemos abrir. Deseo insistir aquí en el de compartir el valor en el universo digital. Hay que plantearse la cuestión de la contribución de todos los actores que se benefician de la difusión de las obras, y velar por todos los mecanismos que nutren la creatividad en Europa, en particular los derechos exclusivos, pero también mecanismos como la copia privada, que es tan importante para mí.

También es necesario abrir el debate sobre la lucha contra la piratería y la aplicación de los derechos, implicando, también aquí, a todos los actores, desde los derechohabientes a los proveedores de alojamiento, desde los motores de búsqueda a los proveedores de soluciones de pago o a los profesionales de la publicidad. Sólo si se abordan todos estos aspectos se podrán encontrar soluciones eficaces y equilibradas: el objetivo no debe ser dar algunos golpes de navaja al dispositivo europeo en materia de derechos de autor, sino más bien dar un paso atrás y consolidar su estructura planteando todas las cuestiones que lo merecen en relación con los cambios económicos y tecnológicos.

La cuarta convicción que deseo comunicarles es que, en todo este debate, Francia no está atrasada, repleta de convicciones pasadistas, sino que, por el contrario, adelantada, realmente clarividente sobre lo que hará el futuro de Europa: el conocimiento, la innovación y la cultura. La promoción de los derechos de autor garantizará el lugar de Europa en la economía mundial del conocimiento, al igual que la integración de la cultura en la Estrategia Europa 2020, que nos permitirá aprovechar nuestros activos más valiosos.

Nuestra movilización sólo podrá ser eficaz si va acompañada del sector cultural, francés, por supuesto, pero también europeo. Para defender nuestros intereses, necesitaremos apoyos, aliados. Su acción ante sus homólogos europeos, sus gestiones ante sus gobiernos y en Bruselas serán condiciones de nuestro éxito.

Quisiera señalar algunos elementos positivos para acompañarnos en la defensa de nuestra convicción. Pienso en el espectacular vuelco de nuestros amigos británicos, que después de haber tomado partido por el informe Hargreaves (2011), han tomado conciencia del activo que representan sus industrias culturales. Pienso también en las declaraciones del nuevo Comisario para la Economía y la Sociedad Digitales, encargado de los derechos de autor, Sr. Oettinger, sobre la necesidad de hacer participar a los mayores actores digitales en la remuneración de la creación.

Esta ha sido una de mis principales batallas en mis anteriores funciones, la de imponer a las plataformas digitales una obligación de trato abierto y no discriminatorio, lo que implica un respeto del derecho de autor y de las exigencias de promoción de la diversidad cultural.

El informe del Consejo de Estado, con sus propuestas sobre el estatuto de las plataformas, va en la misma dirección. Evidentemente, queda mucho por hacer para concretar estas orientaciones, pero estoy segura de que el informe presentado por Pierre Sirinelli, cuya traducción al inglés ya he iniciado, influirá poderosamente en este sentido. Espero que, con este informe, vuelva a Bruselas y a las capitales europeas para dar vida al debate europeo sobre estas cuestiones.

Todo esto me lleva a concluir con un llamamiento a la innovación y al coraje. En un debate europeo demasiado a menudo caricaturesco, hay que tener el valor de iniciar la reflexión y quizás de poner en tela de juicio lo que a menudo nos puede parecer como evidencias.

Debemos trabajar en las solicitudes de excepción, como lo hicieron Jean Martin y Valérie Laure Benabou sobre la «exploración de datos» («text and data mining») y sobre las obras transformativas. Pueden responder a verdaderas demandas de la sociedad y deben ser escuchadas. Evidentemente, es el caso del acceso de las personas con discapacidad a las obras, para lo cual estoy orgullosa de que Francia haya firmado el Tratado de Marrakech, o también de la excepción pedagógica o de las que favorecen a las bibliotecas.

Pero para ello hace falta un método serio, atento a los desafíos de remuneración de la creación y de diversidad cultural, basado en la experiencia y la concertación.

Este es el método ilustrado por los informes examinados hoy por vuestro Consejo Superior. Os lo agradezco sinceramente.