Metz, 14 de febrero de 2014,

Señor alcalde de Metz, querido Dominique Gros

Señor presidente de Metz Métropole, querido Jean-Luc Bohl

Señor Vicepresidente del Consejo Regional de Lorena, estimado Thibaut Villemin

Señor Presidente del Centro Pompidou, estimado Alain Seban

Señor director del centro Pompidou Metz, querido Laurent Le Bon

Quiero saludar también a Bernard Blistène, el nuevo director del museo nacional de arte moderno, y a Alfred Pacquement, su predecesor, que también contribuyó a esta bellísima exposición,

Señoras y señores, queridos amigos:

Estoy muy orgullosa y feliz de compartir con ustedes esta inauguración. Orgullosa porque esta exposición, que es una exposición permanente de obras importantes de la historia del XXe siglo, va a hacer brillar aún más el Centro Pompidou-Metz al servicio del conjunto de nuestros conciudadanos, de nuestros amigos, de nuestros vecinos aquí en Lorena.

El público del Centro Pompidou-Metz es un público regional en su gran mayoría. No era evidente. Sobre todo si recordamos las discusiones en el momento de la toma de decisión de la implantación del Centro aquí en Metz, cuando algunos nos decían: «no hace falta arte moderno en Lorena, no es para nosotros el arte moderno, necesitamos cosas más clásicas. »

Los resultados del Centro Pompidou-Metz están aquí. Han estado ahí desde que abrió con más de dos millones de visitantes. Es un éxito extraordinario, absolutamente notable. Un éxito popular que nunca se ha hecho a expensas de la exigencia cultural y artística. Y es formidable.

Este éxito es el del equipo del Centro Pompidou, París y Metz. Quiero agradecer a Alain Seban y Laurent Le Bon que siempre han velado y llevado el Centro Pompidou-Metz con mucho orgullo y compromiso. Quiero saludar también a los dos formidables comisarios de la exposición «Faros», y dar las gracias a Elodie Stroecken y Claire Garnier por este notable trabajo. Son mujeres jóvenes, no les oculto que es un motivo de satisfacción adicional. Muchas gracias, pues, a todo el equipo del Centro.

Gracias también a las colectividades locales que, junto al Estado, han llevado a cabo este proyecto de cooperación cultural que representa el Centro Pompidou-Metz. Los entes locales están representados por Jean-Luc Bohl, presidente de Metz Métropole y Dominique Gros, alcalde de Metz a quien saludo. No son de la misma sensibilidad política, pero han sabido demostrar, desde la apertura del Centro Pompidou-Metz, que no puede haber ningún intento de instrumentalización política de la cultura.

La cultura es el interés general. La cultura, cuando se comparte el mismo ideal de interés común, está al servicio de todos. Debe permitirnos superar las divisiones porque eleva el alma y el espíritu, si creemos o no en el cielo.

La cultura es lo que nos lleva a compartir emociones, como las que se pueden sentir ante Fernand Léger, ante Robert Delaunay y ante todas estas obras extraordinarias que se nos presentan aquí.

La cultura es también este ideal de dar a ver, de llevar a aquellos que, por su medio familiar, social, profesional, no están necesariamente en contacto con la cultura, a descubrir las obras maestras del espíritu humano. ¿Cómo no estar profundamente conmovido ante esta cortina de escena de Picasso cuando se conoce su historia? Cómo no sentir ante este lienzo de Fernand Léger, que viajó a Estados Unidos durante aquellos años terribles que conoció el XXe siglo, la marca de la gran historia? Una historia que no es solo la historia del arte porque los artistas son siempre testigos de su tiempo. Esto es lo que debemos hacer compartir a todos, porque no hay ningún ciudadano que no sea, por naturaleza, insensible al arte y a las obras que vemos aquí expuestas.

El Centro Pompidou-Metz cumple, pues, esta bella misión: dar a todos el acceso a la cultura, más allá de las divisiones partidistas. Y es más allá de esas divisiones que esto debe continuar.

El Estado está invertido. ¿Cómo?

Se invierte en primer lugar porque esta exposición «Faros» se financia - y esto fue explicado por Laurent Le Bon - gracias al Pacto Lorraine. Un pacto al servicio del redespliegue económico de nuestra región y que nos permitirá, con el Estado y la Región, ya que el Pacto Lorena está financiado a partes iguales por el Estado y la Región, subvencionar los 500.000 euros necesarios para instalar y colgar estas obras.

No tengo miedo de hablar de los costes porque el retorno de la inversión de estos costes es muy superior a la inversión que se ha hecho. El estudio que había encargado a la Inspección General de Finanzas y a la Inspección General de Asuntos Culturales muestra que en Francia la cultura es un sector de excelencia. Estamos orgullosos de ello. Esa es nuestra identidad y nuestra dignidad. Eso es lo que nos hace brillar en toda Francia. Esto también nos convierte en el primer país turístico del mundo.

La cultura genera actividad económica, representa el 3,2% del producto interno bruto. Tampoco tengamos miedo de hablar de cifras, ya que se nos dice constantemente que la cultura debería sacrificarse en tiempos de crisis. No, la cultura es también riqueza económica y atractivo. La cultura es cerca de 700.000 empleos directos en Francia.

La cultura es empleo en todos los territorios y actividad económica en todos los territorios. Esto es nuevo en la toma de conciencia del peso de la cultura. En todas las regiones de Francia tenemos una fuerte voluntad de desarrollar festivales, establecimientos culturales, museos. Cuanto más rurales sean las regiones y los territorios, más la inversión contribuirá a revitalizar los territorios. Por tanto, era importante que la cultura y el Centro Pompidou-Metz figuraran en primer plano de este Pacto Lorena.

El papel del Estado no se limita tampoco al acompañamiento financiero. Todas las obras que veis aquí son obras que os pertenecen. Son obras de colecciones nacionales, lo que significa que son obras de la República Francesa. Pertenecen a todos. Por tanto, están llamadas a ser vistas, amadas y apreciadas por todos. Esto es lo que hace, querido Laurent Le Bon, la diferencia con las ballenas blancas varadas en las costas españolas: en Francia tenemos colectividades locales que se comprometen en políticas culturales, pero que lo hacen con el Estado. El Centro Pompidou-Metz es esta alianza extraordinaria del compromiso de las colectividades - excepto una - y de préstamos excepcionales procedentes de estas colecciones excepcionales que son las colecciones nacionales.

Así que aquí tenemos la representación de lo mejor que se ha podido hacer, y no solo en Francia - nunca hay que tener una visión nacionalista del arte o de la cultura. Picasso es un buen ejemplo, él que nació en España. No solo exponemos artistas franceses, y quiero saludar a Yan Pei-Ming, que nos hizo la amistad de venir, desde Dijon donde crea, y de los cuales «Les Survivantes» están expuestos en la gran sala. Estamos muy orgullosos de que Francia acoja a artistas que tienen tanto talento.

Estas colecciones son suyas. Son del pueblo francés. Y el hecho de que puedan ser expuestas aquí en Metz durante un período tan largo demuestra que, siempre, Francia tiene el honor de poner la cultura al alcance de todos.

Si insisto tanto en la educación artística y cultural desde que soy ministro de Cultura y Comunicación, es porque, para mí, es la clave. Es a través de los niños que aún no tienen barreras psicológicas, no se sienten excluidos de acceder al museo y no han interiorizado todos los obstáculos sociales, que se puede hacer nacer este hermoso sentimiento de igualdad ante la emoción artística y el acceso al arte. Esta exposición es también una magnífica herramienta para hacer comprender a los niños, a los jóvenes, a los alumnos, la historia del arte del siglo XXe siglo, no solo en Francia, sino en Europa y en el mundo, y darles una ventana abierta a lo que es el arte.

No es necesario preguntarse para qué sirve el art. El art es una obviedad que requiere ser apropiada. Una evidencia que implica que no solo se puede explicar sino acompañar para ayudar a leer, a descifrar, a comprender imágenes. Esto no impide que uno se sienta conmovido a primera vista por un lienzo. Pero cuanto más aprende sobre esta disciplina, más se enriquece la emoción.

La exposición tiene un nombre muy bonito, «Faros», en referencia al poema de Baudelaire. En referencia a estos lienzos que son obras maestras y que por lo tanto son faros en la historia del arte. Pero también porque el Centro Pompidou-Metz es hoy un faro en el paisaje cultural y artístico de Francia, Europa y el mundo. Es un faro para todo nuestro territorio, para la ciudad de Metz, para Metz Métropole y quiero saludar también a todos los elegidos de Metz Métropole que conozco bien y que están presentes hoy. Es un faro para el departamento del Mosela, del que no es normal que no participe en la financiación del Centro Pompidou-Metz. Lo lamento y nunca dejaré de lamentarlo. Es un faro para la región de Lorena, y sé que Thibaut Villemin velará por la permanencia de esta presencia de la región a nuestro lado, así como Jean-Pierre Moineau, vicepresidente encargado de la cultura.

Este faro permite la proyección de toda la región y, más allá de las fronteras, de la Gran Región, ya que tenemos la suerte de estar cerca de Luxemburgo, Alemania y Bélgica.

Es un faro para nuestra región, para nuestro territorio. No es un faro en la noche. En cambio, veo un faro que ilumina, que da también un camino a seguir y nos abre horizontes. Aquí abrimos muchos horizontes.

Abrimos horizontes con esta nueva exposición «Faros». El trabajo, que se ha comprometido durante casi cinco años ahora en exposiciones temporales, continuará, no más tarde de la próxima semana con la exposición «Paparrazzi». Habrá muchos más bajo la dirección talentosa de Laurent Le Bon.

Tenemos, pues, la suerte de tener este faro que nos recuerda y nos da «el mejor testimonio que podemos ofrecer de nuestra dignidad», como decía Baudelaire en su poema «Los Faros».

El Centro Pompidou-Metz, y es una Lorena que le habla, alguien que estudió en Metz y que nació un poco más arriba en la región, y le hubiera gustado tanto, niño y estudiante de secundaria, tener un establecimiento como este a mano para aprender y descubrir tantas cosas.

Hoy estoy orgullosa, como ministra de Cultura y Comunicación, de poder inaugurar esta exposición, porque el Centro Pompidou-Metz hace el mejor regalo que se ha podido hacer a Lorena. Es la mejor oportunidad que se ha dado a nuestra región en mucho tiempo. Es para todos nosotros la mejor oportunidad de cambiar la imagen de la ciudad y de toda la región; de mostrar que la historia industrial no es incompatible con la curiosidad y el compromiso artísticos, y así lo testimonian todos estos artistas; mostrar, por último, que nosotros también en Lorena tenemos derecho a lo mejor. Eso es bueno porque con el Centro Pompidou-Metz tenemos lo mejor.

Le doy las gracias.