Señoras y señores elegidos,

Señoras directoras y señores directores regionales de asuntos culturales,

Queridos amigos:

 

Estoy muy contenta de que hoy podamos estar juntos en Aviñón. Hemos trabajado - ministerio, colectividades - en torno a numerosas obras a lo largo del año que acaba de transcurrir: quería reuniros antes de la tregua estival para deciros una palabra de su progreso, y trazar algunas perspectivas para el comienzo del curso.

No había mejor escenario para ello que este festival de Aviñón, que es a la vez un emblema del dinamismo artístico francés; un emblema de la vida cultural de los territorios; un emblema de la cooperación entre el Estado y las colectividades territoriales que representáis.

Esta cooperación, como usted sabe, es lo que más me interesa.

Este es el sentido del nuevo marco de contractualización que les he propuesto y sobre el que hemos llegado a un acuerdo: es una de las grandes satisfacciones de mi primer año en el ministerio, y quiero darles las gracias de nuevo.

- Este acuerdo es, en primer lugar, una forma de pacto de confianza que hemos renovado. Durante años, la relación entre el Ministerio de Cultura y vuestras comunidades ha estado contaminada por el miedo - una especie de miedo a la separación y a la desconfianza mutua. Todo esto ha quedado atrás. Este nuevo marco de contractualización, que demuestra nuestra voluntad de cooperación común, es más flexible y está más a la escucha de sus territorios;

- Nos ha permitido aprobar una prioridad común, por otra parte: la educación artística y cultural;

- Y nos ha permitido comprometernos juntos en torno a un principio de solidaridad, para hacer más por los que tienen menos y prever sistemáticamente soluciones adaptadas para los territorios y las poblaciones menos favorecidos.

Este nuevo marco de contractualización nos va a permitir profundizar aún más nuestra cooperación, llevar a cabo nuevos proyectos, y eso era fundamental porque ustedes son para mi ministerio socios privilegiados. Quisiera referirme brevemente a las obras iniciadas.

Hace poco más de un año que me dedico a aplicar una verdadera política territorial de la cultura, es decir, una política que se apoya en la riqueza del tejido local de actores, de lugares, de iniciativas; y que esté al servicio de todos los franceses, dondequiera que vivan;

- Una política que refuerza la acción allí donde los servicios públicos culturales son menos numerosos, como las ciudades medias, las zonas rurales, los barrios; que reequilibra los medios del ministerio, todavía demasiado ampliamente concentrados en la Isla-hacia las demás regiones.

- Una política que rechaza el autocontrol parisino, que se interesa por las iniciativas locales y las impulsa, que las valora;

- Una política que construye acciones con los territorios, que se adapta a las necesidades y especificidades de cada uno, que no fija soluciones y que parte ante todo de las iniciativas y de la vida cultural local.

Este es el sentido del plan para la «Cultura cerca de vosotros» que presenté en primavera y que ya se está materializando.

Un plan que asocia estrechamente a vuestras colectividades territoriales.

Refuerza el apoyo del ministerio a todos los actores culturales que invaden los territorios y que van al encuentro de los franceses que se enfrentan a barreras de acceso a la cultura . Compañías y compañías de artistas itinerantes; Pero también nuestros sellos de la creación que hacen un trabajo excepcional fuera de las paredes para ir al encuentro de todos nuestros conciudadanos. Proyectos de cine o incluso de museos móviles, como el «MuMo», que apoyamos. Les Microfolies, el museo digital que existe hoy en La Villette en París y que conoce un éxito increíble: había anunciado que el Estado apoyaría el despliegue de 200 Microfolies en las colectividades territoriales voluntarias para ser socios.

Muchos de ustedes han respondido a la llamada. Hoy hay unos sesenta proyectos en curso. El plan prevé también la circulación de las obras maestras de nuestras colecciones nacionales - que están en París en su mayoría - hacia las regiones. También en este caso se vislumbran las primeras concreciones.

Y aquí también es un proyecto que llevamos a cabo en estrecha relación con los entes territoriales. Varias se han manifestado para solicitar préstamos y acoger las obras en sus museos territoriales:

Estuve en Lodève, en el Hérault, hace unos días para inaugurar la primera concretización de este plan: el museo de Lodève, llevado por la comunidad de municipios, había solicitado un depósito de obras del Centro Nacional de Artes Plásticas; Están expuestas desde hace unas semanas. Se pondrán en marcha otros proyectos . La ciudad de Pau ha comunicado al Museo del Ejército su deseo de recibir la espada del general napoleónico Bernadotte en su museo dedicado: se está organizando. Podría citar también el municipio de Cambo-les-Bains en los Pirineos Atlánticos, que solicitó al museo de Orsay un autorretrato de Clementina-Helena DUFAU: ídem, vamos a acompañar este proyecto. Y hemos recibido solicitudes de otros municipios también en las últimas semanas.

La aplicación de este plan «Cultura cerca de casa» continuará después del verano. Invito a todos los territorios a manifestarse y a expresar los deseos, las expectativas de sus habitantes. El servicio público cultural debe estar al alcance de todos los franceses.

 

Otro proyecto que estamos llevando a cabo juntos es la mayor apertura de las bibliotecas. Una vez más, se trata de una medida que empieza a dar sus frutos.   Más de 200 bibliotecas voluntarias nos han informado sobre proyectos de transformación, que vamos a acompañar y apoyar financieramente. Es un movimiento que debe continuar en el otoño y el año que viene. Quisiera decir unas palabras sobre el Pase Cultura, para el que la cooperación de los entes territoriales es también decisiva para nosotros.

En septiembre lanzaremos la experimentación en cinco departamentos: Guyana, Hérault, Bas-Rhin, Finisterre, Seine-Saint-Denis. En todas partes hemos podido contar con la movilización de los elegidos.

En los últimos meses hemos podido avanzar también en la articulación entre el Pase Cultura Nacional y los dispositivos - cheques y tarjetas Cultura - que muchas comunidades han puesto en marcha. Firmé un memorando de entendimiento con la ciudad de Montpellier, por ejemplo, para que el mapa cultural local apareciera en el pase.

La implementación se concretará y se acelerará en el curso de septiembre. Se les informará de las diferentes etapas.

También se les invitará a participar en el éxito de esta política pública, en todo el territorio, señalando los actores culturales que le parecen ineludibles para figurar en la oferta; comunicándonos sus interrogantes, de sus observaciones, de sus sugerencias en el despliegue territorial.

He hecho una elección clara: privilegiar y destacar a los actores culturales de proximidad, a los que ustedes apoyan y a los que nosotros apoyamos en el ministerio.

Este Pase Cultura debe ser una oportunidad para los jóvenes, pero también para los actores del servicio público cultural, las redes independientes, las pequeñas estructuras que hacen vivir los territorios - los cines, las librerías, los teatros, los conservatorios, las escuelas de música. Esta es la oferta que aparecerá primero en el Pase de Cultura. Con y a favor de vuestros territorios, presenté por otra parte una estrategia para el patrimonio el pasado otoño, que se está desarrollando.

Entre las medidas anunciadas, había una voluntad clara de hacer más por el patrimonio situado en pequeñas comunas y en comunidades que no tienen los recursos suficientes para mantenerlo.

Había anunciado un fondo de 15 millones de euros para la restauración de los monumentos históricos en los municipios de menos de 10.000 habitantes. Este fondo es incitativo: el Estado aumenta su tasa de intervención cuando la región se compromete también. También en este caso los actores han respondido al llamamiento. El dispositivo es un éxito: se ha delegado la totalidad del fondo, es decir, 15 millones de euros que permiten financiar 151 operaciones en 12 regiones.

Quisiera mencionar también la misión de salvaguardia del patrimonio en peligro que llevamos con Stéphane BERN: he confirmado la creación de una Loto del Patrimonio, y se han identificado 251 proyectos seleccionados como prioritarios para beneficiarse de los ingresos. Estos proyectos se encuentran casi exclusivamente en territorios rurales.

Podría mencionar muchos otros proyectos. No puedo mencionar todo, pero quería poder darles algunos primeros ejemplos concretos de la concreción de esta política decididamente territorial que llevo. En los próximos meses, se trata de continuar.

La razón por la que los he reunido hoy es para poder anunciar el lanzamiento de un nuevo gran y hermoso proyecto.

Un proyecto para sus territorios, con sus territorios.

He decidido confiar a Bernard FAIVRE d'ARCIER - antiguo director de este Festival de Aviñón, y este anuncio aquí tiene todo su sentido - le confío la misión de organizar un concurso para el nombramiento de Capitales francesas de la Cultura, siguiendo el modelo de lo que se hace a nivel europeo.

Los objetivos del proyecto son:

- destacar el dinamismo y el atractivo cultural de nuestras ciudades;

- reforzar su radiación;

- destacar su compromiso con la cultura;

- crear nuevas asociaciones entre mi ministerio y sus comunidades, para acompañar nuevos proyectos;

y reforzar el acceso de todos los ciudadanos a la cultura.

La idea de crear este concurso a escala francesa nació de la constatación de que las Capitales europeas de la Cultura tenían efectos extremadamente beneficiosos y sobre todo duraderos, varios años después de las candidaturas: lo vimos con Lille, con Marsella. El concurso crea emulación, federa a los actores de un territorio, hace emerger nuevos proyectos, ideas, innovaciones que sirven a la cultura de forma duradera, moviliza a los actores culturales, sociales, económicos en torno a un proyecto...

Bernard, a quien agradezco una vez más su compromiso, va a precisar las condiciones y las modalidades de una aplicación a escala francesa, en estrecha relación con sus colectividades territoriales, evidentemente.

Quiero dar las gracias a France Urbain que ha acogido este proyecto con mucho entusiasmo y que lo apoya: gracias a todas y todos los que estáis aquí para representarlo; gracias a vosotros en particular, querido Francis GRASS, adjunto a la cultura de la ciudad de Toulouse, que os hará hoy la voz de Jean-Luc MOUDENC, presidente de Francia urbana.

Deseo poder lanzar la primera edición francesa en 2021.

Se trata de distinguir las ciudades medianas y grandes que llevan un proyecto artístico innovador, y que implica a los habitantes en su concepción, en una doble dinámica de revitalización del territorio y de atractivo turístico . El sello será otorgado cada tres años por un jurado de expertos independientes. El Estado proporcionará apoyo financiero a la ciudad seleccionada en el desarrollo de su proyecto.

Es una oportunidad para sus colectividades territoriales. Es una oportunidad para los actores culturales. Es una oportunidad para nuestros ciudadanos.

Es una nueva marca de la ambición territorial que llevo.

Sólo tiene sentido por su propio compromiso.

Así que quiero darte las gracias de nuevo.

Y deseo que podamos continuar con el mismo espíritu de cooperación que hemos mantenido durante los últimos doce meses.