Damas y caballeros,

Queridos amigos:

Si estamos reunidos hoy - si estoy frente a ustedes y si participan en este Congreso - es porque creo que tenemos una cosa en común: una pasión ambiciosa. La pasión es evidentemente la de la Cultura, y la muy particular de la lectura. Me gustaría compartir con ustedes una frase de Proust que encontré esta mañana leyendo mi diario: Cada lector es, cuando lee, el propio lector de sí mismo. La obra del escritor no es más que una especie de instrumento óptico que ofrece al lector para permitirle discernir lo que, sin este libro, quizás no habría visto en sí mismo». Hablaba de «pasión ambiciosa», porque detrás de nuestra pasión común está la ambición de verla compartida. No hay amor por la cultura sin ambición por la cultura. Fue este doble motor el que te hizo elegir tu oficio: el deseo de estar cerca de las obras. Pero también la voluntad de transmitir: de ayudar a estas obras a caminar de las manos de sus autores a las de su público. Todo esto lo sé, lo comprendo, porque es lo que me ha guiado cada día en mi oficio de editora. Y eso es lo que me impulsó, hace algunas semanas, a aceptar el honor y la responsabilidad que me había confiado el Presidente de la República. Todo lo que nos une a ti y a mí, pasión y ambición, debe movilizarnos. Más que nunca.

Más que nunca, porque nuestro país está en un estado de emergencia cultural. Nuestra sociedad se enfrenta a una multitud de desafíos - económicos, de seguridad, ecológicos - que nublan sus referencias. Debemos devolver «sentido» a la acción política y al proyecto de sociedad. Este es el papel de la Cultura. Nuestro país lo necesita. Y más que nunca, necesita a quienes luchan por hacerla accesible. Para compartirla, difundirla, hacerla irradiar. Ahora más que nunca, él te necesita. Y necesita las bibliotecas y mediatecas que animas. Hoy he venido a decirles por qué están en el centro de nuestro proyecto. Y he venido a deciros cómo, con vosotros, queremos avanzar para desarrollarlas.

En primer lugar, quiero decirles por qué las bibliotecas tienen un papel fundamental que desempeñar en la reconquista cultural que se inicia. Por dos razones: porque alimentan, en primer lugar, la cercanía de los franceses a la Cultura. Esto es esencial. Para mejorar la difusión de la Cultura, tenemos un desafío prioritario: facilitar el acceso. En particular, el acceso geográfico. La red de bibliotecas y mediatecas constituye una formidable palanca para ello. Para muchos de nuestros conciudadanos, la biblioteca pública es la primera vía de entrada a la cultura: la primera en el tiempo. Porque es el primer lugar cultural que frecuentan, por la escuela; y el primero en el espacio. Porque la biblioteca suele estar más cerca del hogar que el primer cine, el primer museo o la primera sala de espectáculos. Para devolver la cultura al corazón de la sociedad, hay que devolverla al corazón de la ciudad. Hay que llevarla «cerca» de nuestros conciudadanos: en todas partes, en todos los territorios. Las bibliotecas deben ayudarnos.

Las bibliotecas pueden desempeñar un papel fundamental, en segundo lugar, para restablecer el vínculo de confianza entre los ciudadanos y la cultura. Más allá de las problemáticas de acceso, es «el» gran desafío. La Cultura aún intimida, lo sabemos. Todavía escuchamos con demasiada frecuencia esta frase: «No es para mí». La proporción de la población que nunca va al espectáculo, nunca al museo no ha evolucionado desde hace treinta años. Las bibliotecas son un lugar privilegiado para desconcertar el informe, para alimentar la confianza del público. Porque hacen un trabajo esencial. Lo convierten en lugares culturales de acogida, no simplemente de visita. Usted los convierte en lugares culturales encarnados, y por lo tanto cálido. Usted asegura una mediación: nuestros conciudadanos saben que pueden contar con su disponibilidad, su consejo, su acompañamiento. La última gran encuesta sobre los públicos y los usos de las bibliotecas nos confirma que ocupan un lugar aparte en el paisaje cultural. Se publicará mañana en la página web del Ministerio. Pero hoy quisiera aprovechar la ocasión de este Congreso para ofrecer algunas lecciones. Este estudio muestra que, lejos de estar abandonadas, las bibliotecas siguen siendo un lugar de referencia para muchos de nuestros conciudadanos. Son sin duda uno de los únicos espacios culturales que conocen una frecuentación en progresión: el 40% de los franceses mayores de 15 años los frecuentan, contra el 25% en 1997.

Y contrariamente a las ideas preconcebidas, esta evolución tendencial afecta también a las generaciones jóvenes: el 70% de las personas de 15 a 24 años frecuentan una biblioteca.

Por eso, la red de bibliotecas y mediatecas puede ser la punta de lanza de la reconquista cultural del país: porque afecta a todos los territorios; y porque llega a todos los públicos, especialmente a los jóvenes. El potencial está ahí. Nuestra responsabilidad es hacerlo crecer, ampliarlo. Y para abrir más a nuestros conciudadanos a la cultura, las bibliotecas y mediatecas deben abrirse más a sí mismas. El reto es doble: se trata a la vez de abrir mejor y de abrir más.

Abrir mejor, para empezar. Abrir mejor a nivel nacional es en primer lugar atacar la cuestión de las desigualdades territoriales. Esta es una de las cuestiones que ustedes abordan hoy. Estas desigualdades persisten. Francia ya cuenta con una red de lectura pública muy densa, con más de 16.000 bibliotecas y relés de lectura. Pero el equipamiento de nuestro país no está completo. Cerca del 20% de la población no tiene acceso a la lectura pública en buenas condiciones. Por consiguiente, el esfuerzo de inversión de las colectividades locales debe continuar. Y en particular, en las zonas blancas rurales y periurbanas, así como en los barrios prioritarios, que son hoy los territorios mal equipados. La dotación general de descentralización constituye, por supuesto, un instrumento que debe preservarse. Trabajaré en ello, junto con mi colega el Ministro del Interior, Gérard Collomb, que se encarga de su gestión. Como alcalde de Lyon, ha construido la mayor red de lectura de la región, por lo que puede contar con su compromiso con estos temas. Abrir mejor, para luchar contra las desigualdades de acceso, es también apoyarse en lo digital. Conozco los debates que animan su profesión, sobre todo en torno al préstamo de libros digitales. Son reflexiones que debemos proseguir. Pero pase lo que pase, hay que seguir invirtiendo en la modernización y el desarrollo digital de sus establecimientos. Es una oportunidad excepcional, para ampliar la difusión de las obras y de los saberes.

Abrir «mejor» es abrir más las bibliotecas hacia el exterior: hacia las demás instituciones, y especialmente hacia la escuela. La educación artística y cultural de los niños es una de mis prioridades. Me reuní con mi homólogo Jean-Michel Blanquer desde los primeros días para iniciar una colaboración en este sentido. La red de bibliotecas y mediatecas constituye para nosotros un recurso fundamental. Y ya estáis movilizados, lo sé, en torno a esta misión educativa.

Pienso en particular en dos magníficas iniciativas a las que está asociada la ABF: la «Noche de la lectura», que será - os lo anuncio - reconducida el año próximo. Les invito a recordar la fecha: se celebrará el sábado 20 de enero de 2018. Y nuestra ambición, para esta segunda edición, es acentuar el lugar dado a la juventud y a la educación. Por lo tanto, se le invitará a multiplicar las asociaciones locales no solo con las librerías, sino también con las escuelas, colegios y liceos. Segunda manifestación en la que participa la ABF, y que quiero saludar: «Partir en libro», organizada por el CNL, que tendrá lugar del 19 al 30 de julio. Es una gran iniciativa. Y quiero dar las gracias de nuevo a todos los que se están movilizando para hacerla posible. Debemos reflexionar sobre las formas de sistematizar así los puentes entre Cultura y Educación, gracias a las bibliotecas. Es necesario multiplicar las colaboraciones con las escuelas, a lo largo del año: a la vez sobre el tiempo escolar y fuera del horario escolar. Así es como convertiremos las bibliotecas en verdaderos focos de vida cultural. Así es como las abriremos mejor.

 

Abrir la red es también abrir «más». Y la cuestión central, como saben, es la adaptación de los horarios de apertura. Se trata de un compromiso de campaña del Presidente de la República. Y esta es una medida que me comprometeré a aplicar, quiero decirles. La ABF lleva mucho tiempo trabajando en este tema. Y quiero dar las gracias a su oficina y a su presidente, Xavier Galaup, por este compromiso continuo y valiente. Lo que está en juego es adaptar los horarios a las exigencias de los usuarios. Una biblioteca que abre de 10h a 17h entre semana, como es el caso en muchos lugares, no es accesible para los que trabajan. Hay que reflexionar sobre la oportunidad de abrir más en las tardes y los fines de semana, como ya ocurre en muchos de nuestros vecinos europeos. La encuesta del ministerio que se publicará mañana muestra que la demanda existe, y que el impacto sería inmediato, en términos de frecuentación: la parte de usuarios podría aumentar en 10 puntos, superando así el 50% de la población.

Esto es por la ambición. Lo que está en juego ahora es el método. Para lanzar la reflexión sobre este tema, vamos a organizar un gran debate nacional. Será llevado a la escala de las regiones, por los DRAC. Este debate debe permitirnos reunir a todas las partes interesadas: ustedes mismos, bibliotecarios, pero más ampliamente al conjunto de los agentes públicos interesados, y por supuesto, a sus organizaciones sindicales, y luego, evidentemente, a los ciudadanos, las colectividades, los elegidos. Se trata de reunir a todo el mundo en torno a una misma mesa, para tratar el conjunto de los desafíos vinculados a la apertura: los desafíos sociales; los desafíos sociales para su profesión. Este debate también puede permitirnos abordar cuestiones más amplias en torno a las bibliotecas. La gran encuesta del ministerio muestra que son cada vez menos lugares de lectura o de préstamo: menos del 15% de los usuarios acuden allí para pedir prestado un libro. Son cada vez más lugares de trabajo, de encuentro, de intercambio. Por lo tanto, es necesario reflexionar sobre la forma de adaptar el formato y los servicios de las bibliotecas a esas nuevas expectativas. Sobre el conjunto de los temas: nuestro objetivo no es «imponer» recetas a marcha forzada. El objetivo del Debate nacional es precisamente concertar, para co-construir. Queremos tomarnos el tiempo del diálogo y de la reflexión.

Paralelamente a este debate, vamos a organizar una campaña de movilización nacional ante las colectividades territoriales. Para sensibilizarlos sobre la cuestión de los horarios y definir las modalidades de apoyo del Estado. Algunas comunidades ya están movilizadas y el Estado las acompaña. Desde hace ahora un año, ha establecido un dispositivo de apoyo operativo. Cada colectividad que desee adaptar los horarios de su biblioteca puede beneficiarse de una ayuda para sufragar los gastos de personal y gastos suplementarios. Veinte comunidades se han beneficiado ya de este dispositivo en 2016, y se espera que este año se asuman más proyectos nuevos. Nuestro objetivo hoy es ir mucho más lejos. Mucho más lejos en términos de movilización, ya. Primero necesitamos la suya: el Estado propone apoyar proyectos. Pero son sus proyectos. No haremos nada sin ustedes. Tampoco haremos nada sin los elegidos. Propuse a Erik Orsenna, que aceptó, ser embajador de buena voluntad ante las colectividades. Estará acompañado por un Inspector General de Asuntos Culturales. Ambos realizarán un «Tour de Francia», apoyándose en los DRAC. Y para ir mucho más lejos en la movilización, debemos poner frente a los medios. Se creará un comité directivo para velar por la adecuación entre la ayuda del Estado y las expectativas de las colectividades. Yo mismo asumiré la presidencia. Espero que se asocie a la ABF, a los DRAC y a personalidades movilizadas en torno a esta cuestión. Pienso, en particular, en la senadora Sylvie Robert - a quien saludo porque está aquí - y que ha firmado un informe cuya calidad usted conoce. Ya he entablado conversaciones con los Ministros de Interior y de Presupuesto para garantizar que los medios de que disponemos en la Ley de Presupuestos para 2018 estén a la altura de nuestra ambición. En paralelo a las colectividades, añado que las universidades también deben participar en el esfuerzo de apertura. Deben, con sus propias bibliotecas, aportar su contribución al fortalecimiento de la oferta de lectura global en el territorio.

He aquí, señoras y señores, queridos amigos, las diferentes perspectivas que quería presentarles hoy. Tenemos mucho que hacer. Pero tenemos mucho que hacer. Si tenemos una fuerte ambición para las bibliotecas, es porque estamos convencidos de su potencial, de su riqueza, de su futuro. Y la razón por la que tenemos esta fuerte convicción es porque te conocemos. Sabemos el trabajo que haces. Sabemos con qué pasión lo dirige. Conocemos su voluntarismo y su fuerza de acción. Las bibliotecas tienen hoy una pequeña revolución que conducir, sobre todo en torno a los horarios. Pero es una pequeña revolución que traerá consigo una gran revolución para la cultura y para la sociedad. Necesitaremos que la dirijas. Estoy impaciente. Sé que sus intercambios de hoy comenzarán a alimentar este movimiento.

Le doy las gracias.

Realmente les deseo un gran día y un buen día.