Dear Michael Keaton,

You may know the rules for this kind of Ceremonial: I have to draw up an Accurate and smart portrait of your career, before Giving you a beautiful Medal. That’s a Pleasant time. I like it. We all like it. Pero yo debe Confess: you definitely remain a Mystery to me. That’s a problem when you have to picture someone’s life. But let’s try.

I Heard you are a man of few words as well as a talkative man. Vamos a ver.

I read your mind is made up of you and Someone else. But you said this to a French Newspaper a year ago and these words sound typically French... You know, "I is Someone else" Remind us something, poetically speaking. It may be a trap, because I know you’re Perfectly able to play one and Someone else as a same body: I have Watched Multiplicity.

I know you had to choose a Surname, because an Older Actor Stole your Birth name before you start Acting. Obviously, it’s difficult to have two Michael Douglas in Hollywood. I only can only imagine how Homonymy is uncomfortable. But why did you opt for Michael Keaton? Because of Buster Keaton? Because of Diane Keaton? Because you found the name Keaton in a phonebook? Estas tres explanaciones son Yours, but only you know what is true. It may be a sort of strategy: you Muddy the waters. ¿Pero quién eres tú, Michael Keaton?

Finally I’m just pretty sure about two things: first of all, you Hate Psychological portraits and second of all, you’re not Birdman.

No eres Birdman, querido Michael Keaton. Usted no es Riggan Thomson, ese actor de regreso, que se negó a vestir por cuarta vez el arsenal de superhéroes que lo hizo famoso.

Usted no es Birdman, que no es más que una creación - por lo demás maravillosa - de Alejandro González Iñárritu, que le valió un Globo de Oro. No eres Riggan Thomson, como no eres Elvis Presley, a quien imitaste desde muy joven.

No sé quién eres, Michael Keaton, y eso está bien.

Pero sé que usted es un actor con talento y destreza extraordinaria, capaz de asumir los papeles más diferentes, desde el más trágico hasta el más cómico, deslizándose de uno a otro sin nunca perder el aliento.

Eres capaz de pasar del policía al alcohólico arrepentido, del psicópata al Presidente de los Estados Unidos, del personaje burlesco shakesperiano al redactor en jefe consumado, como en Spotlight de Thomas McCarthy, que los franceses descubrirán en unos días en las pantallas. Por este último papel, la NYFCC le otorgó el premio al mejor actor.

Eres capaz de pasar del thriller a la comedia, del drama a la ciencia ficción, del stand up a los dibujos animados. Eres capaz de rozar rodajes tan difíciles como el de Birdmanesencialmente en el plano de secuencia, como para pasar usted mismo al otro lado de la cámara, con The Killing Gentleman. Puedes jugar con Steven Soderbergh como con Kenneth Brannagh, con Quentin Tarentino como con Tim Burton.

La única razón por la que quería distinguirlos hoy es por su voz. Porque eres el único actor que conozco que puede doblar a Ken en Toy Story 3 con un tono de playboy y encarnar Beetlejuice con un sello gutural del ultratumba.

La razón por la que he querido distinguirlos hoy es por sus ojos: porque se les dice que son tan locos que Tim Burton los eligió por eso. Lo cual no dejó de asustarte.

Si he querido distinguirlos hoy, es porque usted es el único que puede decir «I’m Batman» como si fuera realmente Batman - y no es Adam West, Val Kilmer, George Clooney o Christian Bale quien me contradiría.

La razón por la que quería distinguirlos es porque accedieron a usar dos veces el ridículo nombre de Ray Nicolette en Jackie Brown y en Está fuera de alcance.

La razón por la que elegí distinguirlos es tanto porque usted es el último de siete hijos como porque su vocación artística nació de su admiración por James Cagney.

La razón por la que quería distinguirlos es simplemente porque son esquivos, y esa es la marca de los grandes artistas.

Michael Keaton, le entregamos las insignias de Oficial de la Orden de las Artes y las Letras.