Señora Presidenta de Honor, estimada Claude Lévy-Soussan

Señor Presidente de la Bolsa de Ágora, estimado Alain Lardet

Señora Directora de la Fundación de Empresa Hermès, querida Catherine Tsekenis

Damas y caballeros,

Queridos amigos:

Me alegra veros hoy en el Ministerio de Cultura para entregar la Beca Agora 2015. 

  

Antes de decir unas palabras, quiero saludar a Claude Levy Soussan, a quien debemos esta beca Ágora que usted creó en 1983. Sobre todo, le debemos un compromiso nunca negado en favor del diseño en Francia y por el que todos están agradecidos.

  

Esta beca puesta en marcha a iniciativa suya y presidida hoy por Alain Lardet, tiene por objeto fomentar la creación. Desde hace más de 25 años, el Ministerio de Cultura y Comunicación se ha comprometido a ello, unido, desde 2007, a la Fundación de empresa Hermès, cuya acción decidida en favor de la creación y la innovación quiero saludar .

 

El diseño es competencia exclusiva del Ministerio de Cultura y Comunicación.  No está suficientemente valorado en Francia, mientras que otros países como Italia le han dado desde hace tiempo todo su lugar y reconocido su contribución en materia de innovación industrial.

 

Quiero repetir aquí las formidables oportunidades de innovación, de desarrollo, de creatividad que el sector del diseño nos ofrece.  En Francia, representa entre 30.000 y 40.000 profesionales. Esto significa también su potencial en términos de empleo.

 

En términos más generales, el diseño está hoy presente, casi a cada momento, en nuestra vida cotidiana. Está a nuestro alrededor, aunque no tengamos necesariamente conciencia de ello: ya sea en los transportes, en el mobiliario y los objetos cotidianos, en los medios que utilizamos para comunicar...

El diseño es una disciplina proteica, en el cruce de muchos campos, y en esto es también un reto compartido.  El Ministerio de Cultura y Comunicación comparte el acompañamiento con el Ministro de Economía, más recientemente con la Secretaría de Estado de Digital e Innovación, esto sitúa su papel en el más global de los retos de futuro para la industria y para el desarrollo económico. 

 

Nuestras acciones respectivas se llevan a cabo en coordinación: la creación, combinada con la innovación para cambiar los usos, tener en cuenta o suscitar otros nuevos, para hacer evolucionar nuestra percepción y nuestro entorno cotidiano.

Las prioridades del Ministerio de Cultura en materia de diseño son sencillas. 

 

En primer lugar, una formación de excelencia con nuestras dos escuelas nacionales: la Escuela Nacional Superior de Creación Industrial (ENSCI) y la Escuela Nacional Superior de Artes Decorativas (ENSAD)y la Escuela de Arte de San Esteban y la Escuela Superior de Arte y Diseño de Reims. Un buen cuarteto, sólido que se amplía con una red de unas 40 escuelas repartidas por el territorio, algunas de las cuales proponen un curso hasta el máster. Estas escuelas representan más de 10.000 estudiantes.

 

La acción del ministerio es también un acompañamiento de la creación y de los diseñadores, 

  • por el apoyo y la visibilidad que pueden aportar al sector el Centro Nacional de Artes Plásticas (CNAP), el Mobiliario Nacional, el Centro Pompidou, el Museo de Artes Decorativas, la Ciudad de la Cerámica de Sèvres;
  • por el apoyo a los centros de arte vinculados al diseño - pienso en la Villa Noailles, en el centro internacional de Art Verrier en Meisenthal, en el Centro internacional de investigación sobre el vidrio y las artes plásticas en Marsella,  o en el Centro de Investigación sobre las Artes del Fuego y de la Tierra en Limoges
  • por el acompañamiento de eventos y citas como, D Days en París o Design Parade en Hyères por ejemplo.
  • Quiero subrayar también el apoyo que el Ministerio presta a la Agencia para la Promoción de la Creación Industrial, que lleva a cabo un trabajo importante desde hace más de 30 años, para valorizar el diseño francés y promover su proyección internacional.

 

También sé el papel que desempeñan algunas incubadoras como la de VIA design o los Ateliers de París. Hay que apoyar iniciativas de este tipo.

 

Podemos ser aún más ambiciosos con el diseño, por eso hemos trabajado con el IFCIC en la creación de una herramienta que se dirigirá especialmente a los jóvenes editores, que fabrican a menudo en Francia y son indispensables para la emergencia y el desarrollo de la nueva creación.

 Este nuevo dispositivo de préstamos y garantía bancaria en favor del sector del diseño estará operativo a principios de 2017.  

 

Por otra parte, soy muy consciente de las preocupaciones que existen en torno al estatuto social de los diseñadores, difundida por la AFD (alianza francesa de diseñadores). Deseo que se afirme sin ambigüedades la calidad de autor de los diseñadores, este reconocimiento se inscribe en una obra más amplia llevada a cabo conjuntamente por las administraciones de los Ministerios de Cultura y de Asuntos Sociales. Por último, anunciaré la próxima semana un nuevo dispositivo de residencia de artistas, jóvenes graduados, en las escuelas y colegios. Un centenar de residencias permitirá a los niños seguir una creación en curso. Esto puede ser para el diseño la oportunidad también de ser mejor conocido por los niños que les revelan el diseño que les rodea pero que no siempre son conscientes.

Junto con la Secretaría de Estado de Digital e Innovación, estamos atentos al sector. La idea de un momento de reflexión colectiva está, lo sé, en estudio, estoy a favor de ello. Por lo tanto, proponemos, con Axelle Lemaire, organizar a principios de 2017 un Foro del diseño para reunir al conjunto de las organizaciones y actores interesados, con los poderes públicos. Quiero alentar toda iniciativa de redes que pueda federar y reforzar a los actores del diseño en Francia. Es mejorando su visibilidad que podremos ayudar a consolidar los apoyos públicos que, como ustedes saben, se ponen en entredicho aquí o allá, a veces por desconocimiento de los retos y de las ventajas de este sector.

 

Pasemos ahora al objeto de nuestro encuentro, que es la entrega de la beca Ágora a su laureado 2015, Querido Natanael Abeja. 

 

En muchos aspectos vuestro camino da un eco muy hermoso a los pocos temas que acabo de mencionar.  En primer lugar, porque se graduó de una gran escuela nacional, la ENSAD.  En segundo lugar, porque te defines a ti mismo como un "investigador" y eso subraya todo el potencial de innovación y creación que encierra el diseño. Por último, porque su trabajo tiene un gran alcance social, muy prometedor. 

 

Ha recibido esta beca por el trabajo que realiza en la Cité de la Bricarde, en Marsella, en los barrios Nord. Fue realizado con motivo de una residencia en los "Talleres de la Ciudad". Habéis aplicado vuestra reflexión sobre la difusión de la luz sobre las viviendas situadas a la sombra desarrollando diferentes técnicas de recubrimientos que devuelven la luz natural desde las fachadas soleadas revelándola. Es una reflexión apasionante no sólo en su dimensión artística, poética, técnica, sino también social y humana. Al integrar en este proyecto momentos de diálogo con las escuelas, con los habitantes del barrio, acciones de mediación y también talleres de práctica artística semanales, habéis aportado la prueba, una vez más, de la apertura del diseño y de la curiosidad que puede suscitar, y a cambio de lo que puede alimentarse.

En mi opinión, usted encarna la necesidad de formar a jóvenes diseñadores, porque sabemos cuánto nos puede aportar la expresión de su talento.  Le felicito calurosamente, le deseo lo mejor para el futuro y me complace mucho entregarle esta beca Agora 2015.