Señor Presidente:

Señor Secretario General:

Damas y caballeros, queridos amigos,

 

Ante todo, un cálido agradecimiento por la invitación que se me ha hecho para dirigirme a ustedes hoy. El Sindicato de la Prensa Independiente de Información en Línea es, en este sector, un actor joven, dinámico y a menudo incisivo.

Sé que el SPIIL pone su independencia de espíritu, de tono, de propuesta en primer lugar. En primer lugar tanto del trabajo periodístico de sus títulos como de sus reflexiones como estructura profesional. Esta independencia es valiosa aunque, por supuesto, no siempre sea cómoda para mí o para el Gobierno. Creo que esta es la manera correcta de considerar el papel de cada uno. Por lo tanto, sé que nuestros intercambios serán, en cualquier caso, muy estimulantes, y quería darle las gracias de antemano.

La prensa francesa tiene casi cuatro siglos. Desde entonces no deja de diversificarse, de reinventarse. Pero hay que reconocer que, con el digital, el sector ha entrado desde hace algunos años en una fase de aceleración sin precedentes. Y lo vemos con el desarrollo de la movilidad y de la economía de la «data»: esta transformación está lejos de terminar.

Por eso debemos tener una obsesión colectiva: la obsesión con el futuro.

Esta obsesión con el futuro ya nos ha guiado en la reforma de nuestras políticas públicas de apoyo a la prensa. En 2012, con la elección de François Hollande, se estableció un marco de reforma de las ayudas a la prensa. De conformidad con los compromisos del Presidente de la República, desde 2012 se han producido varios cambios en nuestras herramientas de apoyo.

En apoyo de la prensa en línea, nuestra principal palanca, como ustedes saben, es el Fondo estratégico para el desarrollo de la prensa. Hemos querido consolidar y reorientar esta herramienta hacia la innovación. Así, el Gobierno ha hecho una clara elección presupuestaria y que hay que recordar, la de mantener el nivel financiero del Fondo, en un período ciertamente difícil para el sector de la prensa pero también extremadamente tenso para las finanzas públicas.

Con la reforma de junio de 2014, el Fondo Estratégico también se centró en la innovación y la mutualización. La innovación se convierte así en el criterio de prioridad para el acceso a las ayudas y el criterio que permite obtener una ayuda pública más generosa. También hemos abierto el Fondo para que las familias de prensa antiguas y las familias jóvenes de prensa - incluida la suya - puedan intercambiar y juzgar conjuntamente la pertinencia de los proyectos de inversión.

Esta mirada de cada uno sobre los proyectos de todos es, para mí, una garantía de calidad, de excelencia.

Hemos creado un club de innovadores del Fondo Estratégico. Es un lugar de reflexión útil sobre el futuro de la prensa y confío en su capacidad para hacernos propuestas próximamente, porque no faltan los desafíos que debe afrontar el sector.

Pienso en particular en la cuestión esencial de la monetización de los contenidos en línea y en movilidad. La prensa debe estar en la cita de las prácticas de los franceses: mientras que parece cerrarse el paréntesis del «todo gratuito en línea», la prensa no debe perder la oportunidad! Está bien que cada medio valore sus contenidos, pero sin duda no es suficiente para los nuevos usos. Con demasiada frecuencia, el lector se siente desalentado por la compartimentación y la complejidad que de ella se deriva. Creo que es responsabilidad colectiva del sector permitir el desarrollo de ofertas transversales, típicamente para pequeños pagos recurrentes. En este ámbito, todos deberían respetar una forma de derecho a la experimentación. Esto vale tanto para los actores históricos de la prensa impresa, a los que he tenido ocasión de decírselo recientemente, como para los nuevos actores de la prensa en línea.

En el marco de la reforma de las ayudas, otro instrumento de apoyo que hemos querido movilizar para apoyar la inversión, muy especialmente de la prensa en línea, es el IFCIC, el Instituto para la financiación del cine y de las industrias culturales. Es una herramienta esencial, ya que nuestro objetivo último debe ser la viabilidad y la autonomía económica del sector de la prensa. Si bien es legítimo que este sector siga beneficiándose hoy de ayudas específicas, nuestro objetivo debe seguir siendo la convergencia con los regímenes comunes de ayudas a las empresas.

Desde principios de año, la IFCIC concede anticipos reembolsables y una garantía bancaria para la creación de títulos de prensa en línea.

Quería anunciarles que, en relación con mi ministerio, el IFCIC va a conceder, a partir de diciembre de 2014, los mismos apoyos - anticipos reembolsables, garantías bancarias - a la reanudación de sitios de prensa puro players. De acuerdo con las normas europeas, el apoyo del IFCIC sigue estando reservado a las pequeñas y medianas empresas, por lo que también contribuirá a reforzar el ecosistema de la prensa en línea.

Además de la ayuda a la inversión y el apoyo bancario, el refuerzo del apoyo a la innovación pasa también por la fiscalidad. El IVA ha aumentado al 2,1 % sobre sus títulos al 1er El pasado mes de febrero, como usted había pedido con razón a todas las familias de prensa. Como saben, la Comisión Europea cuestiona esta decisión; voy a seguir discutiendo con nuestros socios europeos, con la nueva Comisión, para hacer prevalecer el argumento de la lógica y del derecho, que es también el argumento de la innovación. Quiero repetirlo: la neutralidad fiscal entre todos los soportes de los bienes culturales (para la prensa, para el libro y más allá) es una obligación ardiente y una necesidad urgente. La fiscalidad no puede, no debe impedir la transición al digital, no debe orientar las decisiones estratégicas de las empresas hacia su futuro.

Más allá de este trabajo, muy útil y valioso, de reforma de los dispositivos de apoyo a la prensa, nuestra obsesión por el futuro debe llevarnos también, colectivamente, a una mejor aprensión del rostro de la prensa al 21eme siglo.

El debate público necesita grandes títulos de referencia. Pero no solamente. Es necesario también, y quizás sobre todo saber explorar nuevos continentes. Esto incluye la democracia del 21eme siglo necesita, es también de una prensa diversa, inventiva, emprendedora, audaz, a la vanguardia, en resumen, me pasará la expresión, de la mayor biodiversidad posible del paisaje de la información.

Con este espíritu, el diputado Michel Françaix, cuyo compromiso perseverante y vigilante respecto a la prensa aplaudo, ha presentado una propuesta de ley que creará el estatuto de empresa ciudadana de prensa de información. Esta ley será examinada en diciembre en la Asamblea Nacional y pronto en el Senado. Las empresas ciudadanas de prensa serán más fuertes porque reinvertirán sus beneficios en su actividad. Por mi parte, deseo que se puedan crear incentivos fiscales para esta forma de empresas de prensa, si no en esta ley de presupuestos al menos rápidamente.

Muy prosaicamente, también tendremos que ocuparnos de la delicada cuestión de la definición de lo que se llama prensa «de información política y general». Pero no quiero desflorar el tema hoy: los trabajos coordinados por el presidente de la Comisión Paritaria de Publicaciones y Agencias de Prensa, Sr. Jean-François MARY, sobre este tema, a los que usted ha contribuido, son todavía demasiado frescos.

Por último, quería anunciarles que voy a confiar a Jean-Marie Charon, a quien ustedes conocen bien, la tarea de elaborar un panorama del nuevo panorama de la prensa: ¿cuáles son los nuevos oficios de la prensa? ¿Sus nuevas escrituras? ¿Sus nuevos empresarios? ¿Las nuevas organizaciones del trabajo? Etc. En resumen, este panorama permitirá presentar las «nuevas fronteras» del periodismo y de la información. Las dificultades que atraviesa el sector de la prensa escrita no deben hacernos olvidar la formidable vivacidad y la gran inventiva editorial y empresarial de nuestro país. ¡Hay que decirlo! Y mirar al futuro para pensar bien el presente.

Sobre este tema, como más ampliamente sé, señoras y señores, poder contar con su contribución, su apertura, su espíritu de iniciativa.

Quiero darle las gracias de nuevo.