Señora Presidenta,
( Señora y señores Directores Generales)
( Señor Secretario General)
Damas y caballeros,
Queridos amigos:
Me alegra particularmente encontrarme hoy entre vosotros en este primer encuentro con el Comité de historia del Ministerio de Cultura, pocas semanas después de haber procedido a su renovación .

El comité fue creado hace 20 años por Jack Lang. La convicción de que una administración debe reflexionar sobre sí misma, sobre su pasado y sus raíces, para comprender su presente y preparar su futuro está en su fundamento. En este sentido, desempeña una función que me parece esencial. En efecto, es especialmente útil que un órgano, que reúna a académicos de renombre y administradores experimentados, se ocupe de las políticas llevadas a cabo en el pasado bajo los auspicios del Ministerio y nos permita comprenderlas mejor.

Sé lo que debemos a Augustin Girard, desaparecido en 2009.  Después de crear y dirigir el departamento de estudios e investigaciones del ministerio, Augustin Girard creó y presidió el comité de historia hasta 2007. Ha aportado su conocimiento íntimo de las políticas culturales, la agudeza de su mirada y su rigor metodológico. Además, el comité le dedicó en 2011 un hermoso libro, simbólicamente titulado El hilo de la mente.

Otras grandes figuras del comité también nos han dejado en los últimos cinco años: Alain Crombecque, antiguo director del Festival de Aviñón y del Festival de otoño, y René Rizzardo, fundador de la Oficina de Políticas Culturales de Grenoble. A principios de este año, Jacques Rigaud, miembro del comité desde su creación y que ocupó responsabilidades eminentes en el mundo de la cultura y los medios de comunicación, desapareció a su vez.

Siempre tendremos presentes, gracias sobre todo a sus trabajos, sus importantes contribuciones a la historia cultural.

El comité de historia cumplió, de 2007 a 2012, su primer mandato sin Augustin Girard. Bajo el impulso de su nueva presidenta, Maryvonne de Saint Pulgent, los miembros del comité supieron continuar la obra realizada y tomar nuevas iniciativas para cumplir lo mejor posible sus misiones.

En particular, el Comité contribuyó a la conmemoración del cincuentenario del Ministerio organizando en octubre de 2009, en la Ópera Cómica, un coloquio internacional que reunió durante tres días a personalidades de primer orden. Esta manifestación, que atrajo a más de trescientas personas, tuvo una gran resonancia. El Comité también llevó a cabo una importante labor de investigación sobre la historia de la asociación entre el Estado y las colectividades territoriales en el ámbito cultural. En ambos casos, esos trabajos dieron lugar a publicaciones de calidad.

El comité se abrió también al ámbito internacional al publicar, bajo la dirección de Philippe Poirrier, un libro dedicado a las políticas culturales en el mundo. En él se recogen análisis de las políticas llevadas a cabo desde 1945 hasta la actualidad en 19 países de Europa y del resto del mundo, procedentes de académicos de los países interesados.

Saludo su voluntad de procurar que sus obras beneficien ampliamente a los públicos interesados en la historia cultural mediante la publicación de libros de calidad, que suelen servir de libros de referencia. Además de las publicaciones que ya he mencionado, citaré el libro reciente dedicado a La política cultural en debate (1945-2012) y el que salió ayer en la librería sobre Jack Lang, lucha por la cultura. La organización frecuente de mesas redondas y otros actos públicos contribuye al mismo esfuerzo de dar a conocer mejor las investigaciones emprendidas y las obras publicadas.

El Comité también ha deseado, y me alegro de ello, desarrollar vínculos activos con universidades y organismos de investigación. Se ha establecido una colaboración con el Centro de Historia de Ciencias Po, presidido por Jean-François Sirinelli, para llevar a cabo el importante trabajo de investigación sobre la historia de las políticas de democratización cultural. Estas investigaciones ya han dado lugar a la organización de seis jornadas de estudio desde el otoño de 2012. Se prevé que en el próximo año académico se organizarán otras actividades. El carácter estratégico de la democratización, piedra angular de toda política cultural, justifica una reflexión profunda al respecto. Espero con interés los resultados de su labor.

También se establecieron vínculos con París 1 para estudiar la política del cine en el momento de la incorporación del Centro Nacional de la Cinematografía al Ministerio de Asuntos Culturales, en 1959. En enero pasado se dedicaron dos días de estudio a este tema en los locales de la INHA. El azar ha querido que una de estas jornadas se desarrolle al mismo tiempo que las Asambleas reunidas por el CNC sobre la diversidad en el cine. Nada podía ilustrar mejor que el estudio de las políticas pasadas va a menudo acompañado de la reflexión sobre los problemas planteados por el presente.

Por último, el comité participó activamente en la conmemoración de grandes figuras del ministerio, en particular de antiguos ministros: Michel Guy, a quien había dedicado una obra en 2007 y, más recientemente, Jean-Philippe Lecat y Emile Biasini, fallecidos algunos meses antes.

Para realizar estas diferentes acciones, el comité se ha beneficiado de la participación de todos sus miembros. Les doy las gracias por ello. Pienso en particular en aquellos cuyo mandato no ha podido renovarse.

Al renovar la composición del Comité, me han animado dos preocupaciones:
- reforzar en primer lugar la proporción de mujeres, que era particularmente baja: ¡cinco de cada treinta personalidades cualificadas! Su número se ha más que duplicado;
- aumentar la proporción de académicos e investigadores, en particular historiadores. Los administradores habían llegado a ser ampliamente mayoritarios, mientras que la originalidad de un comité de historia reside en la confrontación y el intercambio de experiencias y reflexiones entre los investigadores y los profesionales.

En ambos casos, la paridad me parece legítimamente posible.  Ya he introducido esta doble paridad en el seno del Colegio constituido por la Presidencia y sus Vicepresidentes nombrando Vicepresidenta a la Señora Florence Descamps, historiadora que ha contribuido a la creación de varios comités de historia, entre ellos el de nuestro Ministerio.

He dado las gracias personalmente a los que no han podido ser renovados por la calidad del trabajo realizado y sé que algunos de ellos seguirán siguiendo sus trabajos, incluso participando en ellos.

Terminaré diciendo unas palabras del futuro.

En primer lugar, creo útil que su comité continúe en la dirección iniciada desde 2011 ampliando el ámbito de sus investigaciones al ámbito de la comunicación. Esto se debe, en primer lugar, al hecho de que el Ministerio de Cultura se encarga también de este sector desde 1995. La reorganización de las estructuras del Ministerio llevada a cabo a finales de 2009 ha afianzado de forma duradera en ellas el seguimiento de los medios de comunicación y de las industrias culturales. Las transformaciones generadas por la tecnología digital y el desarrollo de los servicios en línea hacen necesaria, por otra parte, una clara comprensión de los retos inherentes a las políticas del Estado en relación con los medios de comunicación escritos y audiovisuales. Sus análisis serán muy valiosos en este sentido.

Por tanto, durante la renovación de su Comité he intentado nombrar a más personalidades con experiencia en estos ámbitos, tanto por parte de las empresas como de la administración.

Por último, puesto que acabo de referirme a los cambios introducidos por lo digital, creo necesario que su Comité tome también la curva del digital. Actualmente se está desarrollando la página web del Ministerio, en particular el sitio web Culturecommunication.gouv.fr, donde está presente el comité de historia. Sé que es un contribuyente muy regular, actualizando con frecuencia las informaciones que figuran en las páginas que le conciernen. Éstas son consultadas por los estudiantes, investigadores y universitarios interesados en la política cultural, como lo demuestra el éxito de sus llamadas a comunicación y jornadas de estudio.

La evolución del sitio del Ministerio permitirá dar mayor visibilidad al comité en Internet. Podrá aprovechar esta oportunidad, herramientas técnicas y documentos, especialmente audio y vídeo, que estarán a su disposición, para enriquecer su comunicación externa y llegar a nuevos públicos.

Estos son algunos de los retos a los que se enfrenta su Comité. Les deseo mucho éxito en su labor. Seguiré atentamente sus resultados y siempre estaré encantada de consultarlos.