Queridos Marie Desplechin, Señoras y señores elegidos, Señoras y señores miembros del comité y todos los representantes de los ministerios asociados,

Hoy inauguraremos juntos una nueva e importante etapa
en el taller nacional de la educación artística y cultural que
hemos presentado esta mañana a Vincent Peillon y a mí en el Consejo de Ministros:
os agradezco cordialmente a cada uno de vosotros vuestra presencia y
haber aceptado movilizarlo para contribuir a estos trabajos.

Obviamente no tengo que decirles por qué está tan en juego
importante: el encuentro vivo con el arte, con el patrimonio, lo sabemos
todos, es ante todo un reto democrático que concierne a nuestra capacidad para
todos los jóvenes, no solo los de las grandes ciudades y
barrios favorecidos puedan beneficiarse de esta apertura que constituye
siempre la frecuentación de un museo, de un monumento, el contacto con una
obra, en un cine, un teatro, una sala de conciertos etc. A condición
que este contacto, estas frecuentaciones sean verdaderas oportunidades de acceso
el arte y la cultura. El reto consiste en crear las condiciones para que
jóvenes tienen las claves de acceso a este universo.

No tengo que convenceros del papel que puede tener el arte y la cultura en
la construcción de la personalidad, en la apertura de lo imaginario, en la
reconciliación con el gusto y el deseo de aprender. De eso se trata,
permitir a los jóvenes convertirse en verdaderos aficionados, en particular los
que no tengan códigos por su medio o su situación geográfica, o
las llaves para ir a lugares o universos que les parecen demasiado
lejos para que se apropiaran de ellos.

Retos democráticos, retos de solidaridad e integración, porque la
asistencia a bibliotecas, cines, teatros,
implica saber vivir juntos en lugares de mezcla y tolerancia.
De todo esto sé que estáis tan convencidos como yo.

Lo que debemos ganar ahora es la batalla de la generalización
de la educación artística y cultural en todo el territorio.

Porque si ya hay muchas acciones, dentro y fuera de la escuela,
acciones a menudo notables, no son suficientemente reconocidas, no
bastante legibles y no afectan a todos los jóvenes . Ahora bien, la cultura es un derecho
para cada uno.

Es decir que la EAC sería una serpiente de mar, siempre anunciada, nunca
completa? Esto significa que no sabemos tirar de
lecciones de los múltiples informes, de las propuestas que existen, para empezar
por el plan Lang/Tasca cuya ambición ha sido recortada y luego anulada 2 años
después de su lanzamiento . ¿Cómo revertir las cosas? ¿qué pasa
cambiar hoy?

Lo que cambia hoy es que queremos partir de lo que se hace
en los territorios para ir más lejos. Sé que se hace, en la escuela, en los
colegios, liceos, en la Universidad, pero también en las asociaciones de
barrios, en las instituciones culturales muchas cosas a menudo
ejemplares. La cuestión es perpetuar y ampliar, generalizar
progresivamente, partiendo de lo existente, las energías presentes y las
asociaciones estructuras en los territorios. Nuestra voluntad es ser
pragmáticos y ambiciosos a la vez.

Partiremos de la noción de trayectorias de educación artística y cultural
que se desprendió de la concertación sobre la refundación de la escuela y que
será uno de los retos planteados por la reforma llevada a cabo por el
Educación Nacional. Un itinerario que combina la enseñanza, la práctica
artístico y el encuentro con las obras, los artistas y las instituciones.

También ha llegado el momento de privilegiar un enfoque territorial de
la educación artística y cultural, partiendo también de las prácticas y
la experiencia de los territorios.

Las políticas educativas y culturales que las colectividades territoriales
desarrollan son palancas esenciales para la generalización de
la educación artística y cultural, que permite conjugar la ambición
y los objetivos de desarrollo cultural y cohesión social
de los territorios.

Por eso es necesario decidir ahora y claramente las condiciones
de la aplicación de los contratos regionales de EAC . Le corresponderá
presentar propuestas concretas para definir su «pliego de condiciones» y
proporcionar marcos.

Con este fin se ha constituido su comité.

Con Marie Desplechin como presidenta: deseaba que fuera un
artista que dirige su trabajo. Un artista que como Marie Desplechin tiene
la experiencia concreta del encuentro con los jóvenes, de lo que está en juego,
o de lo que falla, como lo mostró este verano en los retratos de
estudiantes de Lille Sur que publicó en el mundo.

Gracias a Jérôme Bouet, inspector general de asuntos culturales que
aceptado secundar a María y ser ponente de su consulta.
Antiguo Drac, y director en administración central tiene la experiencia y los
convicciones para cumplir esta misión incluso en los plazos fijados.

También doy las gracias a Sylvain Groud coreógrafo que tuve la oportunidad de ver
trabajar con estudiantes de secundaria en Montbéliard, Françoise Legendre directora
de las bibliotecas del Havre y autor para la juventud, para llevar su
experiencia laboral en los barrios.

Deseé que su comité hiciera un lugar importante a los elegidos, y
da las gracias vivamente a los elegidos que han aceptado participar en estos trabajos,
sé de qué compromiso da testimonio y doy las gracias a cada uno de
usted. Para mí esta obra de la EAC sólo podrá tener éxito porque
habremos sabido encontrar nuevas modalidades de relación entre el Estado y los
es un ejemplo de cómo
Ahora vamos a combinar nuestras habilidades.

Gracias Nicole Belloubet, vicepresidenta del CR de Midi Py, ex
rectora, su participación en este comité va a vincular con la concertación
sobre la refundación de la escuela, puesto que usted ha ocupado la presidencia del
grupo de trabajo que abrió la reflexión sobre la EAC.

Gracias a los dos representantes de los Consejos generales, Vincent Eblé por el
77 y Françoise Polnecq, vicepresidenta del CG, elegida de
Hazebrouck, para el Norte, dos departamentos fuertemente involucrados en
prioridades de ordenación cultural de los territorios y que han hecho de la
palanca de estas prioridades.

Saludo la presencia de los representantes de los municipios, Sr. Yves Fournel, presidente de
la asociación de ciudades educadoras y también teniente de alcalde de Lyon, que
aportará su compromiso y su convicción de los vínculos entre cultura,
educación y territorio de la vida. Será en binomio con Paul Bron, elegido de
Grenoble, Sr. Pascal Jaillet alcalde de Cosnes sur Loire que está muy involucrado
en un contrato local de educación artística y que traerá la dimensión
esencial de los municipios en territorios rurales.

También he deseado que su comité incorpore competencias y
la experiencia de sociólogos, filósofos cuyas
iluminar e interrogar a los profesionales del campo. Definir un pliego de condiciones
no es solo apuntar a la acción inmediata, es al mismo tiempo
reflexionar sobre las condiciones de una ambición perenne, de un proyecto duradero,
educativo y social.

Marie-Josée Mondzain, su reflexión sobre la cuestión de la imagen,
la educación (o no) de la mirada, su inmenso conocimiento de los
cuestiones de arte y estética serán una iluminación fundamental. Anne
Barrère, usted que es especialista en la escuela de novillos, somos
interesados en tener en cuenta cuestiones no siempre
reconocidos en los caminos de traviesas y el «bricolaje» inteligente que
abre las puertas y las ventanas del saber a los que están alejados de él.

Marianne Alphant, usted que es a la vez historiadora de arte, periodista,
escritor, y que durante mucho tiempo ha dirigido las «revistas habladas» dentro del
Centro Pompidou, cuento con su espíritu crítico, su capacidad para
apresurar los consensos demasiado rápidos, los pensamientos demasiado flojos sobre este tema
que no debe simplificarse ni diluirse, el de la relación vivo con el arte.

Me alegro de que Lucien Pietron aporte su conocimiento de la realidad
de un colegio lorenés a nuestros trabajos.

Por último, doy las gracias a todos los representantes de los ministerios que participarán
a los trabajos para velar por las condiciones en que los
cargas de la EAC podrán ser implementados. Estamos felices
en particular de poder beneficiarse desde el punto de vista de la Delegada
académico a la acción cultural de Borgoña Agnes Pigler, que con
Jacqueline Broll, asesora de la Drac de Rhône-Alpes, estará atenta a
realidades de las asociaciones y de los territorios.

Te acompañará un equipo coordinado por Anne
Cuna que ha preparado sus trabajos y que seguirá alimentándolos y
documentar, incluida la información sobre los ejemplos
los más relevantes para dar a conocer. No creo que haya modelos
o de recetas tipo, pero sin duda alguna experiencias para dar a conocer
las dinámicas a mostrar.

Ahora voy a dejar a Claire Lamboley y Véronique Chatenay-Dolto
presentar la organización de sus trabajos, pero en primer lugar pasar la palabra
a Marie Desplechin para que nos dé su punto de vista y nos diga
por qué accedió a participar en esta obra.