La ministra de Cultura tomó conocimiento del informe que le hizo el prefecto de Bouches-du-Rhône tras la reunión pública que celebró el 31 de agosto de 2017 en Marsella. Los debates nutridos han sido útiles para permitir comprender mejor el marco en el que actúa el Estado y permitir a las asociaciones y a los representantes electos que los acompañan explicitar sus posiciones y sus expectativas.

Los arqueólogos de los servicios del Estado han podido explicar a los participantes, de manera extensa y precisa, las razones científicas que les han llevado, con total independencia, a delimitar los 635 m² de superficie de la cantera que deben protegerse, dentro del conjunto del sitio que ha sido objeto de excavaciones por el Instituto Nacional de Investigaciones Arqueológicas Preventivas (INRAP). Son estos datos científicos, que no fueron puestos en tela de juicio en la reunión, los que fundamentan en derecho la intervención del Estado en favor de la preservación y la valorización de este espacio de gran calidad. Los 635 m² identificados como de interés arqueológico están bien protegidos, como ya indicó la Ministra en julio, y se va a iniciar un procedimiento de protección de los monumentos históricos. 

Las asociaciones y una parte de los elegidos reiteraron su solicitud de abandonar el proyecto llevado por Vinci Immobilier, que se beneficia de un permiso de construcción concedido por la Ciudad de Marsella. Han marcado, de manera general, la preocupación por una buena protección del patrimonio arqueológico. Estas preocupaciones testimonian el interés excepcional de los marselleses por su patrimonio y su compromiso con la historia de su ciudad.

Los servicios del Estado no han encontrado nuevos elementos que permitan modificar la decisión anunciada en julio sobre la base de los informes del INRAP y del Conservador regional de la arqueología, previo dictamen de la Comisión territorial de la investigación arqueológica. La ley no permite al Estado ampliar el espacio protegido a superficies que no lo justifiquen, como se ha expuesto en la reunión. Cualquier otro acondicionamiento sólo podría depender de un acuerdo entre el operador inmobiliario y la autoridad que le haya expedido el permiso de construcción.

La Ministra de Cultura desea una mejor valorización del sitio arqueológico mediante una mayor visibilidad, una utilización del espacio colindante del que es propietaria la Ciudad y que da al espacio protegido, y una explotación de la servidumbre de paso de que dispone a lo largo de la muralla.

También desea que se organicen periódicamente visitas para los alumnos de las escuelas, los estudiantes y el público en general a través de la Oficina Municipal de Turismo. Pide al prefecto que prepare lo antes posible una convención en este sentido.