Una verdadera leyenda del jazz popular, Al Jarreau, el cantante de los siete Grammy Awards, ha dado hasta el final todo a su música y a su público. 

Desde sus primeros éxitos, con su voz elegante y acariciante, exploró los territorios musicales del soul, pero también del funk o del pop. Su entusiasmo desbordante y la diversidad asumida de sus opciones le valieron una popularidad inmensa en los años ochenta.

Admirado en Francia desde sus inicios, fue galardonado con el título de cantante del año por L'Académie du jazz en 1977. Volvía regularmente y sus admiradores parisinos tuvieron la oportunidad de aplaudirlo el pasado noviembre en el Blue Note Festival. 

Audrey Azoulay, ministra de Cultura y Comunicación, dirige a su familia y a sus familiares sus sinceras condolencias.