Anoche, en Manchester, el horror golpeó de nuevo a la juventud reunida para un concierto, un momento de compartir y de alegría. 

Expreso mi profunda solidaridad con las víctimas y sus familias y con todo el pueblo británico. Les aseguramos nuestro pleno apoyo y nuestra determinación de mantener viva la cultura y de resistir el terror y sus ataques.

Todos los actores y agentes de la cultura en Francia y en todo el mundo están movilizados para resistir estos cobardes ataques que afectan una vez más a nuestra juventud y nuestra cultura.