Nicole Belloubet, ministra de Justicia, y Françoise Nyssen, ministra de Cultura, han decidido abrir a la investigación los archivos relativos al proceso de Klaus Barbie, jefe de la Gestapo de la región lionesa, conservados en los Archivos Nacionales y en los Archivos del departamento del Ródano y de la metrópoli de Lyon.

Treinta años después de que el tribunal de lo penal del Ródano reconociera a Klaus Barbie culpable de diecisiete crímenes contra la humanidad, los archivos del proceso del «carnicero de Lyon» van a ser libremente consultables. Van a permitir progresar en el conocimiento de este proceso tan resonante como emblemático, y favorecer cada vez más el trabajo de memoria en torno al símbolo de una lucha obstinada por la verdad.

Esta decisión se inscribe en la política de apertura de los archivos de la Segunda Guerra Mundial, llevada a cabo desde hace varios años por los ministerios de Justicia y Cultura (Archivos de Francia), en concertación con los historiadores y la sociedad civil, con el fin de contribuir sin descanso a luchar contra el revisionismo y el olvido.