Benjamin Millepied renunció como director de danza para dedicarse plenamente a su carrera artística. Quiero agradecerle sinceramente la energía que ha dedicado al Ballet de la Ópera desde que asumió el liderazgo en noviembre de 2014.

Ha aportado su inmenso talento, esa audacia y esa modernidad que permanecerán su marca.

Su dedicación al cuidado del recorrido de los bailarines era conocida por todos, así como su voluntad de valorizar a las bailarinas y a los bailarines de la compañía.

Quiero reconocer su compromiso con la diversidad, que también es mío.

Hoy, Stéphane Lissner ha elegido a Aurélie Dupont para sucederle.

Una gran estrella, que se despidió en mayo pasado, dirigirá a partir de ahora la danza en la Ópera de París.

Todo el mundo conoce la fuerza y la expresión que la han habitado siempre en el escenario.

Ella sabrá, no lo dudo, poner estas cualidades y la excelencia de su trayectoria al servicio de la Ópera.

Le felicito sinceramente y le deseo mucho éxito.

Aseguro mi apoyo y afecto a las bailarinas de uno de los cuerpos de ballet más prestigiosos del mundo.