Destacado embajador del repertorio francés, Georges Prêtre dirigió las orquestas más ilustres, de Viena a Milán, de Nueva York a Chicago. París no se quedaba atrás: había dado un último concierto memorable en 2013. Adorado por los amantes de la música de todo el mundo, los músicos apreciaban su arte de dejar tocar, marca de los más grandes.

Antiguo alumno del Conservatorio de París, fue el Maestro favorito de Maria Callas, cuyos comienzos acompañó en la Ópera Nacional de París. Admirado por Francis Poulenc, creó una de sus obras maestras, «La voz humana», en la fosa de la Ópera Cómica.

Audrey Azoulay, ministra de Cultura y Comunicación, dirige a su familia y a sus seres queridos sus sinceras condolencias.

Photo prise le 23 octobre 2007 du chef d'orchestre française Georges Pretre à l'Opéra Bastille à Paris.