Fleur Pellerin, ministra de Cultura y Comunicación, entregó el Premio «Patrimonios para Todos», a los ganadores de la edición 2015, el miércoles 27 de enero, en clausura de la 10ª Comisión Cultura y Discapacidad.

En el marco de la política de democratización cultural llevada a cabo por el Ministerio de Cultura y Comunicación, el premio «Patrimonio para todos» Desde 2011 destaca un enfoque de excelencia en materia de accesibilidad generalizada para las personas con discapacidad motriz, visual, auditiva o mental, en los establecimientos culturales de acogida del público.

El «Premio Patrimonio para Todos» recompensa así a museos, monumentos, servicios de archivos u otros sitios patrimoniales por sus realizaciones en materia de conformidad con las normas minusvalías del marco construido, de innovación vinculadas a una gestión de acceso y de uso para todos, mediación que favorezca la autonomía de las personas y la diversidad de los públicos.

Para esta quinta edición del Premio, Fleur Pellerin, Ministra de Cultura y Comunicación, en presencia de Ségolène Neuville, Secretaria de Estado encargada de las Personas con Discapacidad y de la Lucha contra la Exclusión, celebró el compromiso de los establecimientos premiados, más ampliamente, del conjunto de los establecimientos públicos bajo tutela del Estado o de las colectividades territoriales, en favor del acceso de todos a la cultura.

El 1er Premio «Patrimonios para Todos», para la categoría de establecimientos dependientes de las colectividades territoriales, fue entregado a la Limosna departamental de la Cerámica de Lezoux (Puy-de-Dôme) que recibe 20.000 euros. Este museo, apoyado activamente por el Consejo Departamental del Puy-de-Dôme, ha hecho de la accesibilidad para todos los públicos su marca de fábrica. Recientemente, ha acogido durante varios meses a un grupo intergeneracional compuesto por 16 personas con problemas de salud o muy aisladas socialmente con el fin de favorecer el acceso a una práctica cultural.

El 2º Premio fue concedido, ex aequo, al Museo de Bellas Artes de Quimper (Finisterre) y al Museo Fabre de Montpellier (Hérault), que reciben cada uno 15.000 euros. El Museo de Bellas Artes de Quimper se ha comprometido con una política de accesibilidad generalizada para favorecer la comprensión de las obras por todos los públicos. Su sala pedagógica "Secretos de taller" es emblemática de este compromiso. El museo Fabre de Montpellier dispone, por su parte, de una accesibilidad al marco construido muy completa y acoge anualmente a cerca de 1.500 personas con discapacidad. Desde 2010, ofrece una programación de visitas y talleres adaptados a cada deficiencia para los visitantes individuales.

El jurado también concedió, sin dotación presupuestaria, una mención especial al museo Picasso d'Antibes (Alpes Marítimos). Situado en el interior del castillo Grimaldi, este museo es hoy accesible a las personas con movilidad reducida gracias a una importante renovación realizada en 2008. Recibe cada año a unos 1.000 visitantes discapacitados, de los cuales una cuarta parte son acogidos en el marco de microproyectos específicos de prácticas artísticas y culturales.

En la categoría de establecimientos dependientes del Estado, la Ministra entregó su diploma a dos establecimientos. Las sarchives nacionales (sitios de París y de Pierrefitte-sur-Seine) fueron elogiadas especialmente por su participación en diferentes proyectos de investigación destinados a mejorar el acceso de todos a los recursos y al conocimiento. El Museo Nacional del Deporte en Niza, que depende del Ministerio de la Ciudad, de la Juventud y de los Deportes, ha sido distinguido por su política de mezcla de los públicos en la oferta cultural y su presentación de las disciplinas handisport en el recorrido museográfico.

El jurado, que se reunió el pasado 5 de octubre bajo la presidencia de Vincent Berjot, Director General de Patrimonio, en presencia de las principales asociaciones de personas con discapacidad y de la sociedad civil, y de la delegada ministerial para la accesibilidad, Marie Prost-Coletta, destacó la altísima calidad de todos los expedientes de candidatura. Ha querido asociar al palmarés a los ganadores de la edición 2014: el Château de Saint-Mesmin, el Museo de Historia Natural de Toulouse y el Museo del Castillo de Mayenne, así como el Museo de Historia de Nantes - Castillo de los duques de Bretaña en una mención especial.

«Para que todos los franceses participen en la vida cultural, hay que hacer que la vida cultural sea para todos. Todo el mundo debe sentirse incluido. En mi opinión, se trata de un reto esencial, de justicia social y de cohesión nacional a la vez. Los Premios "Patrimonio para todos" muestran que nada es imposible para quien quiere hacer los lugares de cultura cada vez más accesibles a las personas con discapacidad. Todos los que trabajan en este sentido podrán contar con mi apoyo». dijo Fleur Pellerin