En este Día Mundial de la Libertad de Prensa, quiero rendir homenaje a todos los periodistas que hacen vivir la libertad de expresión en todo el mundo. Ejercen su profesión con exigencia, a veces poniendo en peligro su vida o su libertad. Por ello les debemos respeto y reconocimiento.

La libertad de prensa es una lucha que debe unirnos cada día, ya sea apoyando a los periodistas que se quieren obligar al silencio en el mundo, o acogiendo a periodistas en exilio. Estoy orgullosa de llevar esta lucha con el refuerzo del secreto de las fuentes de los periodistas y la protección de los denunciantes a través de la propuesta de ley que examinaremos a finales de mes en el Senado.

La libertad de prensa puede vivir también lo más cerca posible de los ciudadanos. En este sentido, acaba de crearse el primer fondo de apoyo perenne a los medios de información social de proximidad. Al igual que el Bondy Blog, el más conocido de ellos, son decenas en nuestros barrios, en nuestros pueblos, que proponen una información diferente producida con mayor frecuencia con la participación de los habitantes. Me complace asociarlos a este Día Mundial de la Libertad de Prensa.