Cita muy apreciada por los franceses, con una frecuentación cercana a los 12 millones de visitantes cada año, las Jornadas Europeas del Patrimonio, de las cuales la 33eme edición tendrá lugar los próximos 17 y 18 de septiembre sobre el tema «Patrimonio y ciudadanía», permiten un acceso muy amplio a nuestro patrimonio para todos los públicos, incluso aquellos que no están acostumbrados a frecuentar las instituciones culturales. En este período en que la afirmación de los valores republicanos y democráticos es esencial, es importante recordar que el patrimonio es a la vez un símbolo de la ciudadanía y un lugar donde puede ejercerse y reforzarse.

Esta alta frecuentación implica por parte de los responsables de los sitios, públicos y privados, y de los poderes públicos, una atención muy particular a las condiciones de seguridad del público, reto importante en el contexto actual.

En este sentido, los servicios del Ministerio de Cultura y Comunicación y del Interior han llevado a cabo en los últimos meses acciones de evaluación de riesgos y de sensibilización a la amenaza en las instituciones patrimoniales, en consonancia con la misión confiada por el Primer Ministro al prefecto Hubert Weigel, encargado de una misión sobre la seguridad de las manifestaciones culturales.

En todo el país, los servicios del Ministerio del Interior (policía, gendarmería, bomberos) y del Ministerio de Defensa (Centinela) mantienen contactos con los gestores de los principales lugares afectados, para encontrar el equilibrio más justo entre la seguridad indispensable de los lugares de visita y el respeto del objetivo de apertura de las Jornadas Europeas del Patrimonio.

Se hace todo lo posible para que las Jornadas Europeas del Patrimonio sigan siendo una manifestación cultural, festiva y popular, que permita descubrir y hacer amar la riqueza y la belleza de nuestro patrimonio.