Fleur Pellerin, ministra de Cultura y Comunicación, y sus homólogos Monika Grütters (Alemania) y Dario Franceschini (Italia) enviaron el lunes 7 de diciembre una carta a la Comisión Europea en la que le instaban a presentar lo antes posible un reglamento para luchar contra la importación ilícita de bienes culturales en la Unión Europea.

Al destruir y saquear los sitios arqueológicos de Irak y Siria, los terroristas no sólo atacan el patrimonio de la humanidad y el alma de esta región, cuna de nuestra civilización, sino que también financian los crímenes abyectos perpetrados en OrienteOriente como en Europa. Para los tres ministros, la Unión Europea debe actuar con firmeza contra el tráfico de bienes culturales, en nombre de sus valores y por su seguridad.

Dirigida a los Comisarios europeos Pierre Moscovici, Comisario de Asuntos Económicos y Financieros, Fiscalidad y Aduanas, y a Tibor Navracsics, Comisario de Educación, Cultura, Juventud y Deporte, su correo pide la creación de un instrumento jurídico europeo para controlar los bienes importados, como existe para proteger los bienes culturales de los Estados miembros a la exportación. Este nuevo instrumento contribuiría a cortar esta fuente de financiación crucial para los grupos terroristas.

Esta medida es la extensión europea de una reforma que Fleur Pellerin llevó en el marco del proyecto de ley libertad de creación, arquitectura y patrimonio, aprobado por la Asamblea Nacional en primera lectura el 6 de octubre de 2015, que prevé la introducción de un control aduanero de la importación de bienes culturales en el Derecho nacional, de conformidad con el informe presentado por Jean-Luc Martínez, Presidente-Director del Museo del Louvre, a petición del Presidente de la República.

Para la Ministra, "la Unión Europea tiene un papel esencial que desempeñar para proteger el patrimonio amenazado y luchar contra el tráfico de bienes culturales. La iniciativa tripartita debe ser el primer paso de una iniciativa europea ambiciosa", una iniciativa que se compromete a alimentar con sus homólogos con vistas a presentar propuestas a la Comisión Europea en los próximos meses.