Eddy Louiss nos dejó a los 74 años. Un gran hombre del jazz se marcha.

Durante más de cincuenta años, con una generosidad y un auténtico sentido de compartir, habrá llevado los ritmos y los colores de esta música.

Había debutado en la orquesta de su padre, el trompetista martiniqués Pierre Louiss, antes de convertirse en un músico completo, a la vez organista, cantante y pianista. Un músico radiante que ha aportado su frescura a numerosas formaciones y artistas prestigiosos.

Su huella de organista está grabada en las grabaciones de Claude Nougaro - fue su cómplice durante trece años - pero también Stan Getz y Kenny Clarke, Jane Birkin y Henri Salvador, Michel Petrucciani y Richard Galliano.

Expreso mi apoyo a su familia y a todos sus admiradores.