El domingo 1 de marzo de 2015, unos ladrones robaron una quincena de objetos de arte conservados en el museo chino del castillo de Fontainebleau.

 

Los ladrones entraron a la fuerza poco antes de las 6:00.

 

El Museo Chino es uno de los lugares más seguros del castillo, con alarmas y cámaras de vigilancia, cuyo funcionamiento ha reducido el tiempo de intrusión a 7 minutos.

 

Alertada por los responsables de guardia del castillo, la policía se dirigió al lugar y puso en marcha una investigación.

 

Los objetos robados, reunidos por la emperatriz Eugenia en su museo chino en 1863, provienen a la vez del reino de Siam y de China. Entre ellas, la corona del rey de Siam, ofrecida por los embajadores de Siam a Napoleón III durante la visita oficial de 1861, un mandala tibetano y una quimera china de esmalte compartimentado del reinado de Quianlong (1736-1795).

  

Las fuerzas de policía, en particular la Oficina Central de Lucha contra el Tráfico de Bienes Culturales (OCBC), el Ministerio de Cultura y Comunicación y el Castillo de Fontainebleau hacen todo lo posible para que estos objetos, perfectamente identificados, encuentran rápidamente su lugar en las colecciones nacionales.