En una declaración conjunta publicada el 20 de noviembre de 2015, una semana después de los trágicos atentados que afectaron a París y Saint-Denis el pasado 13 de noviembre, los Ministros de Cultura de los Estados miembros de la Unión Europea, el Comisario europeo de Cultura y la Presidenta de la Comisión de Cultura del Parlamento Europeo afirman su ambición por la cultura en Europa y su determinación de combatir, a través de ella, la barbarie y el oscurantismo.

Fruto de una iniciativa conjunta de Fleur Pellerin y de su homóloga luxemburguesa, Maggy Nagel, que presidirá el próximo 24 de noviembre el Consejo de Ministros de Cultura de la Unión Europea, la declaración obtuvo el apoyo unánime de los ministros europeos solicitados, así como de los altos responsables de la Comisión y del Parlamento Europeo.

Con esta declaración, los signatarios expresan su solidaridad con las víctimas y sus familiares, así como con el pueblo francés. Condenan la barbarie de esos actos y subrayan que, más que nunca, la cultura desempeña un papel crucial en favor de la tolerancia, la integración y el respeto del otro. Está en el centro de los valores compartidos por todos los Estados miembros de la Unión Europea.

Más que nunca, precisan, «la cultura es una de las respuestas esenciales que Europa debe oponer» al fanatismo, a la radicalización, a la xenofobia y al racismo.