Ofrecer cultura a todos es la esencia misma de toda política cultural. Por ello, Fleur Pellerin, Ministra de Cultura y Comunicación, en el Consejo de Ministros del 3 de junio de 2015, reafirmó, en la continuación del Comité Interministerial para la Igualdad y la Ciudadanía (CIEC) del 6 de marzo de 2015, la movilización de los operadores del Ministerio, de sus agentes, de las mujeres y los hombres que dan vida a sus orientaciones, así como sus primeros socios, las colectividades territoriales, en torno a cuatro ejes estructurantes que tienen por objeto favorecer el ejercicio de la ciudadanía y vivirlo juntos por la cultura.

1/ Poner la cultura al servicio de la ciudadanía y de los valores republicanosel Ministerio de Cultura y Comunicación ya ha emprendido varias acciones: lanzamiento de la convocatoria nacional para el desarrollo de los medios de comunicación de proximidad, el 14 de abril de 2015; firma de una convención para el desarrollo del servicio cívico en el sector cultural el 21 de mayo de 2015; o también lanzamiento de la convocatoria de proyecto nacional para favorecer el dominio y la práctica del francés mediante las acciones culturales, el 2 de junio de 2015. La misión de prefiguración de la agencia de la lengua francesa fue confiada el 21 de mayo a Loïc Depecker, nuevo delegado general a la lengua francesa y a las lenguas de Francia. Por último, 10 películas, seleccionadas por los valores y las cualidades que expresan, serán ofrecidas por el CNC y el Ministerio de Educación Nacional a las escuelas y colegios para el año escolar 2015/2016.

2/ Volver a situar la cultura en el centro de la educación para la juventud es la ambición conjunta del Ministerio de Cultura y Comunicación y del Ministerio de Educación Nacional, que trabaja en el desarrollo de un nuevo plan en favor de la educación artística y cultural (presentado al Consejo de Ministros del 11 de febrero de 2015). Así, a principios de abril se movilizaron 6 millones de euros para duplicar en los territorios, en colaboración con las colectividades locales, las acciones de prácticas artísticas y culturales colectivas de los alumnos. La final de la primera edición de la operación «Escuela en coro», que valoriza los coros escolares, tendrá lugar el 19 de junio.
Por otra parte, se alentará a cada escuela, colegio o escuela secundaria a establecer una asociación privilegiada con uno o varios de los 350 lugares patrimoniales y de memoria movilizados en favor de la lucha contra el racismo y el antisemitismo.

3/ Para favorecer el acceso de todos a la culturael Ministerio de Cultura y Comunicación refuerza su acción en los territorios, barrios o zonas peor atendidos por la oferta cultural. La instrucción de 21 de mayo de 2015 con el Ministerio de la ciudad tiene por objeto dotar a cada contrato de ciudad de un componente cultural que permita concentrar las acciones en materia de EAC, reforzar la presencia de los artistas y movilizar en particular a los operadores culturales nacionales y territoriales. La red de bibliotecas y mediatecas representa el primer servicio público cultural de proximidad: una reflexión sobre los horarios de apertura de estos lugares se confió el 30 de marzo a Sylvie Robert, senadora.

4/ Afirmar la diversidad cultural, a imagen de nuestra sociedad, como riqueza y reconocer la pluralidad de prácticas es un reto fundamental de la política cultural. Este es uno de los objetivos de las Jornadas de la Joven Creación, lanzadas en mayo de 2015, pero también de la consideración de las culturas urbanas, tanto por el encargo público (street-art) como en la red de conservatorios y escenas de música actual (rap, hip hop...). Es también la promoción de la diversidad y la lucha contra los estereotipos en los medios audiovisuales.

La cultura permite a todos emanciparse, construirse, abrirse, enriquecerse. Pero la cultura es también, por una práctica, una emoción compartida, un vínculo entre los individuos; es esa fuerza que los reúne, que funda la convivencia. Por lo tanto, es esencial para el ejercicio de la ciudadanía y el núcleo de los valores republicanos.

París, 3 de junio de 2015