Jean Dautremay nos dejó a la edad de setenta y dos años.

Hasta su entrada en la Comédie-Française en 1991, se había abierto un camino muy personal en el ámbito artístico, alimentado por la música y la literatura.

Experto en todos los oficios del teatro, incluso los más técnicos, este antiguo compañero de viaje de Jean Jourdheuil y de Jean-Pierre Vincent, habrá sido un actor y un director profundamente auténtico. Sus escenificaciones de Diderot o Claudel, las de la ópera, revelan un hombre honesto enamorado de todas las artes - incluido el arte de vivir.

Mis pensamientos están con su familia y sus seres queridos.