Frente a una competencia internacional feroz, Francia debe renovar sus dispositivos para atraer inversiones que permitan crear actividad y empleo, valorizando al mismo tiempo sus conocimientos técnicos. Estas medidas, que la Ministra espera que se confirmen en la continuación del debate parlamentario, permitirán atraer a nuestro territorio rodajes extranjeros de envergadura y reubicar en Francia los rodajes de obras de animación y las películas cuyo presupuesto sea inferior a 7 millones de euros.

 

Al reforzar la competitividad de sectores emblemáticos de la excelencia francesa, estas medidas contribuirán a la estructuración del sector cinematográfico y audiovisual, a la creación de empleo en nuestro territorio y a la proyección cultural internacional de Francia.