La gruta ornamentada del Puente de Arco, llamada gruta Chauvet, fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO el 22 de junio de 2014 por el Comité del Patrimonio Mundial reunido en Doha, Qatar, durante su 38ª sesión.

Presentada como propiedad cultural, la cueva Chauvet es un sitio importante de la humanidad. Alberga un conjunto de más de 1.000 dibujos que se desarrolla a lo largo de más de 400 metros representando figuras humanas o animales realizadas en la época auriñaciense, hace más de 36.000 años.

Esta creación no solo es la más antigua conocida de nuestra historia, sino que también constituye una obra maestra estética donde la inventiva se combina con un perfecto dominio técnico.

La cueva Chauvet proporciona a la investigación científica un material excepcional para el conocimiento de los hombres de este tiempo y al arte una joya cuya potencia emocional es tan fuerte hoy como en el momento de su concepción.

Un espacio de restitución de la cueva situado cerca del original, en Vallon-Pont-d'Arc, permitirá en la primavera de 2015 al público descubrir el esplendor de esta cueva descubierta el 18 de diciembre de 1994 por Jean-Marie Chauvet, Eliette Brunel y Christian Hillaire.

Esta nueva inscripción eleva a 39 el número de bienes culturales y naturales franceses inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la Unesco.