Aurélie Filippetti, ministra de Cultura y Comunicación, se enteró con tristeza de la muerte de Richard Mitou, a quien había nombrado, junto con Jean-Pierre Moure, presidente de la aglomeración de Montpellier hace un año para tomar la dirección de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático de Montpellier.

Con Richard Mitou desaparece una de las figuras más atractivas y prometedoras de la descentralización teatral.

Formado en los conservatorios de Burdeos y Montpellier y en el taller de investigación y creación de Jacques Nichet en el teatro National de Toulouse, fue uno de los animadores y creadores más prolíficos de su generación. Se recordarán durante mucho tiempo los "Histrions", texto de Marion Aubert que había puesto en escena y que debía revelar todo un colectivo de actores provenientes en buena parte de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático de Montpellier. 

Insaciable lector, jefe de compañía impenitente, estuvo en el origen de numerosas compañías mientras proseguía su carrera de actor. Su generosidad, su gusto por compartir, la transmisión y su cercanía a Ariel García Valdés, le llevó naturalmente a solicitar su sucesión.

Su nombramiento como director de una de nuestras mejores escuelas fue una muy buena noticia para toda la profesión.

Echaremos de menos su compromiso, su energía y su agudo sentido del teatro público. Aurélie Filippetti envía sus condolencias a su familia, así como a los equipos y alumnos de la Escuela Nacional Superior de Arte Dramático de Montpellier.