Aurélie Filippetti considera inaceptables las prácticas de Amazon denunciadas por la prensa estadounidense y por los profesionales alemanes. El grupo de ventas en línea ha dado un paso más. No se puede chantajear a los editores restringiendo el acceso del público a los libros de sus catálogos para imponerles condiciones comerciales más duras. Es una amenaza para los editores, pero también para los lectores y los autores, tomados como rehenes. 

Mientras que Amazon pretende derribar las fronteras entre escritores y lectores, hoy obstaculiza la difusión de ciertos libros.   Ahora bien, el libro no es un producto como los demás; es el vector de las ideas y de los pensamientos. ¡Al evitar pedidos anticipados o alargar los tiempos de espera, Amazon simplemente impide que los lectores tengan acceso a los textos de su elección!

Estas prácticas son un nuevo ejemplo del riesgo que representa la búsqueda de una posición dominante de Amazon en todos los países a costa de prácticas comerciales agresivas y destructivas de valor para toda la cadena del libro.

 La Ministra de Cultura y Comunicación desea que la Comisión Europea pueda ejercer toda su vigilancia para prevenir situaciones de abuso de posición dominante si éstas se comprobaran en Europa.

 Por otra parte, reafirma su voluntad de preservar la riqueza editorial y la diversidad de los canales de venta de libros en Francia. Este es el objeto de la propuesta de ley que regula los gastos de envío. Se trata de reintroducir las condiciones de una competencia equitativa en la venta en línea de libros.