La excepción cultural no es negociable. El mandato de negociación del proyecto de asociación transatlántica de comercio e inversión que los Estados miembros darán a la Comisión deberá reflejar plenamente esta línea roja. Este principio, reafirmado constantemente en todas las negociaciones comerciales dirigidas por la Unión Europea, sigue siendo intangible. Fue consagrado en 2005 por la Convención de la UNESCO sobre la diversidad de las expresiones culturales.

Lo que está en juego es claro: se trata de preservar las preferencias colectivas europeas y la excepción cultural, que crea las condiciones para la diversidad cultural. Por consiguiente, los servicios audiovisuales deben quedar excluidos del mandato de negociación. Los diputados subrayan que esta exclusión debe beneficiar tanto a los nuevos medios de difusión como a los antiguos.

Para los Ministros, Francia es favorable a la apertura de negociaciones con los Estados Unidos. Pero no a cualquier precio. Sobre esta base, la exclusión de los servicios culturales de las negociaciones ha dado lugar en Europa a la creación y a una industria cinematográfica y audiovisual que constituyen el núcleo de su identidad cultural y un activo importante para el crecimiento y el empleo. No venderemos la excepción cultural. »