La Ministra de Cultura y Comunicación, Aurélie Filippetti, recibe con profunda tristeza la noticia de la desaparición de Valérie Benguigui, que acaba de abandonarnos el 2 de septiembre. Esta actriz, formada en el Cours Florent y en la escuela del Teatro Nacional de Chaillot, sutil, divertida y conmovedora, era lo que se llamaba un segundo papel. Pero era un segundo papel indispensable, uno de aquellos sin los cuales no hay gran película y que la profesión había recompensado con un merecido César, este año, por su personaje de "Babou" en la película "El nombre" de Alexandre de la Patellière y Matthieu Delaporte.

Aurélie Filippetti saluda su juego en la aventura de la película "La Vérité si je mens!" y su trabajo de dirección, siempre en el registro del humor y de la comedia, que permitió a Valérie Lemercier y Charlotte de Turckheim desplegar nuevas facetas de su talento.

La Ministra desea también saludar a una mujer de gran calidad, una mujer de corazón que habrá luchado hasta el final contra la enfermedad, con una valentía admirable.