Gabriele Basilico nos dejó el 13 de febrero en Milán. Tenía 69 años.

Durante más de cuatro décadas, Gabriele Basilico habrá fotografiado la ciudad tal como es y como se desarrolla hoy, desde Milán, su ciudad natal, hasta Shanghái, pasando por Berlín, Beirut, Moscú o San Francisco.

Gabriele Basilico habrá constituido así archivos insustituibles que nos permiten comprender mejor en toda su complejidad las transformaciones incesantes de los territorios urbanos.

El público había descubierto su trabajo gracias a Francia y a la DATAR que, en 1985, le había confiado la misión de fotografiar el litoral francés y su edificio, desde la frontera belga hasta Mont-Saint-Michel.

Artista y testigo de nuestro tiempo, su mirada sobre la ciudad, sus espacios habitados como sus terrenos baldíos, se convertirá en nuestro. Fue uno de los que nos enseñó a ver.