Premio Medici y Gran Premio de la novela de la Academia Francesa, Camille Bourniquel fue también un destacado crítico de arte, que sabía compartir maravillosamente su experiencia de la belleza.

Novelista y poeta, el amigo de Marc Chagall, de Jean Bazaine y de Jean Le Moal, fue también durante casi veinte años el director literario de la revista Esprit, fundada a principios de los años treinta por Emmanuel Mounier. Al hombre de las letras no le gustaban las torres de marfil. Según él, el intelectual tenía el deber de participar en el gran debate de su tiempo y defender lo que le parece justo. A este respecto, Camille Bourniquel era de los que muestran brillantemente el ejemplo.