Después de casi diez años de negociación, el decreto de ampliación del convenio colectivo de la producción cinematográfica, concluido el 19 de enero de 2012, se ha firmado hoy 1 de julio y se publicará en el diario oficial. Entrará en vigor el 1 de octubre de 2013.

Conforme al compromiso asumido por Michel SAPIN, Ministro de Trabajo, Empleo, Formación Profesional y Diálogo Social, y Aurélie FILIPPETTI, Ministra de Cultura y Comunicación el pasado 14 de marzo, esta extensión permite dotar a este sector esencial de la creación francesa, portador de proyección cultural, de competitividad y de empleo en nuestro país, de un marco común de regulación social en beneficio de los asalariados y de las empresas, como han sabido hacer los cuasitodos los ramos profesionales (el 97 % de los trabajadores están cubiertos por un convenio colectivo en Francia).

Para tener en cuenta el impacto de este convenio colectivo en las producciones cinematográficas más frágiles, como han subrayado los trabajos del Defensor del Pueblo Raphaël Hadas-Lebel, los ministros han fijado la fecha de efecto de la orden de ampliación para el 1 de octubre de 2013, permitiendo que se celebre una cláusula adicional antes de dicha fecha, modificando determinados parámetros del convenio colectivo para tener mejor en cuenta la situación de las películas económicamente más frágiles.

Por consiguiente, los Ministros hacen un llamamiento solemne a los interlocutores sociales para que prosigan, con espíritu de responsabilidad, el diálogo a fin de concluir esta cláusula adicional.

El objetivo es que estas modificaciones puedan entrar en vigor el próximo 1 de octubre, al mismo tiempo que el convenio colectivo ampliado. La Dirección General del Trabajo y el Centro Nacional de Cine e Imagen Animada aportarán cada uno su apoyo para la preparación y la celebración de una nueva comisión mixta paritaria en los próximos días.

Por otra parte, la Ministra de Cultura y Comunicación afirma muy claramente la voluntad del Gobierno de hacer evolucionar de aquí a finales del año, apoyándose en los trabajos de las asambleas para la diversidad del cine, los dispositivos de apoyo al cine para que contribuyan de manera más fuerte a la preservación de la diversidad de la producción cinematográfica, en particular reforzando la financiación de las películas económicamente más frágiles.