La ministra de Cultura y Comunicación reafirma su ambición por el libro y la lectura en Francia. Desde que asumió el cargo, ha querido reunirse con los profesionales del sector, y en particular con los libreros, editores y autores. Los retos que afectan a este sector son, en efecto, importantes y suponen un pilotaje renovado de la política del libro y de la lectura.
En caso necesario, el Ministerio también actuará como mediador entre los autores, los editores, los difusores y el conjunto de los agentes del sector.
En este contexto, la reforma de las comisiones y de los dispositivos de apoyo del Centro Nacional del Libro, definida hace algunos meses y que debía entrar en vigor el 1 de enero de 2013, no puede aplicarse sin tener en cuenta las nuevas orientaciones del Gobierno. Puesto que esta reforma es cuestionada, es necesaria una concertación previa.
La Ministra pidió al Presidente del CNL que suspendiera la reforma. En septiembre se organizarán reuniones de trabajo y una concertación bajo los auspicios del Ministerio de Cultura y Comunicación.