La cuenca minera de Nord-Pas-de-Calais fue inscrita en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO el 30 de junio de 2012, durante la 36ª sesión del Comité del Patrimonio Mundial reunido en San Petersburgo, Rusia.

Con esta inscripción, el Comité del Patrimonio Mundial reconoce el valor
universal y excepcional de este paisaje a la vez cultural, industrial
y social que rinde homenaje al mundo desaparecido de la mina.

La cuenca minera Nord-Pas-de-Calais es una cuenca minera que se extiende sobre
120 km y atraviesa los departamentos del Norte y del Paso de Calais. Se puede
leer todavía hoy los estigmas de la actividad minera si presente en la
memoria colectiva de la región pero también de toda la nación francesa.
Escombreras, pozos de minas, caballetes, instalaciones de tratamiento y
transporte del carbón, ciudades obreras con sus escuelas, sus dispensarios,
forman un paisaje particular creado por y para la mina.

Hoy da testimonio de la vida y del trabajo de generaciones
de obreros, venidos muchas veces de más allá de las fronteras, para participar en la
crecimiento y reconstrucción del país.

Aurélie Filippetti se alegra de que la UNESCO consagre una memoria, la del
mundo del trabajo y del mundo industrial, como parte integrante de nuestro
patrimonio colectivo.

La ministra de Cultura y Comunicación recuerda el lugar
esencial que debe encontrar el patrimonio industrial en la historia y desea
hacer de la valorización de este patrimonio una de sus prioridades.

Esta nueva inscripción eleva a 38 el número de bienes culturales y naturales
franceses inscritos en la Lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO.