Es un evento inédito en el mundo de los premios literarios. El primer Goncourt de los detenidos, que fue entregado el 15 de diciembre a Sarah Jollien-Fardel, constituye una iniciativa original destinada a favorecer la lectura en el medio carcelario como vector de inclusión social.

Regine_Hatchondo_presidente_CNL

El primer premio Goncourt de los detenidosque se puso en marcha el pasado mes de septiembre, dio la oportunidad a cerca de quinientos detenidos de 31 centros penitenciarios de sumergirse en la lectura de los quince autores seleccionados por la Academia Goncourt. Este evento, lanzado en el marco del año de la lectura declarada «gran causa nacional»contribuye al compromiso de los Ministerios de Justicia y de Cultura para desarrollar la acción cultural en los centros penitenciarios y para favorecer la lectura en medio carcelario como vector de inclusión social. Fue entregado el jueves 15 de diciembre a Sarah Jollien-Fardel para el libro Su favorita.

Este premio, creado bajo el alto patrocinio de la Academia Goncourt, está a cargo de los servicios penitenciarios del Estado y del Centro Nacional del Libro. Entrevista con Régine Hatchondo, presidenta del CNL.

El Premio Goncourt - el premio literario más prescriptor en Francia - conoce numerosas variaciones: premio Goncourt de los estudiantes de secundaria, de la primera novela, de la nueva... ¿Por qué has lanzado hoy un Goncourt de presos?

En el marco de la lectura declarada «gran causa nacional» y habida cuenta del deseo del Presidente de la República de posicionar la lectura desde el punto de vista de la inclusión social, nos preguntamos sobre el lugar de la lectura en los centros cerrados, centros de detención y centros de detención.

Los detenidos, debido a su confinamiento y a su aislamiento del mundo exterior, salvo a través de las visitas, pueden sentirse desconectados de la actualidad. Ahora bien, el regreso literario es un acontecimiento importante, uno de los más cubiertos de la vida cultural y nos parecía interesante contemplarlo bajo un prisma inédito: el de una persona en situación de privación de libertad. Así fue como surgió la idea de crear un Goncourt para los detenidos.

Luego fuimos a ver la Academia Goncourt que nos ha reservado una acogida formidable en particular Philippe Claudel (el Secretario General ndlr) que ha enseñado durante mucho tiempo el francés en la cárcel y por lo tanto tiene una sensibilidad particular sobre los talleres de escritura y lectura. Discutimos el tema con el Ministerio de Cultura y el Ministro de Justicia y el entusiasmo fue general, el premio Goncourt de los detenidos fue lanzado en Nancy (en septiembre pasado ndlr) en el marco del festival del Libro en la plaza. 

Antes o después de la lectura de los libros, los miembros del jurado se reunieron con académicos o autores. ¿Qué fue lo que salió de esos intercambios?

Fuimos al centro de detención de Nancy con cinco miembros de la Academia Goncourt que dialogaron con detenidos que habían manifestado su deseo de seguir a este Goncourt de los detenidos. Los académicos les han preguntado qué les aporta la lectura. En sus respuestas estaba el deseo de escapar, de «salir de sí», de su «obsesión», de pensar en otra cosa. Algunos han subrayado también que la lectura les da «esperanza», en espera de su juicio o de su salida. Muy claramente, la lectura les parece una «esclusa para ellos», tanto más cuanto que esta vuelta sobre sí misma se sitúa en un contexto concreto muy particular, donde la cuestión de los ruidos vuelve a menudo, el ruido de las llaves, de las puertas, de las voces...

Del lado de los autores, se ve a diario: ¡son muy entusiastas! Para ellos tampoco es a menudo la primera experiencia en prisión y no hemos tenido problemas para montar los encuentros, ya sea en visio o en real.

En el plano de la reinserción, ¿qué puede aportar a los detenidos esta entrega del premio Goncourt?

La lengua, las palabras, son los primeros de los fundamentales. Hay que comprender lo que se nos dice y lo que se escribe, saber expresarse para defenderse bien y convencer. El dominio de la lengua, la comprensión de la finura lingüística, el sentido de los matices, la expresión oral son los primeros factores de libertad. Esta experiencia inédita sólo puede ser positiva cuando se sale de un período de prisión o se está a la espera de juicio.

El retorno literario es - entre otras cosas - una ventana a nuestro mundo. Este año, por ejemplo, tenemos entre los quince finalistas, varias obras evocan, directa o indirectamente, Rusia, la violencia intrafamiliar, hechos diversos, el duelo... Es un reflejo de nuestras preocupaciones colectivas. Esta inclusión social es en realidad una inclusión en lo real.

Los detenidos destacaron que la lectura les daba «esperanza»

El Premio Goncourt a los Reclusos se inscribe más ampliamente en un programa de acciones destinadas a desarrollar la lectura en la cárcel. ¿Qué otras acciones están ayudando a establecer el resto del año?

Son proyectos variados: por ejemplo, hay un apoyo a la adquisición de obras para enriquecer la oferta editorial de las bibliotecas de prisión. El proyecto Leer para salir ha permitido dotar a las salas de espera antes de la visita de libros para niños, ya que éstos suelen estar ansiosos antes de encontrar a un familiar detenido. Hemos desarrollado lectura de ciencia ficción con acompañamiento musical, por no hablar de talleres de escritura y lectura.

El tejido asociativo trabaja a diario y desarrolla numerosos proyectos en las cárceles cada año. Estos proyectos son financiados por el CNL que sigue, evalúa sobre el terreno los dispositivos aplicados y visita las restituciones de talleres.

La lectura ha sido declarada «gran causa nacional» del año 2022 por el Presidente de la República con numerosas acciones puestas en marcha. ¿Qué balance hace de este año que acaba?

bibliotheque_enfant_qui_lit_avec_maman.jpg

En las escuelas se han celebrado cerca de 600 reuniones de autores y 150 residencias de autores de seis medias jornadas al mes, lo que demuestra que existe una necesidad real. Los estudiantes, independientemente de su edad, se dan cuenta de que un autor está allí, les habla del mundo en el que estamos. Estos dispositivos, que pueden crear clic y eliminar complejos, funcionan y se espera duplicar su número el próximo año.

También podría hablar del desarrollo de nuestros tres eventos fuertes: Partir en libro y la Noche de la lectura, donde se han aumentado mucho las lecturas en voz alta y la implicación de las bibliotecas, pero también «el cuarto de hora de lectura» que ya existía en la escuela pero que se quiere hacer nacional y para todos. El CNL se acerca así al mundo de la empresa para que el 10 de marzo cada uno deje de lado su móvil durante un cuarto de hora para leer un libro.

Además de los detenidos, ¿hacia qué otros públicos alejados de la lectura multiplicaron las iniciativas?

Realizamos un conjunto de acciones para sacar los libros de los estantes y llevarlos lo más cerca posible de los franceses, por ejemplo, con lecturas en voz alta o en las salas de espera de los centros de PMI, lo que hace bajar el estrés de los padres y los bebés. Hemos trabajado en los Ehpad con la organización, con el grupo SOS, de lecturas transgeneracionales por estudiantes de secundaria de cuarto y tercero que fueron a leer a las personas mayores textos preparados previamente. Hemos creado bolsas de libros con la asociación Bibliotecas sin fronteras para jóvenes migrantes. Estas bolsas fueron preparadas por los otros estudiantes de la clase para un consejo de par a par que da ganas de leer y aprender francés.

El protocolo Cultura-Justicia estructura la acción cultural en medio penitenciario

Desde 1986, los Ministerios de Justicia y Cultura están asociados a través un protocolo de ámbito regionalen la mayoría de los casos en forma de acuerdos tripartitos firmados entre los drac, los disp (dirección interregional de servicios penitenciarios) y los dirpjj (dirección interregional de protección judicial de la juventud).

Esta asociación interministerial tiene por objeto afirmar el lugar fundamental de la cultura en la atención de las personas bajo custodia judicial, ya sea en un entorno abierto para el conjunto de medidas alternativas al encarcelamiento; o en régimen cerrado para las personas acogidas en los establecimientos penitenciarios. Por consiguiente, formaliza los principios de la acción cultural en el medio penitenciario con la programación de actividades en todas las disciplinas.

Después de tres primeros protocolos en 1986, 1990 y 2009, un cuarto se firmó en marzo pasado con cuatro grandes objetivos. El primero defiende una oferta artística y cultural pluridisciplinaria exigente y de gran calidad en todos los establecimientos penitenciarios de Francia y de ultramar. Un segundo objetivo es favorecer vínculos estrechos entre el interior y el exterior, garantizando la inscripción de los beneficiarios en las ofertas culturales de su territorio y fomentando la difusión al exterior de las producciones artísticas realizadas en prisión. Un tercer aspecto es la necesidad de dotar a todos los establecimientos penitenciarios de espacios para las prácticas culturales con una biblioteca en cada establecimiento, lugares de difusión de películas y salas adaptadas al espectáculo vivo.

Por último, el último objetivo reafirma la importancia de la formación y la profesionalización de todo el personal del Ministerio de Justicia, incluidos los supervisores, los intervinientes y los beneficiarios. En este contexto, una nueva convención fue firmado en septiembre pasado entre el Ministerio de Cultura y Escuela Nacional de Administración Penitenciariauna de las cuatro escuelas del Ministerio de Justicia. Prevé módulos de formación cultural para el futuro personal penitenciario y la organización de residencias artísticas en el seno de la escuela, situada en Agen.