Discurso de Frédéric Mitterrand, Ministro de Cultura y Comunicación, con motivo del homenaje al diálogo de las lenguas y de las culturas entre Francia y el mundo árabe y las insignias de la Orden de las Artes y las Letras en Khadija AllamiSa, Marwan Rashed, Maïssa Bey, Elias Sanbar, Jordi Savall y Montserrat Figueras

Señoras y Señores Embajadores:
Señoras y señores:
Queridos amigos:

Probablemente habrás notado en tus tarjetas de invitación esta tarjeta
de Al-Idrisi, el geógrafo de la corte de Roger II de Sicilia, que le presenta
un mundo invertido en nuestros planisferios usuales. Las dinámicas políticas
noticias que animan hoy una parte del mundo árabe nos incitan,
Creo que estamos revisando nuestras perspectivas.

En estos tiempos en que se habla de «primavera árabe», es más que nunca
tiempo para hablar de puentes de nuevo. La esperanza suscitada de un acercamiento
reforzado entre nuestras dos orillas pasa también por el de sus creadores,
de sus escritores, sus habladores, sus artistas, sus
músicos. Las dinámicas culturales entre Europa y el mundo árabe
forman parte del corazón vivo de nuestras relaciones, y hay que reafirmarlo
hoy.

Los puentes están ahí para conjurar el resurgimiento de lo que Julien Gracq
en La Orilla de los Sirtes llamaba el Farghestan - de todos los
Farghestan, esos Leviatán del Otro que salen del mar de nuestros
imaginarios.

Rendir homenaje a personalidades que contribuyen
notable al diálogo cultural entre Francia, Europa y el mundo
es también recordar que estos puentes solo existen en la
materialidad del intercambio.

Doy las gracias al Colegio Internacional de la traducción literaria de Arles y
el Instituto Francés de unirse a nosotros para este homenaje, para una
presentación de los trabajos de la Fábrica de Traductores, que acaba de cerrar
su sesión franco-árabe. Dándonos acceso a la creación del otro, la
traducción es una de las mejores armas contra el aislamiento;
siempre ha sido una de las condiciones para la creación de un espacio público
común. A vosotros que estáis destinados a convertiros en traductores profesionales,
diría que la traducción es sin duda una de las mejores artesanías -
con el que te haces cuerpo con lo más íntimo de una cultura: su
manera de transmitir con palabras el concepto y la emoción.

Querida Khadija Al Salami:
Una joven procedente de un medio pobre y conservador de Yemen, que
pasa su infancia en los barrios populares de Sanaa durante la
guerra civil, conoce el matrimonio forzado, el divorcio y la cárcel, antes de
a los dieciséis años y medio para estudiar cine en Washington y
Los ángeles. Se convierte en directora y luego en escritora. Es la historia de
¡Llora, oh reina de Saba! Tu primer libro, que escribes con tu
marido. También es la historia de su vida.

La de una directora, en primer lugar, que se instala en Francia en 1986, y
cuyas imágenes están al servicio del derecho de las mujeres - y
Primera película, Mujeres en Yemen, 1990, cuando solo tienes 24
años. Hasta Amina, que usted presenta en París en 2006,
como una niña los temas de la prisión, la amenaza de la
pena de muerte; una película palanca, también, ya que la conciencia que tiene
promovida en favor de los derechos más elementales de las mujeres ha permitido
de contemplar la redención y la liberación de la joven en una
sociedad en plena mutación. Esta lucha contra las injusticias, seguís
a dirigirlo hoy: actualmente estáis preparando un largometraje sobre el
matrimonio precoz. Entiendo que acabas de terminar un rodaje
sobre el papel de la mujer en los cambios profundos que están experimentando
en su relación con el régimen político, pero también
frente a la opresión familiar y social.

Sin embargo, su compromiso con la justicia y la defensa de los derechos sabe
también abordar otros temas igualmente esenciales. Creo
especialmente a su Bestia Destructiva, su documental producido por la
televisión yemení sobre la corrupción, que acaba de ser difundido por Al
Arabiya. Seleccionada en el festival de Dubai, esta película que aborda un problema
importante que está lejos de afectar a su único país también acaba de ser
nominado, en el festival internacional de televisión de Montecarlo, por el
próximo premio internacional de la Unión Radiofónica y Televisiva
Internacional del documental de autor - un premio que me es querido, porque he tenido
el honor de presidir el jurado. Un proyecto que merece ampliamente esta
reconocimiento, por el que arriesgaste el arresto en medio
rodaje, para finalmente llegar a negociar con las fuerzas de seguridad
la idea de que podría beneficiar a una sociedad en pleno trabajo sobre sí mismo.

Hoy es una mujer que representa la cultura yemení en Francia,
donde fundó el Centro Cultural de Yemen. A pesar de los disturbios
conocen su país, la consejera en París para la cultura y para la
la prensa que eres no ha interrumpido su programación.

Continúa organizando exposiciones sobre Yemen, que recorren los
ciudades de Francia, para dar a conocer un país de patrimonio
extraordinario, del Hadramaut a las casas de Saná, y cuya imagen
exterior todavía está demasiado sujeta a prejuicios. Los artistas yemeníes
que usted invita a Francia se presentan cada año en un ritmo
sostenidos de manifestaciones que no tiene intención de romper. Este
meses, usted viene por ejemplo, de organizado en el Louvre un seminario sobre
arqueología en Yemen, en colaboración con arqueólogos franceses,
sobre el trabajo del bronce entre la Arabia feliz y el mundo greco-romano,
y una exposición se perfila en el horizonte 2013. Con el Louvre siempre, usted
cooperación de fondo para la formación de
profesionales yemeníes en la esfera de la conservación y la
restauración.
En el mundo de las imágenes y de los libros, habéis trabajado al servicio de la
causa de la mujer y la democracia - valores cuya defensa
más actual que nunca. Como protagonista de la cooperación cultural
nos muestra a todos, con su compromiso y su perseverancia,
que el entendimiento mutuo es una obra a largo plazo sobre
que no debemos ceder.

Por todas estas razones, me siento especialmente feliz, en nombre de la
República Francesa, para entregar las insignias de caballero en
la Orden de las Artes y las Letras.

Querido Marwan Rashed:
En los palimpsestos de nuestras identidades cruzadas, la figura de Aristóteles es
probablemente la más convocada cuando se quiere evocar la circulación
textos entre el mundo europeo y el mundo árabe. De Córdoba a
Bizancio pasando por el Monte San Miguel, la transmisión del corpus y
de sus interpretaciones sigue atormentando las memorias comunes - deja
ser capaz de suscitar, aún hoy, controversias que
sobrepasan por su repercusión el único círculo de los especialistas. A este padre
fundador que fascina desde el siglo IV antes de nuestra era, debe
haber elegido dedicar su vida de investigador a la circulación de
la herencia griega, que nuestra historia de la filosofía, en Europa, tendrá bien
a menudo fantaseado en monolito atemporal que la astucia de la historia nos
durante una larga noche en un momento árabe de la
pensamiento. De esta herencia y de su transmisión, sois precisamente uno
de los muy raros expertos en Francia capaces de rastrear
fluctuaciones, influencias cruzadas, es decir, la historicidad, en el más listo
de los dos idiomas que tomaron prestados: griego y árabe.

Después de su khâgne del Liceo Louis-le-Grand, la Escuela Normal
superior abre sus puertas en 1991. Después de su agregación de
letras clásicas, es en Alemania, en la Universidad de Hamburgo, que
redacta su tesis doctoral sobre Aristóteles en Bizancio, desde el siglo IX hasta
siglo XV.

Después de algunos años en el CNRS en el Centro de Investigación del Pensamiento
antiguo, usted es nombrado profesor en la Escuela Normal en 2005, a los 35 años,
una edad muy joven para esta prestigiosa función. Desde el claustro
republicano de la Montaña Sainte-Geneviève, usted propone un
enseñanza única en su género: el de la filosofía griega y
la filosofía árabe en el mismo púlpito.

En el lento trabajo de idiomas y traducciones en el corpus
Aristotelíco, usted reconoce cómo, bajo la multiplicidad de las lenguas,
se expresa la lengua única de la razón humana. De esta profunda
convicción teórica, usted hace un campo de investigación práctico, en usted
haciendo el arqueólogo de nuestra identidad común, de la poesía de
presocráticos a la filosofía de la época mameluca.

De esta transmisión de la herencia griega, retenéis que está lejos de ser
un largo río tranquilo: cada autor árabe fue a buscar en el
patrimonio griego lo que le interesaba para un proyecto que le era actual. Ayer
como hoy, traducir un texto es devolverle vida - y la herencia
árabe no es una excepción.
A pesar de lo que nuestro acceso a los textos de filosofía griega debe a su
transmisión en árabe, hay que constatar que los textos
filosóficas en árabe son todavía demasiado poco estudiados o incluso editados. a
este desfase que a veces parece tanto un olvido científico como un
negación de la deuda, te gusta sensibilizar a sus estudiantes recordándoles el
paradoja del Mentiroso: hay docenas de tratados árabes sobre la cuestión
que se han abordado muy raramente, mientras que los estudios consagrados
las tres únicas alusiones griegas a este argumento son legión.

Cuando usted deja el scriptorium, es a menudo para comprometerse en
debates contemporáneos sobre nuestro informe de europeos a la cultura árabe
clásico. En estas controversias, usted se opuso tanto a la
constitución del Árabe como el Otro que a su identificación con una especie de
precursor plana. En su concepción de la cultura árabe como un
entre otros de la cultura humana, usted reclama
claramente del universalismo. Porque ustedes siempre han sido feroces
contrario a cualquier tipo de folklorización, ya sea positiva o
negativas. En esto sigues los pasos de tu padre, que desarrolló
de 1970 a 2000, en el CNRS, una escuela de historia de
matemáticas árabes de renombre internacional, cuyo objetivo era
precisamente de romper con el orientalismo ambiente que desplegó su reinado
hasta en este campo de estudio, en detrimento de un universal que pertenece
a todos. De esta convicción os habéis reivindicado siempre, en
investigación como en sus posiciones públicas.

Porque su historia de la filosofía griega y árabe se desarrolla
en el corazón de la carta y de la traducción, en la carne misma del texto de nuestros
herencias cruzadas, porque sus compromisos siempre han sabido mantener
la exigencia de lo universal común frente a las alteraciones fáciles, querido Marwan
Rashed, en nombre de la República Francesa, te nombramos Caballero
en el orden de las Artes y las Letras.

- Lectura en francés de Catherine Bonjour, traductora de Abu Hamid Al-
Ghazali (El acceso a lo divino a través del conocimiento del alma)
- Lectura en árabe de Ramia Ismail, traductora de Marguerite Duras (La
Enfermedad de la muerte)

Querida Maïssa Bey:
El escritor argelino que eres ha sabido hacer fructificar como persona este
que Kateb Yacine llamaba de una bella expresión «botín de guerra»
para todos los que habitan esta tierra que fue también la de Camus: la
lengua francesa.

Este es su padre, el maestro en Ksar el Bujari en la región de Medea,
que os lo enseña incluso antes de ir a la escuela. Este anclaje
lingüística le llevará hasta el Liceo Fromentin de Argel y sus estudios
universitarios en el campo de las letras francesas, que se convertirán en
el objeto de su enseñanza.

Su padre es también la historia de un drama imborrable, la de la tortura
luego de su ejecución durante la guerra de Argelia, mientras que
que siete años. El recuerdo de este drama, lo haréis renacer
magistral, a puerta cerrada de un vagón de pasajeros en Escuche
usted en las montañas. Más recientemente, la marca indeleble del hecho
colonial te inspiró Piedra Sangre Papel o Ceniza, un fresco
poética magistral sobre 132 años de colonización francesa, que le vale el
Gran Premio de la Novela francófona del Salón Internacional del Libro de Argel,
y que fue adaptada al teatro por Jean-Marie Lejude con el título
Madame Lafrance.

Sin embargo - y recuerdo la entrevista que me diste
para una emisión de France Culture -, la obra de Maïssa Bey no es
una obra del resentimiento: se presenta ante todo como una
investigación sobre la historia de nuestros dos países, sus vínculos, sus heridas. Yo
te cita: No denuncio nada, simplemente digo, no mi verdad
sino una verdad. ¿Cómo podría condenar algo
cuyo producto soy yo... »

Las heridas de las que habla son también las de la violencia de la
La sociedad argelina sumida en la guerra civil, en Al principio
fue el mar, que marca en 1996 su entrada en la literatura, en Noticias
de Argelia, que recibe en 1998 el Gran Premio de la Nueva Sociedad de los Pueblos
de Letras, o en su última novela, Ya que mi corazón está muerto, en
la memoria de una madre que perdió a su hijo asesinado. Heridas,
también, de una generación dividida entre tradición y modernidad, como
en Azul, blanco, verde, adaptado también al teatro por la compañía El
Ajouad. Una Argelia donde las mujeres sufren la violencia de los hombres,
como en Esta chica allí, que recibe el Premio Marguerite Audoux. Tanto
de obras que jalonan el recorrido de una obra mayor de la literatura
argelina de habla francesa, marcada por la exploración de sí mismo y
de nuestras contradicciones, contra el silencio y el olvido.

Querida Maïssa Bey, del poder de la lengua, siempre has tenido la preocupación
de su transmisión. En vuestra ciudad de Sidi Bel Abbès, habéis creado
2000, una asociación cultural, «Palabra y escritura», donde las lecturas
públicas son reinas. Desde 2005, la asociación dispone de
biblioteca que se ha convertido en un verdadero espacio de expresión en la
ciudad. Ha sabido conciliar magistralmente este compromiso de
terreno, en paralelo a una vida de madre, y de una obra que continúa
construir, donde intentan exorcizarse con dulzura y pudor las violencias
de nuestras memorias.

Por todas estas razones, me siento especialmente feliz, en nombre de la
República Francesa, entregar las insignias de Oficial en orden
de las Artes y las Letras.

- Lectura en árabe de Dina Mandour, traductora de Gilles Lipovetsky (La
tercera mujer)
- Lectura en francés de Marie Charton, traductora de Ghada Abdel Aal
(Ayza atgawwez/ Buscando marido desesperadamente)

Querido Elias Sanbar:
«Y la tierra se transmite como la lengua», escribía Mahmoud Darwich.
Esta fórmula del poeta palestino desaparecido, podría ser la suya - no
no solo porque usted es el traductor al francés, sino también
porque dice algo de su relación con el mundo y de sus
compromisos plurales.

El compromiso militante, en primer lugar, de un hombre que
ahora cuarenta años una lucha por los derechos de un pueblo. Es
la historia de una familia expulsada de Palestina a finales de los años 1940
como muchos otros, y que se va a instalarse en Líbano. Una Nakba vivida
cuando sólo tenías un año, un recuerdo enterrado,
intentar toda vuestra vida reconstruir. Vuestro padre supo transmitiros,
en el recinto familiar de su infancia beirutina, su altruismo
profunda y su oposición a todos los autoritarismos. Esto es, sin duda, lo que
dará a su lucha un giro singular

Comprometido con el movimiento de resistencia nacional, partirá hacia
París en 1969, donde usted continúa los estudios que le llevarán a
enseñanza del derecho internacional, especialmente en París VII, Líbano
y a Princeton. Esta venida a Francia os ha hecho palestinos de
París profundamente ligado a un ambiente intelectual y artístico parisino donde
encuentra a tus amigos Jean-Luc Godard que siempre has admirado
trabajo sobre la imagen, Gilles Deleuze o Jean Genet, y también Jérôme
Lindon.

Precisamente él acoge en 1981, en las Ediciones de Medianoche, la
Revista de estudios palestinos de la que usted es cofundador, y
va a ser el editor en jefe. Entonces se dibuja para usted un
compromiso hecho de la escritura. Además de sus magníficas traducciones de
Mahmoud Darwich en francés - a través de no menos de quince
colecciones y antologías -, usted va, en el impulso de la Revista, multiplicar
los ensayos, desde Palestina 1948, la expulsión en 1984, pasando por las
libros que publicas con Farouk Mardam-Bey, ediciones Actes
Sur, cuya casa contribuye tanto a la difusión de las
Francia; hasta el reciente Diccionario amoroso de Palestina (2010),
que refleja en su forma por definición fragmentada, cito,
«el estallido del verdadero palestino». Un diccionario cuyo humor no es
no ausente, donde la pérdida llega a ser estimulante, donde las travesuras despiertan de
la ausencia, donde el niño cristiano de Haifa que le habían descrito, por
ejemplo, Jesús de Nazaret como el «Hijo de los vecinos». De este
multitud de escritos audaces, se desprende un notable esfuerzo de
servicio de la memoria de 1948, de la memoria del desplazamiento, al servicio
de un mensaje universal contra todos los estereotipos que pueden
afectar a las sociedades árabes. Una experiencia excepcional, que
hace de usted un observador muy escuchado de la primavera árabe.

Y luego está Elias Sanbar, el hombre institucionalmente comprometido, por sus
altos cargos, por sus responsabilidades. De hecho, usted ha
8 años, un negociador de los acuerdos de paz, en Madrid en 1991,
Washington en 1992, antes de que Yasser Arafat le confiara la
coordinación de la delegación para las negociaciones sobre los refugiados hasta
1997.

Convertido en Embajador de Palestina ante la UNESCO, ahora es el
campo de la acción cultural que será el eje principal de su acción. Usted
en las cuestiones que afectan a la
protección y desarrollo del patrimonio mundial - en particular en lo que se refiere a
sobre la preservación de la Ciudad Vieja de Jerusalén. Usted
también lanzado, con la complicidad de Ernest-Pignon Ernest, la constitución
de un fondo de colección que podrá convertirse en el núcleo de un futuro
Museo Nacional de Arte Moderno de Palestina, que ya cuenta con
de donaciones de grandes artistas.

Al portador de un combate por las palabras de la poesía y las de la
negociación, diplomático y hombre de revista, traductor y autor, son pocos
los campos de acción que son ajenos a quien ha elegido llevar su
compromiso sobre el registro universal del diálogo intercultural. Es, pues,
para mí un honor, señor embajador, querido Elias Sanbar, de usted
entregar las insignias de Comendador en el orden de las Artes y las Letras.

- Lectura en francés de Lotfi Nia, traductor de Abdelwahab Benmansour
(Fussus at-tayh/ Las Perlas del Extravío)
- Lectura en árabe dialectal de Egipto de Heba Zohni , traductora de René
Goscinny (El pequeño Nicolas)

Querido Jordi Savall, querida Montserrat Figueras:
Con ocasión de este homenaje que he querido centrar en torno al diálogo y
de la lengua, es un inmenso placer recibiros este mediodía, tanto
los músicos, especialmente los más grandes, pueden ser también
traductores de otro tipo. Durante casi cuatro décadas, usted
ilumine con su presencia el mundo de la música antigua; y estos
En los últimos años, ha dirigido parte de su repertorio a
de otras orillas, las del encuentro de los universos musicales de nuestra
espacio mediterráneo común - al igual que el concierto que va a
dar esta noche a la Ciudad de la Música notablemente dirigida por
Laurent Bayle, titulado Mare Nostrum.

Jordi Savall y Montserrat Figueras, es la alianza del sello de la viola
con el timbre de una voz excepcional. También es la gran aventura
de Hespèrion XX - convertido en Hespèrion XXI -, de la Capella Reial de
Catalunya y el Concierto de las Naciones. Otros tantos conjuntos internacionales
cuyo nivel de exigencia, calidad y calidez de las interpretaciones
irradian en todo el mundo. Además de un trabajo musicológico que
permitido volver a visitar de manera inolvidable las grandes figuras de la
música barroca, que ha ofrecido al público la oportunidad de descubrir
menos conocidos compositores del Renacimiento o del siglo XVII - yo
piensa en Marin Marais y en el extraordinario éxito de

Todas las mañanas del mundo del muy querido Alain Corneau; pero también a los
compositores del siglo XVI, o incluso en los libros de música
medieval para los que habéis desplegado este equilibrio entre rigor y
libertad dada a la imaginación en la recreación de sellos y
paisajes sonoros, que caracteriza a los grandes maestros.

En los últimos años, su sello Aliavox ha lanzado un nuevo formato de
libros-álbumes cuya calidad puede hacernos creer que los formatos
física del disco puede tener todavía buenos días por delante.

Usted propone recorridos históricos en música donde se puede
escuchar, maravillados, el sonido de la historia en marcha. Por el timbre de las voces
y el resplandor del Instrumentarium, logras resucitar las alteridades
olvidadas que están enterradas en el sustrato de nuestras memorias colectivas -
de la tragedia cátara a «Jerusalén, ciudad de las dos paz» y la conquista
del Nuevo Mundo.

Con Oriente-Occidente también sabéis hacer renacer los cielos
perdidos, y nos recuerda en cada disco, en cada concierto, que no
sabría haber nostalgia gratuita de Al-Andalus. Por los cruces que
usted opera con la música otomana - pienso en su magnífico
álbum sobre la música transcrita por Dimitri Cantemir -, sino también con el
patrimonio musical magrebí, el canto sefardí y el repertorio araboandalou,
ofrece al oyente y al espectador un abanico de tradiciones
musicales que dialogan de manera inédita entre sí.

Para ello, habéis sabido rodearos de músicos excepcionales
los más variados horizontes musicales que te han acompañado en Barcelona y
en vuestras giras a un ritmo extraordinario. Saludo en este sentido a Driss
El Maloumi y Pedro Estevan que también nos hacen el honor de ser
con ustedes hoy.

Entre las numerosas distinciones de las que habéis sido objeto, me encuentro
Basta recordar que ha sido nombrado, querido Jordi Savall,
Embajador de la Unión Europea para un diálogo intercultural en
2008, luego ambos nombrados Artistas por la Paz en el marco del
programa de los «Embajadores de buena voluntad» de la UNESCO.

El diálogo intercultural puede seguir siendo una palabra vacía cuando no
puesto en práctica. Este es el espíritu con el que creaste precisamente el
Festival de Fontfroide, en el sur de Francia, en cuyo marco
ha reservado un espacio para los jóvenes intérpretes en vías de
profesionalización, procedente de ambas orillas del Mediterráneo y más allá.

Algunos dicen que en Barcelona hay la Alianza de Civilizaciones, la Unión para
también el Mediterráneo, cuyas evoluciones todos esperamos
actuales permitirán prever una reactivación; y están los Savall. Esta
dinámica que encarna es un modelo para todos nosotros.

Por todas estas razones, querido Montserrat Figueras, querido Jordi Savall,
me alegra especialmente, en nombre de la República Francesa,
entregarle las insignias de Comendadores en el orden de las Artes y
Lettres.