Discurso de Frédéric Mitterrand, ministro de Cultura y Comunicación, pronunciado con motivo de la ceremonia de remisedes insignias de Oficial en el orden de las Artes y las Letras en Tahidin Baddou, y de Caballero en el orden de las Artes y Deslettres en Jacqueline Alluchon, Layla Chaouni y Benaissa Msiid.

Excelencia, estimado Tajeddine Baddou:

En su familia, el ejercicio de responsabilidades es habitual en
igual que el compromiso y la preocupación por la excelencia - a imagen de su
padre, Mekki Baddou, gran figura del Istiqlal, él que estuvo mucho tiempo en la
jefe del Ministerio de los Habúes y miembro de la secretaría particular de fuego
Su Majestad Hassan II. Es en esta estela que vais a hacer vuestras
estudios en Francia, en la Universidad de Burdeos en letras, antes de usted
orientar hacia la economía y la sociología, a Nancy y luego a París, donde
obtener un doctorado en demografía en la Universidad René Descartes. Este
recorrido perfecto le destina de forma natural a la búsqueda y a
la enseñanza: usted se une durante doce años al Instituto Nacional de la
Estadística y Economía Aplicada de Rabat, donde usted ilustra con
su gusto por la medida y, sobre todo, el terreno.

Ahí es, en efecto, donde el sociólogo y el demógrafo que eres
multiplica las investigaciones regionales sobre una sociedad marroquí en pleno
cuestiones de fecundidad, el envejecimiento, el éxodo
rural a la migración internacional. Su participación en las redes
internacionales de investigación también le lleva a ejercer
consultoría, a principios de los años 1970 y 1980, para
el ECOSOC, el Consejo Económico Social de las Naciones Unidas,
el caso de su Centro para el Desarrollo Social y Humanitario,
con sede en Viena, o para el FNUAP, el Fondo de las Naciones
Naciones Unidas para la Población. También presidirá las delegaciones
de Marruecos al Programa de las Naciones Unidas para el
la Organización Internacional del Trabajo o la Agencia de la
Cooperación cultural y técnica, que pasará a ser la Organización
Internacional de la Francofonía.

A la vista de esta entrada en materia marcada por la excelencia científica,
proyección internacional y la preocupación por lo empírico, te ves
proponer en 1983, por el prestigioso Ministerio de Asuntos Exteriores
Marruecos, la Dirección de Cooperación Multilateral del Ministerio de
Cooperación, seguida de la Delegación Permanente de la UMA, la Unión del Magreb
Árabe, en Rabat. Es el comienzo de una muy buena carrera de diplomático
Servicio del Rey. Checoslovaquia es su primer destino
Embajador en una Praga en plena transición con la revolución
de terciopelo». Seguirán Ottawa, Viena en 2000, luego Roma de 2006 a 2008
- lo que nos da un punto en común más.

Porque lo que nos une también es, evidentemente, el Año de Marruecos en Francia,
en 1999, de los que ambos fuimos Comisarios Generales.
He tenido, Sr. Embajador, el placer y el honor de conocerle
maravilloso interlocutor para organizar lo que fue un tiempo fuerte para
celebrar la amistad, el profundo respeto y el afecto que unen a Marruecos y la
Francia, para desbaratar también los escollos que pueden surgir de esta mezcla
de exotismo y de gran cercanía que caracteriza a menudo la relación entre
nuestras dos sociedades. El «Tiempo de Marruecos», fueron tres años de
preparación intensa para programar múltiples eventos en cualquier
Francia, para llevar a los escritores y artistas con usted en una
aventura que se ha beneficiado en gran medida de la elocuencia, la elegancia y
el compromiso profundo para el diálogo entre las culturas que
caracterizan. Los problemas del presupuesto, las preocupaciones de la organización usted
dejan de mármol y se desvanecen ante su arte de convencer a sus
interlocutores, y todavía se recuerda, por ejemplo, la caravana del
libro, de la exposición «Marruecos, el espíritu del agua» en la Ciudad de las Ciencias
La Villette o la réplica de Bab El Mansour El Alj en la plaza
de la Concordia - la joya de la Mequinez del siglo XVIII transferido así,
el tiempo de una celebración, en el corazón de París.

La imagen de Marruecos en el mundo y en Francia fue profundamente
influida por el estilo y el espíritu del diálogo que le habéis infundido. La
relación privilegiada entre Francia y Marruecos, profundamente arraigada en
la historia y la vida cotidiana de nuestros dos pueblos, lleva también
marca: la de la escucha y la amistad.

Estimado Tajeddine Baddou, en nombre de la República Francesa,
Pongamos las insignias de Oficial en la Orden de Artes y Letras.

Querida Jacqueline Alluchon:

Casablanca la cosmopolita, Casablanca la «casa blanca» a veces
lo suficiente para hacer palidecer a Miami la americana por la calidad y la multitud de sus
edificios Art Deco. Por su capacidad única para combinar el hábitat y el
modernismo, Casablanca, la ciudad a la que expresas un apego
sin medida, fue la instigadora de su voluntad de convertirse en
arquitecto. Esta ciudad que ha sufrido todas las influencias, romanos,
fenicias, árabes, bereberes, luego europeas y americanas, este
ciudad del siglo XX con un patrimonio arquitectónico único, es también su
ciudad natal. A la edad de 5 años, al salir de la guerra, usted descubre la
Francia vía Tours donde su familia se instala. Usted es muy pronto golpeado por
el contraste entre las orillas del Loira y la metrópoli marroquí.

Mientras que en 1962 tus padres vuelven a Marruecos, tú
Continúa tus estudios en la Escuela Especial de Arquitectura del bulevar
Raspail en París de la que se graduó en 1969. Durante sus estudios, usted
está algo desconcertada ante el academicismo de la enseñanza
francés todavía fuertemente marcado por los códigos estéticos del siglo XIX
siglo - usted cuyo Art Deco casablancais había anclado en sus impresiones
de infancia, un urbanismo hecho de genio y extravagancia.

Una vez que te gradúes, vuelve por dos años con Casablanca y
comience a ejercer su profesión. No marroquí
ya que estaba ausente del país en el momento de su independencia,
usted recibe sin embargo en 1975 una de las últimas autorizaciones
concedidas a los franceses para ejercer en el territorio una profesión liberal
marroquí - lo que le permite instalarse definitivamente en su
ciudad natal. Al no tener acceso a los contratos públicos, se vuelve
hacia el hogar: crea villas «cosidas a mano»,
ampliamente inspiradas en el estilo de vida casablancais en sus idas y vueltas
entre el interior y el exterior, en un estilo caracterizado por la sobriedad y la
rigor y, por supuesto, por el legado del modernismo de las grandes
firmas, las de Marius Boyer, François Prieur, Elie Azagury, Jean-
François Zevaco o Paul Tournon. En esta ciudad que usted dice
que «hay que tomarse el tiempo para aprender a amarlo», inscribes
su oficio en la tradición: papel calco, lápices, hojas de afeitar,
normas, son los instrumentos de proyectos urbanísticos innovadores y
responsables.

En esta ciudad de inmigración te sientes ante todo casablancaise
y tomar la defensa de su patrimonio dañado por las construcciones
irracionales, que constituyen para usted una violación de la memoria
colectiva de los marroquíes. Colaboras en la notable obra de
Jean-Louis Cohen y Monique Eleb «Casablanca: mitos y figuras de una
aventura moderna» publicado en 1998, después de nueve años de investigación. Entonces
con sus amigos arquitectos, urbanistas y otros amantes de la ciudad, usted
crear en 1995 la asociación Casamémoire en reacción a la destrucción de
la villa Mokri construida en 1929 por Marius Boyer, el arquitecto de primer
a quien se debe, entre otras, la Wilaya, el Consulado de Francia, o
el edificio Assayag. Te lanzas con conciencia y pasión en
una actividad militante para dar a conocer mejor el precioso patrimonio
arquitectónico de la ciudad, sensibilizar en particular a las generaciones más jóvenes,
y promover entre las autoridades la preocupación por su protección. Según
usted, lo moderno y lo antiguo - tomo sus términos - puede bien
convivir y dar resultados magníficos. Basta con una visión
arquitectura y un concepto urbanístico bien elaborado. » Para usted, el pasado
y la modernidad no tienen que oponerse.

A pesar de la continua destrucción de edificios y villas, los
combates de su asociación Casamémoire dan sus frutos: después de un
compromiso inquebrantable y una energía constante dedicados a
cientos de visitas, la organización de exposiciones y simposios, la
creación de herramientas de comunicación, jornadas de puertas abiertas del
patrimonio, tanto el público como las autoridades han tomado conciencia de su realidad,
de su importancia y de su carácter excepcional. En efecto, el
Gobernador de la Prefectura de Casablanca-Anfa prohibió por orden del
meses de enero de 2011 la demolición de edificios de carácter patrimonial.

Debido a su compromiso con el patrimonio arquitectónico y su
visión responsable del urbanismo son ejemplares, querida Jacqueline
Alluchon, en nombre de la República Francesa, le nombramos Caballero
en la Orden de las Artes y de las Letras.

Querida Layla Chaouni:

Rendirle homenaje hoy es también la ocasión, cuando
celebra el Salón Internacional de la Edición y del Libro de Casablanca, para saludar
todos los que por amor al libro y a la lectura, también por convicción, tienen
el mérito y a menudo el valor de practicar el oficio de editor en
condiciones a menudo difíciles, y para las cuales, por su talento y su
atrevida, usted representa una figura ejemplar.

Después de sus estudios en la Facultad de Derecho de Rabat, usted comienza su
Trayectoria profesional en la redacción de la Revista jurídica, económica y
política de Marruecos. Siete años de experiencia en una revista especializada
donde aprendes los arcanos del oficio, del secretariado a la reescritura - en
una palabra la versatilidad. En 1984 te conviertes en responsable de
publicaciones en las Ediciones Magrebíes, aquí en Casablanca.

Luego en 1987, usted decide hacer la edición «de otra manera», y usted
crear su propia casa. Este es el comienzo de la hermosa aventura de
Ediciones Le Fennec. En un sector donde las editoriales nacen y
desaparecen a veces muy rápidamente, la inscripción de su presencia en la duración
es un muy buen ejemplo de éxito para todos los empresarios que se
dedicados a la circulación de los conocimientos. 23 años después, no son
menos de 12 colecciones que llevan el nombre del pequeño zorro del desierto.

El reconocimiento del éxito son para las Ediciones Le Fennec
dos Premios del Libro de Marruecos otorgados por el Ministerio de
Asuntos culturales en 1999 y 2000; son también los nueve Premios del
Gran Atlas asignados entre 1991 y 2004
Embajada de Francia en Marruecos, desde Cedros y Ballenas
del Atlas de Amale Samie.

Querida Layla Chaouni, si su trayectoria es ejemplar, es también porque
que es el de una mujer empresaria contratada. La elegida en
1998 Mujer del año por la revista Citadines también había participado en
la primera feria femenina de El Cairo en 1994. Este compromiso para la
La condición de la mujer se refleja también en las colecciones de las ediciones
El Fennec, con el apoyo financiero de organizaciones no
gubernamentales. Con colecciones como «Enfoques»,
«Relanzamiento», o también «Mujer, familia y trabajo», «Marroquíes
ciudadanas del mañana», «Islam y humanismo», contribuís a luchar
contra los estereotipos, los integrismos de todo tipo y las representaciones
que quieren asociar Islam y violencia. Entre sus autores estrella
Aïcha Belarbi o Fatéma Mernissi, y el éxito de sus obras
testimonia en espejo su acción por la causa femenina y
la escritura femenina de expresión francófona. Sueño de mujeres: una
infancia en el harén de Fatéma Mernissi, aparecido en las Ediciones Le Fennec en
Desde 1997 se ha traducido a 22 idiomas.

El Fennec son también las novelas policíacas, las obras generales y los libros
prácticas como Plantas medicinales de Marruecos, su mejor venta
hasta la fecha, pero también los debates filosóficos, con una colección
que, bajo la dirección de Monique David-Ménard y Ali Benmakhlouf,
contribuye al diálogo entre los pensamientos occidentales y arabomusulmanos.

Más allá del debate de ideas, usted es una editora muy preocupada por alcanzar
todos los públicos. Esto motiva su elección de publicar en francés y árabe.
Hace diez años, también lanzas en la televisión El libro de la
semana». Es también el mismo tipo de preocupación que te ha traído
para crear la colección Fennec-Poche, que usted lanza en 2005, gracias a
que la calidad puede ser a la cita a un precio muy accesible - una
colección distribuida en casi todos los quioscos y librerías del
Marruecos. De este modo, usted intenta reconciliar al público marroquí con su
literatura, a tener mejor control, también, sobre sus principales debates
sociedad.

En el contexto económico actual, usted continúa su trabajo en usted
proponiendo abordar el cambio digital no de manera defensiva,
pero utilizando todo lo que Internet puede ofrecer a la profesión de editor.

Por otra parte, su participación en la vida cultural marroquí no se
cantonno al único mundo de la edición: usted también ha estado
miembro del Fondo de ayuda para el apoyo de la película marroquí, o jurado
del festival de cine africano de Khouribga y del festival de cine de
Marrakech, de la que usted es miembro del Consejo de Administración que
presidido por Su Alteza Real el Príncipe Moulay Rachid.

Querida Layla Chaouni, su editorial es una de las joyas del
bilingüismo franco-árabe en Marruecos. Su compromiso con el libro y la
lectura, también para la condición femenina, y encuentro con alegría
preocupación por el enriquecimiento de los vínculos culturales entre las dos
Mediterráneo. Por todas estas razones, en nombre de la República Francesa,
le entregamos las insignias de Caballero en la Orden de las Artes y
de las Letras.

Estimado Benaissa Msiid:

Ya es bien conocido en Alemania como un agitador cultural, en
el unísono de la nueva ola berlinesa. Graduado de la Universidad
técnica de Berlín y de la Academia para la Cultura y la Enseñanza de
Berlín, usted ha participado activamente en la vida asociativa cultural de la
Berlín underground. En 1991, co-fundó el centro cultural
«Pfefferberg», del que usted sigue siendo el principal responsable hasta el año 2000
como Director Cultural del Centro. De 2002 a 2007, se dedica
especialmente a la música, como responsable «Música
actuales» primero del Centro Cultural Internacional «Ufafabrik» y luego, a
a partir de 2004, de lugares culturales como «Admiralpalast» y «Arena».
En pocos años te has convertido en una figura central del mundo
cultural berlinés.

Pero su concepción de la cultura sobrepasa ampliamente los límites de
Alemania y su capital: nacido en Tánger, en este Marruecos abierto a
horizontes europeos, usted es un promotor convencido de la circulación
obras y artistas. El desarrollo de los intercambios y el
diálogo regular entre las escenas culturales y los focos de creación son
en el centro de su camino.
El centro «Pfefferberg», gracias a vosotros, se ha convertido en el primer lugar
de difusión continua de los artistas franceses en Berlín. Pienso en particular en
Charlélie Couture, Jane Birkin, Renaud, Maxime le Forestier, Pascal
Obispo, Kent, sin olvidar a Rachid Taha, el que hizo la dulce
Francia» tan contemporánea y tan diversa. Pero la lista podría ser mucho más
larga. El Pfefferberg dio a luz a una verdadera escena francesa
en Berlín, que se ha convertido en uno de los lugares culturales más famosos y más
agudos de la capital alemana. En el «Arena», se ocupó de
la programación francófona. Las Francofolies de Berlín, creadas en
1997 es usted: usted ha coproducido las primeras ediciones en 1997
y 1998 en el «Pfefferberg» con Jean-Louis Foulquier. Las tardes «So
Frenchy», retomadas hoy por el «Popkomm», es usted otra vez.

Usted es un socio regular de la Oficina de Exportación de la Música francesa
en París desde su creación y desde su antena berlinesa. En un afán de
transmisión, ha formado y asesorado a muchos actores culturales
francés, y usted sigue haciendo de forma voluntaria, fiel a esta hermosa
frase de mi predecesor Jacques Duhamel, que decía de la cultura
que es lo que transforma una jornada de trabajo en una jornada de
vida».

Este amor al diálogo, querida Benaissa Msiid, no se limita a
el universo franco-alemán; usted también ha despejado otros
territorios. Pienso en el Festival anual de flamenco, o en el Festival
de Músicas del Mundo y del Jazz, que habéis organizado en
«Pfefferberg»; pienso también en los artistas de proyección internacional
como Rokia Traore, Salif Keita y Cheb Mami
los conciertos. Con vosotros, la música es mucho más que un continente sonoro.
Y puesto que estamos hoy en Casablanca, quisiera evocar
su relación con Marruecos. Después de organizar una semana de
Europa «Más allá de Gibraltar» en Berlín, usted ha sido consejero musical
del festival Divan occidental-oriental de Weimar para su edición de 2010
dedicada a Marruecos, y usted ha sido el organizador del festival musical
«L'Boulvard», un puente entre artistas reconocidos y jóvenes formados
que se materializó en noviembre pasado en la Cinemateca de Tánger.

También ha trabajado y publicado en los nuevos territorios de
el arte» - a imagen del páramo de la Belle de mayo en Marsella - y sobre el papel
de la cultura como vector del desarrollo social. Usted
colaborado en el proyecto «El gran mercado del arte» en colaboración con la
Dirección de Relaciones Internacionales del Ayuntamiento de París, y usted es
miembro o socio de numerosas asociaciones culturales
la acción y la radiación son reconocidos internacionalmente. Todo
carrera ha colocado el arte y los artistas en el centro de las relaciones interculturales.
Es un concierto feliz que has sabido crear por todas partes en tu
paso, en el encuentro vivo de los códigos y de las lenguas, en una
voluntad de hacer coexistir las herencias y las nuevas tendencias
musicales.

Estimado Benaissa Msiid, en nombre de la República Francesa,
Pongamos las insignias de Caballero en la Orden de las Artes y las Letras.