Señores Vicepresidente de la Sociedad Civil de Autores-Realizadores-Productores (ARP), querido Pierre Jolivet,

Dialogar con autores y creadores es una exigencia para el
Ministro encargado de la creación y de las profesiones artísticas,
incluso una primera misión. Me divertí mucho estando a tu lado
el año pasado y pude exponer los fundamentos de un pacto
para la creación cinematográfica en la era digital». Lo diseñé
como condición para el desarrollo de nuestro cine en un contexto
de rápidos cambios tecnológicos.
Hoy, con la participación activa de la ARP y sus miembros - y yo te
gracias calurosamente - una parte importante de los elementos
de este Pacto: más allá de la aplicación
efectiva del HADOPI, la digitalización de las salas de cine, y la
catálogos de películas se lanzan con la financiación necesaria para
la realización de estos proyectos. No dudo que garantizarán la
relanzamiento y sostenibilidad de la oferta legal de películas.
La digitalización de todos los medios de difusión constituye
un cambio sin precedentes al que se enfrenta el conjunto de
nuestra industria cinematográfica y audiovisual. Puedo
Asegurarlo: es una obra que nos moviliza prioritariamente.
En el marco del Gran Préstamo , la inversión deseada por el
Gobierno en beneficio de la digitalización de los contenidos culturales
una primera respuesta a este desafío, del que el cine debe sacar absolutamente provecho.
La riqueza única de nuestra producción cinematográfica es una oportunidad
para afirmar nuestra presencia en las nuevas redes de difusión, pero
también para garantizar una oferta legal artística y cultural de calidad y
contribuir a la proyección cultural de nuestro país.
Los principales titulares de catálogos que siguen siendo los motores de
la iniciativa se movilizan y se comprometen a encontrar
un impulso financiero a través de las inversiones de futuro, con el fin de
digitalizar más de 3000 obras cinematográficas de largometrajes de
patrimonio anterior a 1989. Un panel abierto de los principales titulares de
catálogo trabaja en torno a la SACD, en diálogo con el CNC, con el fin de
elaborar antes de finales de año una propuesta subvencionable en el marco de los
inversiones de futuro. También prevé la creación de una
plataforma común de vídeo a la carta para ofrecer una oferta
comercial rápida y eficaz en estos nuevos mercados.
Este tiempo es el de la elaboración de los proyectos sometidos a la
normas financieras de las inversiones de futuro. Se prolongará durante
2011, tras las convocatorias de proyectos y la
manifestaciones de interés previstas para finales de año.
Pero esta iniciativa no permitirá responder al conjunto de
necesidades de digitalización de las obras.
20 años después del plan Nitrate, el plan de digitalización de las obras que
desea poner en práctica debe ser una oportunidad para la salvaguardia y la
valorización de todo nuestro patrimonio, pero también para las obras
más recientes. Una respuesta a todos los titulares de catálogos
por tanto, debe encontrarse, como complemento de la consentida por el
préstamo. Se trata de ayudar a la digitalización de los títulos reconocidos por su
valor artístico y cultural, incluidas las obras de cortometrajes o
las ineludibles del cine mudo.
Estoy convencido de que debemos apostar por la digitalización de estos
obras de gran calidad, a menudo desconocidas, pero siempre reconocidas.
Gracias a los nuevos modos de consumo, gracias a la
nuevas redes, estoy seguro de que podrán encontrar un nuevo
público y inventarse una «nueva vida».
Por eso deseo que el CNC en los próximos
semanas trabaja con todos los profesionales para que, a partir de 2011,
se compromete a prestar apoyo financiero plurianual en este sentido, complementario
del Gran Préstamo.
Para las salas, he anunciado un plan de 125 millones de euros destinado a la
digitalización de los cines que no tendrían los medios financieros para
pasar a lo digital. Es un complemento de la ley que instaura ahora
la contribución financiera de los distribuidores al equipamiento de las salas. Es
permitirá mantener la diversidad de la explotación en Francia, que es una
singularidad preciosa en un paisaje europeo mucho más contrastado.
Es una iniciativa por el momento sin precedentes en el mundo. Es
marca de nuevo el apego de Francia a su cine.
Este esfuerzo es posible en la medida en que los ingresos de la
apoyo y crecimiento seguros en un contexto económico
sin embargo obligado. Garantiza la continuación de un apoyo eficaz y sustancial
del Estado al cine y a quienes lo hacen.
En septiembre de 2010, el Presidente de la
Número de orientaciones aplicadas en el proyecto de ley de finanzas
inicial para 2011 prevé lo siguiente:
Junto al IVA completo para los servicios de televisión vendidos
en ofertas compuestas («triple y cuádruple play»);
el mantenimiento del IVA a tipo reducido para la televisión de pago,
que he defendido en nombre del papel central desempeñado por el grupo Canal
Más en el cine;
un santuario de los ingresos del CNC que financian la creación
cinematográfico y audiovisual: .
Independientemente del régimen de IVA que les sea aplicable, es legítimo que
los proveedores de servicios de Internet contribuirán al fondo de apoyo del
CNC, ya que distribuyen servicios de televisión, que hacen todo
el atractivo de sus ofertas.
Es necesario, con el fin de mantener estrictamente el nivel de su
contribución a reconsiderar el modo de empleo de este impuesto, debido a la
modificación del régimen del IVA.
En efecto, en el volumen de negocios del «triple play», esta era la parte sujeta a
IVA reducido - es decir, el 50% hasta ahora- que servía de base al impuesto
CNC. Es necesario, pues, redefinir este dispositivo para garantizar su perennidad. De ello va
de nuestra creatividad, de nuestra singularidad, pero también del futuro de nuestros
industrias culturales en la economía globalizada.
Teniendo en cuenta la reducción del 10% que existe para todas las
categorías de distribuidores sujetos al impuesto, se llega así al 45% del
volumen de negocios del «triple play» sujeto a la tasa CNC, es decir, un
reducción del 55%.
Una disposición complementaria también aumenta al margen las
ingresos de la cuenta de apoyo. De 4.5% a 6.7% el último
tramo del baremo aplicable a los distribuidores que editan ellos mismos
sus contenidos. De hecho, se trata de las suscripciones de Canal Plus,
único actor de esta categoría en este tramo.
La medida se justifica por la especificidad de la acumulación de los oficios de editor y de
distribuidor, y la proximidad de Canal más con los contenidos financiados por el
CNC, proximidad muy superior a la de otros distribuidores. Se
también tiene en cuenta que el grupo continúa
beneficiarse del IVA a tipo reducido.
También quiero referirme brevemente a la política de mi
Ministerio de medios audiovisuales a la carta, y acceso
no lineales a los contenidos culturales audiovisuales y cinematográficos.
El régimen de contribución de los servicios de medios a la carta
desarrollo de nuestra industria se define por un proyecto de decreto que
transmitiré al Consejo de Estado para que emita su dictamen en los próximos días.
De conformidad con los compromisos que he contraído ante los creadores,
principios fundamentales que han garantizado la contribución eficaz de los
audiovisuales al éxito del cine francés serán reafirmados. Es un
coherencia, es una orientación clara que se basa en una
ambición cultural.
Este proyecto de decreto Smad es la culminación de un largo trabajo de
concertación iniciada en abril de 2009 con el conjunto de los operadores
afectados. Nos permite adaptar nuestra política cultural a los nuevos
medios de comunicación. Nos incita a reflexionar sobre las modalidades futuras de la creación en la era
digital.
Para no obstaculizar el desarrollo de estos nuevos servicios, dos
principios fundamentales que han guiado la elaboración de este texto:
En primer lugar, la consideración del modelo económico de estos servicios,
incluidos los servicios de vídeo a la carta remunerados por el acto, que
representan hoy la parte esencial de la actividad. Se trata, en efecto, de
desarrollar esta oferta para que sea más ampliamente accesible. Es
convenía, en particular, distinguir las modalidades de la contribución
la producción de este tipo de servicios para que no se desarrollen
prácticas de exclusividad. Teniendo en cuenta su situación competitiva
diferente, los servicios de suscripción deben tener un
régimen adaptado pero similar al de los canales de televisión de pago
ya que su economía está bastante cerca.
En segundo lugar, la consideración del carácter emergente de estos nuevos
servicios. Con ello se pretende aplicar normas menos estrictas que
en el ámbito de la televisión. Las obligaciones de producción no
se aplicarán únicamente cuando se supere un umbral de volumen de negocios que ofrezca
la posibilidad de que los operadores anticipen su entrada en el régimen
obligación. Se trata de mantener un equilibrio entre la promoción de la
creación y desarrollo económico de las empresas digitales:
Para mí, los dos no se oponen, se complementan.
Ciertamente, el Consejo Superior del Audiovisual (CSA) emitió sobre este texto un
dictamen desfavorable el pasado 27 de septiembre, considerando que el proyecto de decreto
imponía obligaciones excesivas a dichos servicios.
No obstante, me permito subrayar que las propuestas de modificación
formuladas por el CSA no tienen por efecto perturbar la economía
general del proyecto. Una integración de algunas de estas
posible, en particular en lo que se refiere a una carga progresiva
de las obligaciones, y de una cláusula de cita a medio plazo, para
evaluar el dispositivo.
He deseado que se celebre una nueva concertación a raíz del dictamen del CSA. La
permitió comprobar de nuevo que el proyecto de decreto constituía un
punto de equilibrio entre todas las demandas. Así que estamos en
un «camino de cresta» que no debemos abandonar: es una elección
es una orientación que debemos mantener al servicio de la
creación y promoción de la calidad cultural de nuestras producciones.
Añado que otro decreto, en curso de publicación, permite impedir
un operador de televisión o de medios audiovisuales a la carta
pide la aplicación de otra legislación al establecerse en otra
Estado miembro de la Unión Europea, con el único fin de eludir estos
disposiciones. Este decreto permite evitar la elusión del dispositivo
es un corolario indispensable del decreto Smad. Responde claramente a
algunas de las preocupaciones expresadas sobre la competencia entre
editores que no estarían sujetos a las mismas reglas.
Por último, deseo que la misión confiada a la señora Sylvie Hubac sobre
acceso de los servicios de VAD a las plataformas de los proveedores de
Internet, sobre la remuneración mínima garantizada de los derechohabientes y la
circulación de las obras lleva rápidamente a medidas concretas. Es
es importante garantizar una explotación permanente y continuada de las obras.
La convergencia entre el universo tradicional de la televisión y los nuevos
servicios audiovisuales no lineales disponibles en Internet nos lleva
así que repensar y modernizar la reglamentación. Esta convergencia es
hoy una realidad palpable, en todos los hogares franceses. El
desarrollo reciente de la televisión conectada a Internet constituye una
nueva expresión de este fenómeno.
A este respecto, permítanme expresar mi convicción. No se trata de
de un peligro pero de una oportunidad para nuestros creadores, nuestras empresas
audiovisuales y para toda la economía de la cultura. Dejemos de pensar
nuestra relación con el mundo como si estuviéramos en una
«ciudadela sitiada»: contamos con conocimientos, pericias, conocimientos
ámbitos de excelencia, preservarlos y valorizarlos.
Mi Ministerio está profundamente comprometido en el
recientes mutaciones relacionadas con el digital - TNT, televisión de alta definición,
servicios audiovisuales a la carta, etc. El auge de las televisiones
conectadas y el lanzamiento de la «Google TV» prevista en Francia en el
curso del año 2011 marca una nueva etapa en la renovación
los usos en cuanto al acceso a los contenidos audiovisuales.
Si soy optimista sobre el futuro de nuestra creación y de nuestra oferta, sé
y que conviene garantizar que los agentes audiovisuales nacionales
puedan ofrecer una alternativa fuerte a las ofertas extranjeras. También sé que
la preservación de la diversidad cultural a la que
todos estamos apegados.
Este es el objeto de los decretos relativos a los medios audiovisuales a la carta,
que acabo de mencionar. Este es también el objeto de los proyectos presentados en el marco
inversiones de futuro, que he mencionado antes. Junto
de los profesionales, el Estado está fuertemente comprometido a ofrecer una alternativa
nacional a los proyectos de Google o Apple en materia de SEO
catálogos de contenidos puestos a disposición en internet por nuestros editores
de servicios.
Por último, al igual que mi pleno compromiso en el ámbito de la
digitalización de libros, quiero asegurar la determinación de mi
Ministerio para enmarcar las posibles repercusiones de esta innovación
sobre los actores franceses.
Los nuevos servicios, como la «Google TV», no pueden
desarrollar sin respetar los derechos del conjunto de los actores franceses:
creadores, productores y difusores. A este respecto, creo
especialmente al respeto de los principios esenciales del derecho de autor, que
exigirán, en particular, la autorización de los derechohabientes para
dar acceso a contenidos audiovisuales. No es una actitud
proteccionismo obsoleto: es la voluntad de un tratamiento
equilibrado y paritario de todos los actores presentes en el mercado francés.
En la perspectiva de las discusiones que se iniciarán entre Google y
las cadenas de televisión, así que estaré especialmente atento y movilizado.
Con la misma vigilancia sigo los debates sobre la neutralidad
de la red. plantean muchas preguntas de la sociedad, que
afectan directamente al sector de la cultura y de la
comunicación:
Cómo garantizar el acceso de todos a todos los contenidos, especialmente
en las redes, de manera transparente y no
discriminatorio?
Cómo conciliar el respeto de los derechos de autor con la posibilidad
para acceder a cualquier contenido?
Cómo asegurar el desarrollo de Internet permitiendo que
cada eslabón de la cadena de valor - operadores, proveedores de
contenidos y servicios - para desarrollar un modelo de negocio que
garantiza su desarrollo a largo plazo?
Estas preguntas son tan esenciales como las del mundo
de las telecomunicaciones, aunque se han tenido menos en cuenta
hasta entonces. Sin embargo, me parece esencial que los retos relativos a
sean ampliamente tenidos en cuenta, ya que son
evidentemente indisociables, repito, de las redes gracias a las cuales
pueden circular.
Uno de los principales retos, y sin duda el primero, es precisamente la
lucha contra la piratería. El segundo reto es el de la regulación de
servicios audiovisuales y una competencia no falseada entre los agentes.
El tercer reto se refiere a las consecuencias de la evolución actual sobre
relaciones dentro de la cadena de valor audiovisual y a los riesgos que
podrían surgir si los diferentes actores actuaran directamente sobre el
red, si se liberaran del actor que les precede en la cadena.
En resumen, podría encontrarse todo el canal audiovisual
frenada y, tras ella, los principios virtuosos de solidaridad financiera
que se pondrían en tela de juicio. No se trata de
sancionar», pero regular para garantizar.
Por lo tanto, hay mucho en juego para las industrias de contenidos
aún no examinados. Hoy deseo acelerar nuestra
reflexión sobre el tema, e invito hoy a tomar toda la parte que
vuelve a usted en estas reflexiones
Para concluir, quisiera decir unas palabras sobre la mediación que he confiado a
Roch-Olivier Maistre sobre el necesario memorando de entendimiento a los productores
que espero que concluya pronto.
Como he tenido ocasión de decir, este protocolo es la clave y la condición
una reforma del apoyo a la producción que refuerce el papel del productor
delegado y también ayuda a acompañar mejor el trabajo de los autores. Es
debe concluirse lo antes posible. Conviene que la profesión
da una imagen de solidaridad y un sentido del interés general que
justifica el esfuerzo considerable que el Estado hace hacia el cine.
Estos son todos los temas que me gustaría debatir con ustedes
hoy.
Por desgracia, circunstancias ajenas a mi control
Comprometí mi viaje a Dijon, y lo lamento muchísimo.
Por eso he pedido a mi bufete que me represente en sus
debates.
Espero recibir en breve una delegación de la ARP para
escuchar las conclusiones de sus trabajos y prolongar el diálogo fructífero
y siempre constructivo que hemos iniciado juntos desde
ahora más de un año. Éste debe ser conducido en un clima de
confianza y estima recíproca. Usted conoce mi personalidad y mi
método: ver, juzgar, actuar. No quiero imponer sin dialogar, no quiero
desea no arbitrar sin asociar. Como Ministro de Cultura y
de la Comunicación, mi ambición consiste en acompañar fuertemente el
giro digital, siendo el garante de nuestra creación y de nuestra
«excepción cultural», son orientaciones que nos deben
movilizar, son principios que deben unirnos.
Le doy las gracias.