Señora Secretaria de Estado, Estimada Nadine, Señor Secretario General del Comité Interministerial de Discapacidad, Estimado Thierry Dieulevoulez, Señoras Presidentas, Señores Presidentes, Señoras y Señores,

Me alegra particularmente acogeros en la rue de Valois, junto con Nadine Morano, para esta séptima edición de la Comisión Nacional de Cultura y Discapacidad.

Esta Comisión es un valioso foro de intercambio entre las partes implicadas en el acceso de todos nuestros conciudadanos a la culturalos ministros, el secretario general del comité interministerial de la discapacidad, los directores de administración central, las sociedades y los establecimientos públicos, los responsables de las asociaciones representativas de las personas con discapacidad. Conozco sus expectativas, conozco su compromiso, valoro la importancia de los desafíos planteados por el acceso a los bienes del patrimonio y a las obras de arte. Beethoven, Goya, Van Gogh, no faltan ejemplos de creadores discapacitados que han desarrollado su arte con genio. Son una invitación a la perseverancia, son una llamada a la energía de la voluntad y a la acción.

«Hacer accesibles las obras de arte capitales de la humanidad» a cada uno, a cada francés, incluso cuando sufre, incluso cuando puede ser excluido, es una de las misiones primeras de este ministerio como fue pensado por André Malraux. Esta ambición es también mía, es el objetivo que me fijé con el proyecto de la «Cultura para cada uno» que guía mi acción en la calle de Valois.

La acogida de las personas con discapacidad en todos los lugares de la vida social se ha convertido, en los últimos años, en una gran causa nacional. La Ley de 2005 «Por la igualdad de derechos y oportunidades, la participación y la ciudadanía de las personas con discapacidad» marca, desde este punto de vista, un momento decisivo y un hito histórico. Ofrece un programa de acción ambicioso y alcanzable.

En nuestro país, sobre la cuestión de la discapacidad, nuestra estado de ánimo debe evolucionar, las mentalidades deben cambiar. Es un requisito previo para cualquier acción sostenible. Es necesario un trabajo de pedagogía para sensibilizar a los profesionales de la cultura, como los del medio asociativo. Es un trabajo largo, exigente; lo hemos emprendido con determinación.

Ya en 2001 se creó esta Comisión Nacional Cultura-Discapacidad que nos ha permitido, en estrecha relación con las asociaciones representativas de las personas con discapacidad, definir un plan de acción y prioridades compartidas. Sin vuestra presencia, sin vuestra exigencia, sin vuestro conocimiento, el Estado no puede hacer nada. Vosotros sois los interlocutores naturales de este Ministerio, los millones de personas que representáis deben ser también usuarios regulares del patrimonio y de los lugares de cultura. La cultura y la creación son lugares de intercambio y mestizaje; no hay razón para que los públicos que los frecuentan sean uniformes, sean idénticos. Para mí, la cultura es agregación, mezcla, diversidad: no puede ser un lugar de exclusión, no puede crear intimidación, no debe en ningún caso parecer inaccesible.

Quisiera presentarles brevemente los tres proyectos en los que han trabajado con ustedes los servicios de mi Ministerio y los de Nadine Morano.

En el ámbito de la información, la accesibilidad a los lugares culturales y también a las industrias culturales, se han realizado progresos sustanciales. Son una etapa del camino; no son su destino final, ya que la realidad de la discapacidad exige atención, seguimiento y continuidad.

I - En materia de formación y sensibilización, un plan se realizó en relación con los profesionales del montaje. Se refiere a la formación inicial y continua de los arquitectos y más ampliamente a todos los profesionales interesados del Ministerio de Cultura y Comunicación. Más tarde, Fabienne Fendrich, directora de la Escuela Nacional de Arquitectura de Normandía, nos hará un primer balance de la aplicación de la formación sobre la accesibilidad de las personas con discapacidad en las escuelas nacionales de arquitectura. Se trata de sensibilizar y formar desde arriba a quienes conciben y crean los lugares de cultura. Ya se ha impartido un programa de seminarios y talleres a 450 funcionarios del Ministerio.

· Esta acción de formación debe nutrirse de experiencias internacionales. Por ello, he deseado que la Secretaría General organice, en marzo próximo, un seminario europeo que desarrollará los temas de la accesibilidad del entorno construido y de la oferta cultural para las personas con discapacidad. Este seminario tendrá lugar en el Establecimiento público del museo y del dominio nacional de Versalles. Por otra parte, deseo dar las gracias a Jean-Jacques Aillagon por haber respondido favorablemente a esta solicitud y felicitarlo por su compromiso en favor de la accesibilidad del dominio de Versalles.

Este día se hará en contacto con los socios asociativos. Sobre estos temas como sobre otros, se trata de crear una cultura compartida sobre las cuestiones de accesibilidad de los lugares de cultura, teniendo en cuenta las limitaciones vinculadas a la preservación del patrimonio.

Siempre en el sentido de esta acción de sensibilización, mi ministerio lleva a cabo un importante trabajo de publicación en colaboración con los miembros de dicha comisión.

La primera guía «cultura-discapacidad» para los profesionales de las estructuras culturales, publicada en febrero de 2007, fue reeditada en 2009. En 2009 se publicó una nueva guía dedicada a la accesibilidad del espectáculo vivo. Quiero dar las gracias al Sr. André Fertier por su colaboración en la elaboración de este libro.

Hoy se les presentará la guía «equipamientos culturales y discapacidad mental». La discapacidad mental es un sufrimiento para quien la tiene; es una fuente de miedo y de inquietud para quien la ve. Ahora bien, las personas con discapacidad mental constituyen la mayoría del público discapacitado acogido por nuestras instituciones culturales, y deseo que sean cada vez más acogidos. Este es el objetivo de esta guía.

Deseo también profundizar en los temas de la accesibilidad de las bibliotecas, las exposiciones y el cine. Próximamente se prepararán libros sobre cada uno de estos temas. La persona con discapacidad debe gozar de los mismos derechos que los demás ciudadanos y también debe gozar de los mismos sueños y emociones ante las obras.

II - Para cumplir con este requisito, mi Ministerio se ha comprometido en un plan reforzado en materia de accesibilidad de los equipamientos culturales. Las instituciones públicas han llevado a cabo campañas de diagnóstico de la accesibilidad.

Paralelamente a la adaptación a las normas, una dinámica de diálogo entre establecimientos está activa desde 2003. Quiero saludar la calidad de los trabajos de la veintena de establecimientos públicos que participan en la misión «Cultura y discapacidad», identificada con el término genérico « RECA » Reunión de centros culturales para la accesibilidad. La RECA está dirigida de manera notable por la señora Claudie Haigneré, Presidenta de la Universidad, a quien saludo. Sin esta experiencia compartida y este lugar de intercambio, pocos logros concretos verían la luz. Por otra parte, el Ministerio de Cultura y Comunicación participa en las campañas de etiquetado «Turismo y discapacidad» de las instituciones culturales y forma parte de la comisión nacional del nuevo sello «Destino para todos» llevado por los dos Secretarios de Estado encargados de las personas con discapacidad y del turismo, Nadine Morano y Hervé Novelli.

También quiero hacer hincapié en: la acogida de las personas con discapacidad en el marco de las Jornadas Europeas del Patrimonio. La edición 2009 situó estas jornadas bajo el tema de «La accesibilidad para todos». En esta ocasión, más de 12 millones de visitantes, en particular las personas con discapacidad, pudieron descubrir nuestros monumentos y sitios abiertos a la visita, algunos de los cuales recibieron el sello «Turismo y Discapacidad». Me congratulo del compromiso de muchos propietarios de monumentos, públicos o privados, que trataron de facilitar la acogida de todos: recorridos multisensoriales, lecturas compartidas en la oscuridad, visitas comentadas en lengua de signos, visitas en braille. Nuestra ambición debe ser ofrecer a cada uno, en su individualidad, en su singularidad, en su humanidad, una cultura compartida.

Para su 27e edición, las Jornadas Europeas del Patrimonio, del 18 y 19 de septiembre de 2010, celebran la huella de los «grandes hombres». La acción de estas mujeres y hombres que han dado forma a nuestro patrimonio debe ser accesible a todos los visitantes. Como dijo el sociólogo Emile Durkheim en 1883: sin duda estos hombres superiores, una vez formados, volverán a aquella multitud de la que emanan para elevarla hasta ellos, para hacerla partícipe del tesoro que poseen ». La atención prestada a la acogida de los visitantes discapacitados sigue siendo un componente esencial de esta manifestación que ofrece, durante un fin de semana, el acceso a lugares y monumentos que forman parte integrante de nuestra historia y de nuestra memoria colectiva.

A modo de ejemplo, el circuito de visita del Palais-Royal será accesible en su conjunto. Por otra parte, el sitio Internet de las Jornadas Europeas del Patrimonio propone una accesibilidad en lengua de signos francesa, así como criterios de búsqueda para la visita por tipo de discapacidad y por situación geográfica.

Por otra parte, es esencial distinguir los logros ejemplares en materia de accesibilidad para los visitantes con discapacidad. Así pues, tengo el honor de anunciar hoy los ganadores de la edición 2010 del premio «Museo para todos, museo para cada uno» : el Centro histórico minero del Norte/Paso de Calais de Lewarde y el Museo de Arte Contemporáneo de Lyon. En su diversidad, dan testimonio de la atención prestada a cuestiones como la ordenación sostenible en materia de escenografía y museografía, la acogida o información de los públicos discapacitados. Mi voluntad es que a partir de 2011, este premio se extienda al conjunto del campo de nuestras instituciones culturales: lugares de difusión del espectáculo vivo, monumentos pero también cines.

También valoro mucho el acceso de los jóvenes con discapacidad en las profesiones culturales. A este título, hemos puesto en marcha un plan de financiación que permite iniciar la adaptación a las normas de los edificios de las escuelas nacionales, la accesibilidad de los contenidos pedagógicos, los concursos y los exámenes, Por último, la cobertura de los gastos de transporte de los estudiantes discapacitados matriculados en las escuelas de enseñanza superior dependientes del Ministerio.

Hacer accesible es también favorecer las prácticas culturales lo más cerca posible de las personas con discapacidad. En las instituciones de acogida, la cultura no debe ser un valor añadido, debe estar presente en el centro del proyecto de establecimiento. La expresión artística y el desarrollo cultural en las instituciones medicosociales son un factor de desarrollo y una apertura a la libertad. L«El acceso a la cultura es, a este respecto, el mejor vector para liberar el espíritu de la «prisión del cuerpo» y para algunos liberar el cuerpo de la «prisión del espíritu».

Desde hace más de 10 años, el Ministerio de Salud y Deportes y el Ministerio de Cultura y Comunicación aplican una política común de acceso a la cultura para todos los públicos en el medio hospitalario. Por ello, en el marco de la nueva convención que tuve el placer de firmar el pasado 6 de mayo, hemos sentado las bases, con Roselyne Bachelot, de la ampliación de nuestra política Cultura-Salud al conjunto del campo médico-social. A partir de 2011, aplicaremos esta nueva política en cuatro regiones piloto que aún no se han identificado.

III - Antes de concluir, deseo abordar la cuestión crucial de el acceso al sector audiovisual y a las industrias culturales, que son un horizonte cotidiano para la mayoría de nuestros conciudadanos, pero para las que queda mucho por hacer para las personas con discapacidad.

El primer avance se refiere a la excepción de los derechos de autor para las personas con discapacidad. Con el fin de garantizar el acceso a las obras mediante soportes adaptados, mi Ministerio ya ha autorizado 40 estructuras sin ánimo de lucro. Agradezco la participación de los miembros del Comité de Acuerdo en la comisión de excepción. En particular, deseo agradecer el compromiso del Sr. Alain Lequeux, que ha desempeñado el papel esencial de primer Presidente de esta Comisión. Por otra parte, he querido que fuera honrado con las Artes y las Letras en la Feria del Libro 2010.

Del mismo modo, el Centro Nacional del Cine y de la Imagen Animada (CNC), en concertación con las asociaciones y el conjunto de los profesionales del sector cinematográfico, se moviliza para facilitar el acceso a las películas en sala, en DVD o en VOD. Hagamos juntos del digital un formidable trampolín para el acceso de las personas con discapacidad sensorial a la creación y al patrimonio. A este respecto, me he comprometido a velar por que accesibilidad de las películas afectadas por el plan de digitalización previsto en el marco del gran préstamo. Este compromiso implica la aplicación del subtitulado de 6.500 cortometrajes y 6.500 largometrajes a lo largo de 5 años. También soy consciente de la necesidad de una reflexión similar sobre la audio-descripción.

Más allá de las obras del patrimonio, cada uno debe también tener acceso a las películas que hacen la actualidad.

Con este fin el CNC solicitó a CANAL+ que se comprometiera en sus contratos de compra por adelantado a pedir a los productores que realizaran el subtitulado de sus obras desde la fase de postproducción. Ya se ha hecho y es un avance notable; es la consideración de una exigencia de equidad en el corazón mismo del proceso de creación.

En lo que respecta acceso a programas de televisióndeseo que mantengamos las objetivos fijados por la Ley de febrero de 2005. Se trata de adaptar la totalidad de los programas del grupo France Télévisions mediante el desarrollo del subtitulado destinado a las personas sordas y sordas y, además, de la audiodescripción destinada a las personas ciegas e invidentes. El Sr. Rémy Pflimlin, presidente del grupo France Télévisions, les presentará el balance de la acción del grupo y su proyecto de desarrollo; no dudo de que estará profundamente comprometido en este tema.

Por último, en el marco del informe relativo a la adaptación de los programas televisivos a las personas ciegas y con discapacidad visual, de las propuestas se han propuesto. Se iniciará una reflexión común sobre este tema con los socios asociativos representantes de las personas con discapacidad, los profesionales de la televisión, el CSA y la Dirección General de Medios de Comunicación e Industrias Culturales de mi ministerio (DGMIC), en relación con el CNC. El marco de calidad del subtitulado realizado por la Unión Nacional de Sordos y Discapacitados Auditivos (UNISDA) puede servir aquí de guía.

Al principio de mi intervención mencioné la ambición de la «cultura para todos». Está en el centro de todas las acciones y obras emprendidas por el Ministerio en favor de las personas con discapacidad. Significa claramente la voluntad de hacer accesibles las obras y la creación a cada ciudadano, cualquiera que sea su lugar de residencia, independientemente de su edad, estado de salud o discapacidad. Formar la propia sensibilidad, apropiarse de las obras maestras, alimentarse de la creación contemporánea, esto no debe ser un «Se conserva el islote» a destino de una élite, tampoco debe ser un «continente inaccesible» para estas mujeres y estos hombres que sufren de discapacidad pero quieren conmoverse, quieren ser maravillados, quieren vibrar al unísono de sus contemporáneos. Abrirles, abrirles las puertas de los lugares culturales, es en cierto modo cambiar nuestra mirada y cambiarnos a nosotros mismos, es decir igualdad no sólo la inscripción de una virtud republicana sino una política pública que transforma lo cotidiano y la vida. Estoy convencido de que nuestra acción común, poderes públicos y asociaciones representativas, puede mucho en este ámbito.

Le doy las gracias.