París, miércoles 13 de enero de 2010

Señora Presidenta del Centro Nacional de Cine e Imagen
animada (CNC), Querida Verónica CAYLA,
Señora Presidenta de la Comisión de ayuda selectiva a la producción
de largometrajes, más conocida como «Anticipo sobre ingresos»,
Querida Florence MALRAUX:
Señor Presidente «saliente», Estimado Pierre CHEVALIER
Damas y caballeros,
Queridos amigos:

Si he querido estar presente entre vosotros en esta velada, es
para manifestar la importancia que el Ministro de Cultura y
Comunicación concede al trabajo que ha consentido - o que
Den su consentimiento para aquellos de ustedes que esta noche entren en el círculo
muy cerrado, muy apreciado anticipo sobre ingresos - a favor del dispositivo
más unánimemente apreciado y reconocido. La
comisión de anticipo sobre ingresos se mantiene hasta la fecha, desde hace cincuenta años,
desde la brillante intuición de André MALRAUX, el símbolo mismo de esta
«excepción francesa» que ha permitido a todo un cine independiente,
un cine de autores, a todo un cine de hecho, pero de lengua
de existir y prosperar.

De este dispositivo, sus inventores afirmaron que se basaba en dos
principios: el primero - dice Pierre MOINOT, que trabajó con André
MALRAUX y concibió con él este sistema - partía de la idea de que se puede
hacer una película mala con un buen guión pero que es muy raro que un
mal guion conduce a una buena película». Así justificaba su
método: hacer de la calidad del escenario el criterio de selección del anticipo
sobre ingresos. El principio ha evolucionado desde entonces, ya que hoy se puede
ver también las primeras obras (cortometrajes, obras para la
televisión) del autor de una película, además del guion, para apreciar su
talento de director, de director. Y luego el avance, es también el
tercer colegio que tiene la vocación de juzgar sobre película terminada y, a veces,
corregir posibles errores de apreciación en un escenario que
realización es un éxito. Este método, que ha demostrado su eficacia, ha
también se adapta con el tiempo. Es «el genio del sistema»
(como decía de Hollywood André BAZIN), aunque no es posible
crear un sistema de ingeniería...

El segundo principio, querido a los inventores del anticipo, permaneció intacto
desde hace cincuenta años, y estoy convencido de que no hay que modificarlo para
nada en el mundo: este principio, siempre según Pedro MOINOT,
era que «una suma de subjetividades muy diversas» es la mejor
medio, paradójico solo en apariencia, para acercarse
«asintóticamente» de la objetividad. En consecuencia, había deseado
(lo cito de nuevo) una comisión compuesta por miembros de origen,
de gustos, de escuelas, de formaciones muy diferentes»
presentar «escenarios terminados, construidos y dialogados, que permitan
a cada uno imaginar, no quizás la película, sino su película». Esto
refleja bien la experiencia que cada uno de ellos ha podido hacer, o podrá
hacer del debate, del debate en comité o en pleno que es el corazón
del dispositivo.

El otro motivo de mi presencia es el afecto y la gran estima
que llevo a todos los que han aceptado dedicar mucho de su
tiempo a esta ambición colectiva y desinteresada, y en primer lugar a los que
han aceptado asumir - hablo de experiencia - la gran responsabilidad
de la Presidencia.

Quisiera agradecer esta noche a Pierre CHEVALIER por haber sido
presidente atento, disponible, sensible ante todo a la calidad de los proyectos
sometidos a él - sin consideración alguna - y
dedicó mucho tiempo y energía a esta misión. Yo
dice misión, casi podría decir sacerdocio... Comenzamos a
ver, a medida que las películas salen a la luz, hasta qué punto
elección de la comisión durante su presidencia se han notificado:
apoyado proyectos tan variados como los de Bertrand TAVERNIER, de
Jean-Paul RAPPENEAU, de Djamshed USMONOV, de Lou YE, de
Mahamat SALEH HAROUN, por nombrar solo ellos, o la película
de animación de Jean-Francois LAGUIONIE, es la prueba de un
auténtica preocupación por la diversidad, absolutamente indispensable para
renovación de la creación. ¡De todo esto, gracias, Pedro!
Mi presencia es también para mí ocasión de decir a Florencia
MALRAUX toda mi admiración y profunda convicción de que
posee toda la experiencia, inteligencia y finura
necesarias para dirigir esta hermosa institución, para leer los proyectos con
toda la atención que merecen, y para encontrar los talentos y los jefes de obra
de mañana. A pesar de su apariencia discreta, tiene la estatura y
la estatura de aquellos miembros de la comisión que fueron, en los
la institución, los Jacques AUDIBERTI, Julien GRACQ o Edgar MORIN,
seguidos por Françoise GIROUD, Christian BOURGOIS y bien
otros.

En fin, si he venido esta noche, es también para rendir homenaje a todos
el personal que anima esta comisión con dedicación
absoluto, del que he sido testigo directo durante años. Conozco su
amor por el trabajo bien hecho, su respeto por los autores, su preocupación por
facilitar la tarea a los miembros de la comisión, y deseo
agradecer calurosamente su conciencia profesional y
su compromiso inquebrantable. Este agradecimiento se extiende a
todo el personal del Centro, bajo la autoridad vigilante y
muy competente de su presidenta Véronique CAYLA, que
gracias por recibirnos esta noche.

Tienes la oportunidad de ver esta noche una primera película que tiene
el avance desde la primera vuelta de la votación. Es, por otra parte, muy bonito
símbolo, porque el guion de esta película fue un trabajo de graduación de Lea
FEHNER a La Fémis (cuya presidencia acaba de ser confiada a Raoul
PECK como yo deseaba), y que después de pasar con facilidad
el examen de la primera universidad, fue coronado con el premio LOUISDELLUC
de la primera película, sin duda una de las más prestigiosas
premios que puede recibir un(a) joven cineasta francés(a), porque
este Premio expresa la unanimidad de la crítica alrededor de una obra.
Antes de dejar al productor de la película Jean-Michel REY, presentarles
esta película, me gustaría recordar que Jean-Michel ha distribuido las dos
últimas películas de Eric ROHMER - como también rindo homenaje a
Margaret MENEGOZ y a todo el equipo de LOSANGE que
acompañado por tanto tiempo este gran autor - cuya pérdida, es necesario todavía
subrayarlo es inmenso para todos nosotros. Él también había recibido, bien
seguro, el apoyo de antemano - creo que su primera película para tener
disfrutado por adelantado fue La Coleccionista.

En estos tiempos que sé perturbados y a veces preocupantes para el mundo
del cine, que no sólo debe contrarrestar los efectos de la crisis
económico, sino también prepararse para una revolución tecnológica
mayor, por otra parte ampliamente comenzada, la del digital, creo
que una institución como la suya conserva, más que nunca, todo su sentido.

Debe seguir desempeñando plenamente su papel frente a las tentaciones de la
o a la aplicación pura y simple de las normas del mercado, de las que
debe ayudar a liberarse. Depende de usted - en un nivel que usted podría
ser humilde, pero que en realidad es obviamente esencial - de
permitir que siga soplando en el cine de lengua francesa
este viento de libertad y de invención que es su razón de ser. Ciertamente, el Estado
todo hecho en Francia para consolidar la financiación de las películas y
veamos todos que - incluso en tiempos de crisis - este modelo ofrece una hermosa
resistencia y una buena resistencia. Pero si la financiación se mantiene
sólidos, ¿a qué películas se dirigen espontáneamente? A este respecto,
«el anticipo» debe seguir siendo un laboratorio y un sello de excelencia.
debe saber ayudar a las películas que quedarán, que harán patrimonio. Estas películas
que algunos responsables de las políticas financieras consideran a veces secundarios y que
indispensables. Esta es la mejor recompensa que puedes
obtener a cambio de su participación en la comisión.

Esto es porque estoy convencido del papel esencial de esta
comisión que pretendo continuar la revalorización del presupuesto
dispone como lo sugirió el informe del Club de los 13. He tomado nota
que este año ha concedido un aumento significativo de
importes concedidos a determinadas películas en proporción a sus necesidades
artísticas y del entusiasmo que habían suscitado durante
debates. Escucharé atentamente sus observaciones y me propongo
reunirse, cada vez que lo desee, con la Presidenta Florence
MALRAUX para que me hable de su sentimiento general sobre
proyectos que usted recibe, ya que esta comisión es realmente
un observatorio de la creación en nuestro país.

Por último, quiero que sepan que soy perfectamente consciente de la
tarea que será suya este año: más de 600 escenarios para leer
colectivamente. Recuerdo a miembros de la universidad llegando a la calle
Galileo, para las plenarias, con una maleta con ruedas... Es una verdadera
responsabilidad, y gracias por aceptar asumirlo. Usted
no se sentirán decepcionados, porque es apasionante. Por lo tanto, deseo
todos ustedes, buen trabajo y, por supuesto, un excelente año
2010!